¿Escribes o trabajas?

[artículo publicado originalmente el 2 de marzo de 2012 en el extinto blog Lecturas en femenino dependiente de la plataforma Libros.com. Pincha aquí si quieres consultarlo completo]


A veces me he preguntado cómo harán todas esas escritoras anónimas a las que la fortuna de ver vista su obra publicada, premiada, vendida o ensalzada no les ha sonreído todavía. Está claro que todo el mundo tiene que buscar sus habichuelas, y aun cuando arda en sus frentes la fiebre de la inspiración deben tomarse un antipirético cualquiera mientras no llegue el momento de desatar 24 horas al día su genio sobre el papel (o la pantalla), y siguen soñando con el instante en que puedan permitirse el lujo de hacer de su vocación oficio.

Por supuesto, incluso escritoras reconocidas deben seguir manteniendo un empleo al margen de la escritura para ganarse la vida, y son muy pocas las que se dedican exclusivamente a escribir, aunque la mayoría de las escritoras pluriempleadas (por así decirlo) ejercen profesiones ligadas en cierta medida con las letras, como la enseñanza o el periodismo.

Con esa idea en la mente, he tropezado en internet con el libro Trabajos forzados: los otros oficios de los escritores, una curiosa guía que recoge precisamente los ―otros‖ trabajos que famosos escritores han tenido o han querido desenvolver, y muchos de ellos son realmente interesantes, como Jack London, reputado cazador de ballenas además de famoso escritor. El inconveniente es que, no teniendo el citado libro sobre la mesa, y pudiendo husmear solamente las sinopsis y reseñas que he leído por internet, no se cita más que a una única mujer: la irreverente Colette, feliz propietaria de un salón de belleza.

¿Es que no hay entre mis congéneres, me pregunto, exceptuando a Colette, quienes hayan mantenido su vida por obra y gracia de un segundo empleo? ¿O quienes hayan alcanzado lo bajo o lo alto del escalafón laboral en otras artes? ¿Quiénes han desarrollado una segunda faceta por necesidad o simple afición? ¿Las escritoras, en general, no pueden protagonizar una guía sobre curiosidades extra-literarias, no se salen del guión establecido? Así que me he puesto manos a la obra y he investigado el tema, y aquí os traigo los resultados de mi pequeño estudio, encontrándome con estas otras tareas realizadas por conocidas (y no tan conocidas) escritoras:

¿Cuál de estas ocupaciones os ha llamado más la atención? De entre los listados, ¿qué oficio no hubierais aceptado vosotr@s, de ser virtuos@s de la literatura, para manteneros y sacar tiempo para escribir simultáneamente?

Referencias:

Etiquetado

No bico un cantar: día de Rosalía

[artículo publicado originalmente el 24 de febrero de 2012 en el extinto blog Lecturas en femenino dependiente de la plataforma Libros.com. Pincha aquí si quieres consultarlo completo]


Decía Curros Enríquez que Rosalía de Castro llevaba “no bico un cantar” (un cantar en los labios). Y ese cantar llega hasta nosotr@s con toda su luminosa sonoridad: hoy se conmemora el 175 aniversario del nacimiento de Rosalía de Castro [2012] (y en Maleducadas lo recordamos a través de todos nuestros espacios activos). Por ese motivo, se han organizado diversas iniciativas, entre otras un concurso de “haikus” al estilo japonés dedicados a la poeta de Galicia por antonomasia. Sin embargo, la iniciativa que ha cobrado más relevancia ha surgido del seno de la Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega: su propuesta invita a convertir el 24 de febrero en el Día de Rosalía, donde, al estilo del Sant Jordi catalán, se regalen libros (en gallego) y flores.

dia-rosalia

Fuente: Asociación de Escritoras/es en Lingua Galega

Mucho se ha hablado sobre Rosalía de Castro, pero al final, como ocurre siempre con las grandes escritoras, lo que se hable es una nimiedad en comparación con lo que ellas han escrito. La moraleja es que lo que vamos a contar aquí no servirá de nada si al final no conseguimos que abráis la página de ese libro y leáis lo que cuenta, lo que canta y lo que grita Rosalía. ¿Qué tal si os acercamos un poquito a su vida a ver si picamos vuestra curiosidad?

Rosalía de Castro nace en Santiago de Compostela el 24 de febrero de 1837, y de todos es sabido sus orígenes escandalosos para la época, ya que era hija de una mujer de ascendencia hidalga y de un sacerdote, así que en el registro de nacimiento figura como “hija de padres incógnitos”. En los primeros tiempos fue criada por sus tías paternas en Ortoño (Ames), y por fin, siendo todavía una niña (de 5 años), su madre se hace cargo de ella y van a vivir juntas a Padrón. A pesar de haber ido a vivir con ella varios años después de nacer, Rosalía guarda un profundo cariño hacia su madre, que dejará un gran vacío en ella tras su muerte (cuando Rosalía ya estaba casada) y a la que consideraba valiente por enfrentarse a la sociedad para poder estar con su hija tras el engaño del varón (y sacerdote, para más inri). No parece caber duda sobre que estos hechos la marcaron como un estigma o cicatriz vital imborrable y tuvieron eco en el desarrollo de su personalidad y de su obra.

El 10 de octubre de 1958, Rosalía de Castro contrae matrimonio con Manuel Murguía. Poco se sabe con certeza de la relación amorosa que ambos mantuvieron, y suponemos que sería de luces y sombras, en parte porque el propio Murguía destruyó la correspondencia de su mujer tras la muerte de ésta (de ahí que hablemos de suposiciones). Sí es verdad que, con sus más y sus menos, su marido fue un gran apoyo para Rosalía y su trabajo literario.

Fruto del matrimonio nacieron siete hijos, de los cuales uno falleció antes de que lo hiciera su madre, con apenas un año de vida, a causa de un accidente, otra pena que habría de clavarse en su corazón.

El 15 de julio de 1885, desde su cama sintió llegar a la dama negra y pidió a su hija Alejandra, que la acompañaba, lo que parecía imposible desde aquel dormitorio: “Abre esa ventana, que quiero ver el mar“. Luego, expiró, para reposar al fin en la anchura de ese mar donde desemboca la vida y que buscaba con la mirada desde su lecho.

Empapada de su tierra y de sus gentes tanto como de sus circunstancias personales, Rosalía aportó su aguda visión sobre todo lo que la rodeaba y conmovía, y permanece vibrante todavía en su obra, de la que os presentamos un listado de sus títulos más conocidos. Escucha a Rosalía: léela:

  1. La flor. 1857 [castellano]
  2. Cantares gallegos. 1863 [galego]
  3. A mi madre. 1863 [castellano]
  4. El caballero de las botas azules. 1867 [castellano]
  5. Follas novas. 1880 [galego]
  6. En las orillas del Sar. 1884 [castellano]

Referencias:

Etiquetado , , , , ,

Tributo a Agatha Christie invitada por KindleGarten

Tomás Rivera, del blog literario KindleGarten, habló sobre Las mujeres en la ciencia-ficción en este mismo espacio hace unas semanas. Ayer le devolví la visita pasándome por su casa para rendir tributo a Agatha Christie con el minucioso post Diseccionando a Agatha Christie. ¿Os lo vais a perder?

kindlegarten

Captura de pantalla del blog Kindlegarten

Venenos, desapariciones, arqueología… La vida de Agatha Christie Mallowan podría ser una de las que describe en sus novelas. Lo explico en KindleGarten. ¡Agradecidísima por la invitación!

–> Disecccionando a Agatha Christie en KindleGarten

 

Etiquetado , ,

Lembrando a conversa con Elena Gallego Abad

Como me parece inútil transcribir os posts sobre #onosocampionato que se limitan a presentar os vídeos que o conformaron, nese caso vouvos remitir ao propio 100%Maleducadas…

…e transcribir aquí a única entrada que considero que contiña información o suficientemente interesante para recuperala por enteiro, como foi a entrevista coa escritora Elena Gallego Abad, cuxa saga Dragal foi unha das elixidas para participar no campionato de literatura de aventuras e fantasía en galego e que, dende aquela, pariu un novo fillo: Dragal IV: A estirpe do dragón. Déixovos con ela:


19 de octubre de 2012

Elena Gallego Abad: “Os dragóns condensan toda a maxia do universo”

Elena Gallego Abad presenta a aliñación do Orde de Dragal**

Elena Gallego Abad, a “presidenta”* do equipo Orde de Dragal**, que este verán presentou a última estratexia de xogo co selo persoal do dragón galego, concedeu unha entrevista a Maleducadas co gallo do campionato de literatura de aventuras e fantasía en galego que terá lugar o próximo novembro.

Maleducadas. Bo día, Elena. Que che parece esta iniciativa? Que esperas deste campionato?

Elena. Gustaríame que servise como plataforma para dar a coñecer a nosa fantástica literatura entre o lectorado. En galego temos grandes novelas, tamén no eido da fantasía, que descoñecemos porque se agochan nos andeis máis afastados das librarías (se é que chegan a elas, o que non sempre acontece).

M. Coñeces aos outros competidores? Lembramos que son Os Amala, os Príncipes Segredos, os Arxinas de Cido, o Santa Cruz de Ribadulla e o Terras da Alianza (cuxa historia oficial relátase en O segredo da pedra figueira, Arnoia, arnoia, O brindo de ouro, As meigas de Lupa e O morador da fenda).

E. Algún deses libros agarda quenda de lectura na miña biblioteca, a ver se remato co traballo de documentación dunha nova novela na que traballo na actualidade e dispoño de tempo suficiente. Non os coñezo en persoa, mais teño moi boas referencias de todos eles.

M. Cal é o equipo que ves con máis posibilidades de gañar o campionato?

E. Vou tirar para a casa, porque os dragóns condensan toda a maxia do universo. Gustaríame pensar que Dragal conta con todos os ingredientes precisos para conquistar a todo tipo de público. De feito, entre os seus lectores temos rapaces de dez ou doce anos pero tamén adultos interesados en ler unha novela de aventuras aderezada con retrincos da historia de Galicia e as nosas tradicións, en vivir unha trepidante aventura ao longo de case mil páxinas. A triloxía de Dragal é unha boa candidatura, coido que si.

M. Pensas que falta algún equipo importante xunto aos seis seleccionados?

E. Nos últimos anos estanse editando cousas moi interesantes. Por poñer un exemplo, haberá que estar pendente da nova saga de Fernando M. Cimadevila, que ten publicado “O mundo secreto de Basilius Hoffman” e promete catro títulos máis.

M. A nivel internacional, contra que equipo che gustaría xogar un amigable?

E. Xa postos a pedir, gustaríame que Dragal chegase a grandes ligas nas que militan best sellers como Harry Potter. Se o Celta de Vigo chegou a xogar na Champions League, por que non?

M. Neste campionato, cales cres que son as bazas do Orde de Dragal para meterse na final e gañala?

E. “Dragóns durmidos que agardan una resurrección, templos medievais que agochan simbólicos segredos, medallóns máxicos que comunican seres e mundos, herdanzas e destinos irrenunciables, bibliotecas que custodian antiquísimos libros prohibidos, as témeras augas da Poza da Moura, unha poderosa orde de vellos cabaleiros que se constitúen en fraternidade, metamorfoses que procuran seres híbridos, un xuramento de sangue inquebrantable, os arcanos da Ciencia Secreta, criptas, plenilunios e barcas funerarias, ovos alquímicos nos que a enerxía do universo se concentra”… Coido que o crítico literario Armando Requeixo resumiuno moi ben no seu blog Criticalia, hai uns días. Dragal é unha historia “vibrante, inzada de acción e aventuras”, que “convida a se perder na súa vertixe e esquecer nada que non sexa a pura pulsión da loita atávica do Ben contra o Mal”.

M. Imaxinemos que o Orde de Dragal vence aos seus contrincantes. Que pensarías se os seus seareiros se botan ás rúas a axitar bandeiras e ás estradas a meter bucinazos dende os coches? Se os afeccionados á literatura celebrasen así que un premio Nobel vai para o seu país, a lectura convertiríase nun deporte de masas?

E. Non imaxino aos seareiros do dragón galego facendo apoloxía de Dragal con bandeirolas polas rúas, pero se conseguise “enganchar” novos lectores á literatura en galego tampouco estaría mal. O dos premios Nobel, vémolo estes días na China, celébrase esgotando as publicacións do galardoado nas librarías. Sen chegar a tanto, eu aspiro a que os seareiros de Dragal espallen a maxia do dragón e a Fraternidade siga medrando con novos dragalianos (moi pronto, no Nadal, sei de máis de un que vai agasallar a triloxía completa).

M. Moitas grazas por dedicarnos uns momentos, e se queres engadir algo, adiante: esta é a túa casa.

E. Desde aquí quixera agradecer a Maleducadas a iniciativa de “enfrontar” distintos títulos de literatura de aventuras e fantasía en galego nesta singular competición, que servirá para coñecer un pouco mellor as nosas propostas literarias. Desde aquí convido a propios e estraños a descubrir a maxia de Dragal. Seguro que en canto baixen ás catacumbas e coñezan os segredos da cripta, ou descubran os incunables agochados na biblioteca prohibida, desexarán formar parte da Fraternidade do Dragón Galego.

***

*presidenta = autora, neste contexto.
**Orde de Dragal = triloxía de Dragal, conformada polos libros: Dragal I. A herdanza do dragón ; Dragal II. A metamorfose do dragón; Dragal III: A fraternidade do dragón.

Etiquetado , , , ,

Campionato de literatura de aventuras e fantasía en galego

Aló polo 2012 (canto tempo xa), 100% Maleducadas organizou un campionato de aventuras e fantasía en galego para decidir o libro clave do xénero en galego ou, cando menos, e máis importante, para dar unha baralla de opcións de lectura ás nosas e ós nosos visitantes nese xénero literario que, ata daquela, se me facía algo escaso, malia que vai medrando e medrou moito dende entón. Hoxe e en días subseguintes, como viñen facendo con outros artigos do devandito blog, recupéroo en Maleducadas para que sexa máis accesible á xente interesada.

Saúdos maleducados, e vai a primeira entrega do Campionato maleducado de literatura de aventuras e fantasía en galego#onosocampionato.


28 de maio de 2012

¡Quieto todo el mundo!

Voume ter que poñer seria, porque aquí todo o mundo é máis maleducado que as blogueiras que xestionamos esta bitácora e pasades das propostas que vos facemos. Que non comentades que lectura vos faría ilusión ler? Non hai problema! Golpe de Estado Maleducado! Saco de libro e a berrar: se lean coño!

E unhas imaxes reais para ilustralo…

Pois iso, que nesta entrada implantamos a ditadura maleducada e impoñémosvos a obriga de ler (ou reler) O segredo da pedra figueira, onde María Xosé Queizán recupera a historia de Lazo, unha rapaza de doce anos que emprende viaxe coa súa tribo dos Amala desde a illa de Rocasul cara ao Sur. No barco, a avoa Sensatanai cóntalle a historia dos terroríficos Lurpios, que botaran a tribo da illa de Tule por atopar unha espada coa que mataron o Gran Dragón

E xa non vos contamos máis! Quedades convocad@s a un debate aquí mesmo dentro de aproximadamente un mes! Seguiremos informando! Disólvese a sesión e rendemos as armas…

Etiquetado ,

Las cruzadas de Sigrid Undset

En 1928, sólo dos años después del segundo Nobel de literatura concedido a una escritora-Grazia Deledda, de la que ya hablé en el blog-, el galardón vuelve a recaer en un nombre de mujer; más concretamente, en el de la autora noruega -aunque nacida en Dinamarca en 1882- Sigrid Undset.

La vida de Sigrid Undset resulta fascinante -y dulcemente maleducada- para quienes nos acercamos a ella por primera vez, repleta de pequeñas cruzadas englobadas bajo la defensa acérrima de la libertad. A los dieciséis años, ante la inesperada muerte del padre, ve truncados sus estudios en Oslo -no podrá ir a la Universidad- y debe ponerse a trabajar, encontrando empleo como secretaria en una importante -según Wikipedia– empresa de ingeniería. En 1907 publica su primera novela, La señora Marta Ulia, que marcará el inicio de una carrera literaria más o menos prolífica donde no faltan títulos influenciados por su condición de género, como el ensayo Punto de vista de una mujer (1919) donde, además de considerar al hombre como fuente de desgracia femenina, defiende la maternidad como culmen del ser mujer, en oposición a la óptica de la mayoría de la corriente feminista:

A las mujeres de hoy se les permite trabajar en la industria, en las oficinas o conducir autobuses; y algunas llegan a ser ministras, inventoras o geniales artistas… Lo mismo que muchos hombres, la mayoría de las mujeres pueden llegar a ser unas mediocres conductoras de autobús. Sin embargo, por muy mediocres que sean, tan sólo ellas pueden llegar a ser madres.

Esta cita la localicé en Google Libros, como encabezamiento de un capítulo de la obra El tiempo de las mujeres: notas para un nuevo feminismo, escrito por Janne Haaland Matláry y publicado por la editorial católica RIALP en 2002.

El argumento es muy semejante al que usa el detective adolescente protagonista de la novela juvenil Alfagann es Flanagan, de los autores Andreu Martin y Jaume Ribera, citando, precisamente, en una curiosa intertextualización, la novela de uno de sus creadores, Andreu Marin, El hombre de la navaja. Simplifica Flanagan, sobre la “guerra” entre hombres y mujeres, cuando dice que el origen hay que buscarlo ahí:

– Que los hombres tenemos una envidia terrible de las mujeres. (…) Envidia mortal. Desde el inicio de los tiempos. Una envidia destructiva, como todas las envidias. (…) De que podéis ser madres, y nosotros no.

Volviendo a Sigrid, no entraré en valoraciones sobre su perspectiva feminista, ya que se trata, justamente, de un “punto de vista”, de una escritora, en concreto, que cinco años después de salir este ensayo a la luz se convertiría al catolicismo (1924), hecho reprobado por la sociedad protestante de su entorno, lo que agudizó su apuesta tajante por el derecho de libertad religiosa, valiente cruzada en un país marcadamente antipapista. Llegó a profesar como Dominica seglar en 1940, durante su exilio en Estados Unidos por su férrea oposición a los nazis -otra nueva cruzada-, que en aquella época ocuparon buena parte de Escandinavia. Sigrid Undset morirá en 1949, ya de vuelta en su tierra natal tras la terminación de la II Guerra Mundial.

No sé si es gracias a su condición como ganadora del Nobel, pero es posible encontrar obras suyas en español, entre las que se encuentran Olav Audunssön, una de sus obras más reconocidas, o La zarza ardiente, que refleja en parte su experiencia religiosa.

Para saber más:

Etiquetado , , ,

Las mujeres en la ciencia-ficción

Por Tomás Rivera

Cuando una creencia se instala en el imaginario colectivo, no importa si es cierta o errónea, resulta muy difícil erradicarla. Imposible, en ocasiones. Cuando esa creencia se refuerza a lo largo del tiempo, normalmente a base de repetirla, termina consolidándose y convirtiéndose en un axioma. Y todos sabemos que los axiomas, por definición, son incontestables.

Uno de estos axiomas es que la Ciencia-Ficción es un género literario escrito por hombres y dirigido a un público masculino, en el que las mujeres, autoras o lectoras, son una pintoresca y hasta entrañable excepción. Puede entenderse que esta idea emane de que, en efecto, la ficción científica fue considerada durante mucho tiempo un subgénero sin valor literario (estigma que aún arrastra hoy día, pero que de ser tratado en otra ocasión), limitado a su distribución a través de la llamada literatura popular, mediante publicaciones baratas (las celebérrimas revistas pulp, o en España los hoy reivindicados bolsilibros) enfocadas a un público generalmente juvenil, que buscaba la mera evasión, sin otras inquietudes.

Las historias publicadas de esta manera (relatos cortos o novelas por entregas), fuesen de Ciencia-Ficción, terror, fantasía o novela negra, estaban protagonizadas por hombres, héroes duros y viriles, culmen de todos los atributos masculinos, mientras que las mujeres quedaban reducidas a la categoría de acompañantes, damiselas en apuros o simples intereses románticos para el protagonista. La situación llegaba al extremo en las revistas de serie negra explotation y hard-boiled como Black Mask, con mayores cargas de violencia y erotismo, incluso hasta la pornografía.

Tomando la parte por el todo, se olvida que la Ciencia-Ficción fue un género que supo salir de las catacumbas del quiosco y la droguería, crecer, ramificarse, diversificarse y hacerse enorme hasta el punto de ofrecer candidatos al Premio Nobel como Arthur C. Clarke, y se pasa por alto que el papel de la mujer, como consumidora y como creadora de Ciencia-Ficción, evolucionó parejo al proceso de cambio que experimentó la propia ficción científica, género literario que, paradójicamente, nace con una novela firmada por una mujer.

Sin ánimo de ser exhaustivos, podemos hacer una breve panorámica de la presencia de las mujeres en la Ciencia-Ficción, a través del perfil de varias de las autoras más significativas del género. No conseguiremos extirpar una creencia sesgada y prejuiciosa, pero tal vez podamos comenzar a hacer girar la rueda:

Mary Shelley, la precursora

Si “Frankenstein o el moderno Prometeo” es o no la primera obra de Ciencia-Ficción de la historia no es algo que esté al alcance de este artículo dirimir, pero sí podemos afirmar, pues así se considera de manera casi unánime, que es el génesis y la primera obra de Ciencia-Ficción moderna. Es decir, la primera autora reconocida de Ciencia-Ficción fue una mujer. Publicada en 1818, “Frankenstein” de Mary Wollstonecraft Shelley (1797-1851) actualiza, como su subtítulo indica, el mito de Prometeo: el deseo del ser humano de imitar a la divinidad (o a la Naturaleza) creando vida, y las ominosas consecuencias que derivan de su arrogancia y su osadía. Con el monstruo del doctor Frankenstein, Shelley sienta una temática central y recurrente de la Ciencia-Ficción: la criatura artificial que se rebela contra su creador, con demasiados ejemplos para enumerar aquí: novelas como “La isla del doctor Moreau” de H.G. Wells, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” de Philip K. Dick o “La torre de cristal” de Robert Silverberg, relatos como “No tengo boca y debo gritar” de Harlan Ellison, o sagas cinematográficas como “Terminator” o “Matrix”.

La repercusión de “Frankenstein” eclipsó otro hito significativo de Shelley, injustamente olvidado hoy día: “El último hombre” (The Last Man), editada en 1826. Vilipendiada y ridiculizada por la crítica en su momento, fue el mayor fracaso de la autora (pese a ser una de sus obras favoritas y más ambiciosas), y no se reeditó hasta 1965. Se considera la primera novela post-apocalíptica y la primera historia de anticipación distópica, pues narra la desaparición de la especie humana a finales del siglo XXI, como consecuencia de una plaga. Esta temática central de la Ciencia-Ficción será revisitada una y otra vez, a partir de “La Tierra permanece” de George R. Stewart (1949).

Mary Shelley: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Mary_Shelley

Mary Shelley [Fuente:  Wikipedia]

The Futurians, la igualdad

Los Futurianos fueron un fenómeno digno de estudio. Un colectivo de aficionados a la Ciencia-Ficción, devotos y muy activos (lo que hoy se denomina fandom) originarios o residentes de Nueva York, que entre 1935 y 1945 reunió a personalidades que después serían escritores, editores y/o críticos de primera línea del género.

A los Futurianos les unían elementos comunes como la condición judía (muchos lo eran, aunque no todos) y, por encima de todo, su mentalidad progresista, militando algunos de sus miembros en diversos partidos y agrupaciones de izquierdas, incluso en el Partido Comunista de América. Y dentro de este círculo de personas de mentalidad adelantada a su época, que incluso compartieron varias residencias comunes, no solo era habitual la presencia de mujeres, sino que éstas eran miembros de pleno derecho. Las Futurianas eran escritoras, ilustradoras o agentes literarias, pero ante todo eran aficionadas a la ficción científica y mujeres progresistas que vivieron con libertad y ajenas a los férreos convencionalismos sociales de su época. Varias de ellas se casaron con otros componentes del grupo. Por los Futurians pasaron:

– Judith Merril (pseudónimo de Judith Josephine Grossman)

Futurians (Judith Merril): Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Judith_Merril

Judith Merril (del colectivo Futurians) [Fuente: Wikipedia]

– Virginia Kidd (después Virgina Blish, por matrimonio con James Blish)

– Elsie Balter (después Elsie Balter Wollheim, por matrimonio con Donald A. Wollheim)

– Rosalind Cohen (después Mrs. Dirk Wylie, pues su marido, Harry Dockweiler, era apodado Dirk Wylie)

– Mary Byers (después Mary Kornbluth, por matrimonio con Cyryl Kornbluth)

– Doris Marie Claire “Doë” Baumgardt (que firmaba con el pseudónimo masculino Leslie Perri).

Catherine Lucille Moore, abriendo camino

Firmando con sus iniciales para ocultar su condición femenina, C.L. Moore (1911-1987) fue una mujer en un mundo masculino (y marcadamente machista) como era la literatura pulp, en la que debutó en 1933 con el relato “Shambleau”, publicado en la mítica Weird Tales, y que arrancó elogios del mismísimo H.P. Lovecraft. En “Shambleu” vio la luz Northwest Smith, su personaje más conocido, un piloto de astronaves aventurero, desaliñado, cínico y socarrón, que aparecería en muchos de sus relatos posteriores y que inspiraría a otros personajes posteriores como Han Solo.

Esposa del también escritor de Ciencia-Ficción Henry Kuttner, formó con su marido un equipo muy productivo. La crítica estima, de manera unánime, que su obra conjunta atesora mayor calidad literaria que sus obras por separado. Por los condicionantes de la época, sus títulos solían publicarse firmados solo por Henry Kuttner o bajo pseudónimos masculinos.

Por desgracia, tras el prematuro fallecimiento de su marido, C.L. Moore apenas volvió a escribir, y tras casarse de nuevo lo dejó por completo y se retiró de la vida pública, haciendo apariciones contadas y esporádicas en convenciones.

C.L.Moore: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/C._L._Moore

C.L. Moore [Fuente: Wikipedia]

Leigh Brackett, la reina del Space Opera

Leigh Douglass Brackett (1915-1978), apodada The Queen of Space Opera, escribió infinidad de relatos de este subgénero de evasión en publicaciones pulp como Astounding Science Fiction y Planet Stories. Con su novela negra “No Good from a Corpse”, publicada en 1944, llamó la atención de la industria del cine, comenzando una brillante carrera como guionista (que alternaría con su producción literaria), cuyo primer trabajo fue la adaptación de la inmortal “El sueño eterno” de Raymond Chandler, mano a mano con William Faulkner. Luego vinieron otras como “Rio Bravo”, “Hatari”, “Rio Lobo” o “El largo adiós”, series televisivas como “Alfred Hitchcock presenta”… y un primer guión de “El imperio contraataca”, aunque desgraciadamente falleció antes de concluir la versión final, en la que consta como co-autora.

Leigh Brackett: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Leigh_Brackett

Leigh Brackett [Fuente: Wikipedia]

Octavia E. Butler, escribir contra la adversidad

De raza negra, huérfana de padre desde muy pequeña, disléxica, tímida y retraída, y criada en una familia de estricta moral baptista, Octavia E. “Junie” Butler (1947-2006) no estaba en el mejor punto de partida para ser escritora de Ciencia-Ficción, género que conoció y amó a través de revistas pulp como Galaxy o Fantasy and Science Fiction. Pero en su adolescencia ya escribía sus primeros relatos. Practicó la Ciencia-Ficción social, y al igual que su amigo Samuel R. Delany, su obra trata de la influencia de elementos como la raza, el género y la sexualidad en la conformación de las identidades sociales. Ganó, entre otros, dos Hugo y dos Nebula. Apadrinada por Harlan Ellison, su obra disponible en castellano incluye la Trilogía del Xenogénesis, compuesta por las novelas “Amanecer”, “Ritos de madurez” e “Imago”, publicadas entre 1987 y 1989.

Octavia E. Butler: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Octavia_E._Butler

Octavia E. Butler [Fuente: Wikipedia]

Marion Zimmer Bradley

Siempre con una perspectiva femenina y feminista, Bradley (1930-1999) fue escritora y editora, fomentando que otros autores y autoras incluyesen en sus obras heroínas y personajes femeninos que se saliesen de los roles tradicionales. Sus obras más conocidas son la Saga de Darkover, que combina Ciencia-Ficción y fantasía, muchos de cuyos títulos, lamentablemente, son muy difíciles de encontrar en castellano, y la novela “Las nieblas de Avalon” (ganadora del premio Locus), una revisión del ciclo artúrico narrado por Morgana. Su figura se ha visto empañada recientemente por las acusaciones de abuso sexual por parte de su hija Moira.

Marion Zimmer Bradley: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Marion_Zimmer_Bradley

Marion Zimmer Bradley [Fuente: Wikipedia]

Lois McMaster Bujold

Amada y odiada a partes iguales por su literatura de evasión, sin pretensiones trascendentales, la autora nacida en 1949 comenzó a escribir por necesidades económicas. Desde 1986 viene publicando, además de otros libros y relatos, la Serie de Miles Vorkosigan, que cuenta con veintiún títulos, por ahora. Los ataques de la crítica especializada, que considera que su ficción científica carece de rigor y que no aporta nada innovador al género, no le han impedido hacerse con cuatro Hugo y un Nebula, pues el público, verdadero juez último, se lo pasa en grande con las aventuras, intrigas, conspiraciones y romances del deforme pero aristocrático Miles Vorkosigan.

Lois McMaster Bujold: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Lois_McMaster_Bujold

Lois McMaster Bujold [Fuente: Wikipedia]

Nancy Kress

Comenzó a escribir como entretenimiento, primero fantasía y después ficción científica, para terminar siendo una de las autoras más reconocidas de la actualidad. Nacida en 1948, publicó su primer relato en 1976. La avalan un premio Hugo, cuatro Nebula y un John W. Campbell Memorial, entre otros. Su obra principal es la Saga de los Insomnes, una trilogía encuadrada dentro del postcyberpunk que arranca con “Mendigos en España”, publicada en 1994, y que reflexiona sobre unas diferencias de clase agravadas por la ingeniería genética.

Nancy Kress: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Nancy_Kress

Nancy Kress [Fuente: Wikipedia]

Ursula K. LeGuin

Tal vez la autora de ficción científica más prestigiosa, la doctora Ursula Kroeber Le Guin (nacida en 1929) es el máximo exponente de la Ciencia-Ficción social. Feminista, anarquista y taoísta, practicó  también la fantasía con su célebre saga Terramar, aunque es en su Ciclo de Hainish o Universo Ekumen donde mejor ha podido especular con sus postulados sociales, con obras como “Los desposeídos, una utopía ambigua”, en la que plantea las posibles contradicciones derivadas de una sociedad anarquista, o “La mano izquierda de la oscuridad”, estimada como su obra maestra, ambientada en un planeta en el que todos los individuos son hermafroditas, mudando de sexo según condicionantes externos y pudiendo concebir vida. A su dos Hugo, cuatro Nebula y cinco Locus se suma el mérito de ser la primera mujer en ser nombrada GrandMaster de la Sciencia Fiction Writers of America.

Ursula K. LeGuin: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Ursula_K._Le_Guin

Ursula K. LeGuin [Fuente: Wikipedia]

Connie Willis, la más popular

El autor de Ciencia-Ficción más laureado es una mujer, y se llama Connie Willis. Once premios Hugo, siete Nebula y cuatro Locus, entre otros, la convierten en la autora contemporánea más agraciada por público y crítica. Constance Elaine Trimmer Willis, nacida en 1945, es autora de diecisiete novelas y un buen número de relatos y ensayos. Sus obras más destacadas son las novelas “Los sueños de Lincoln”, “El libro del día del juicio final”, “Oveja mansa”, “Por no mencionar al perro” y “El apagón”. En castellano se publicaron varios de sus relatos en dos tomos titulados “Lo mejor de Connie Willis I & II”. Como otras autoras, Willis normaliza la presencia de protagonistas femeninas, sin que éstas tengan que ceñirse a determinados cánones preestablecidos.

Connie Willis: Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Connie_Willis

Connie Willis [Fuente: Wikipedia]

Llegados aquí, cabe matizar que las escritoras del género no estuvieron solas en su lucha, pues los prejuicios y estereotipos en la Ciencia-Ficción no se limitan a una cuestión de sexo. La mentada era del pulp, la llamada Edad de Oro, se caracterizó por la preponderancia de una perspectiva masculina excluyente también por otros factores, como la raza o la posición social. Todos los personajes eran de raza blanca, pero también de fenotipo anglosajón y habitualmente jóvenes y físicamente atléticos y atractivos, siempre capaces de las mayores proezas. Editores históricos como John W. Campbell o Horace Gold merecen todo el crédito por su labor promocionando y editando a escritores que hoy son primeros nombres del género, pero también cabe un cierto revisionismo de sus sesgos, y ciertos sectores críticos tildan abiertamente hoy a Campbell de racista. Autores como Samuel R. Delany poseen el valor de abrir la Ciencia-Ficción a la diversidad, y de plantear historias protagonizadas por hombres o mujeres, de distintas razas o mestizaje de las mismas, con distintas opciones sexuales y/o con diferencias físicas o mentales. El relato “Flores para Algernon” (1966) de Daniel Keyes supuso un acontecimiento histórico: estar protagonizado por un discapacitado intelectual.

La óptica femenina en la Ciencia-Ficción, por tanto, no se reduce por necesidad a la Ciencia-Ficción feminista, ni se circunscribe únicamente a ella. La Ciencia-Ficción feminista ha sido practicada en múltiples formas por igual por hombres y mujeres (con obras como “Venus mas X” de Theodore Sturgeon, “Houston, Houston, ¿me recibe?” de James Triptree o “El hombre hembra” de Joanna Russ), pero la obra de las autoras de Ciencia-Ficción conforma un único conjunto con la de sus colegas masculinos, un corpus literario completamente integrado y normalizado en el que las diferencias de sexo se diluyen para dar paso a las simples diferencias de perspectiva personal y de modo de concebir la literatura propias de cada autor. De igual modo, los galardones que, en número y variedad, acumulan las autoras aquí presentadas, deberían ser claro indicador de la aceptación que tienen entre público e industria.

Así, y si bien es innegable la desproporción numérica de mujeres con respecto a la de hombres en el mundo de la Ciencia-Ficción, debemos comenzar a replantearnos el estereotipo comúnmente extendido y aceptado de que la ficción científica es un género “de hombres”, y abandonar afirmaciones categóricas como que la presencia de autoras es testimonial o no supone una aportación de peso al conjunto de la Ciencia-Ficción como manifestación artística y literaria.


Ya podéis descargaros nuestra guía bibliográfica Ciencia-ficción es nombre de mujer y elegir a vuestra escritora de ciencia-ficción favorita… o descubrir otras nuevas.

–> Descarga aquí la guía bibliográfica maleducada Ciencia-ficción es nombre de mujer


Tomás Rivera es autor del estupendo blog de literatura Kindlegarten. Desde esta nota aprovecho para agradecerle su colaboración públicamente. ¡No dejéis de pasaros por su espacio!

[nota de Dúas Lúas]

 

Etiquetado , ,

Club 100%: lectura 100% maleducada

[artigo publicado orixinalmente o 18 de maio de 2012 no blog en galego 100% Maleducadas, actualmente inactivo. Pica aquí se desexas consultalo completo]


Un día despois da “inauguración” [de 100% Maleducadas] é momento de vos propoñer unha primeira lectura maleducada en galego. Que vos gustaría ler? A nosa idea é comezar devagar, cun certo aquel de morriña dos libros escritos por mulleres que lemos na nosa nenez e aínda non esquecemos, e como un xeito de ir quentando motores e prepararnos para próximas lecturas “adultas” (rínchanme os dentes pola expresión, pero que lle imos facer: non se me ocorreu outra). Pregúntome que vos parecerán as nosas suxestións e se as (re)coñecedes. Botades en falta algunha?

A nena de ouro, Úrsula Heinze
A vaca titiriteira, Concha Blanco
Contos para a escola, Concha Blanco
O misterio dos fillos de Lúa, Fina Casalderrey
O segredo da pedra figueira, María Xosé Queizán

Etiquetado , ,

Grazia Deledda se pasa por Maleducadas

A raíz de los últimos premios recaídos en manos femeninas, como el Nobel para la bielorrusa Svetlana Alexievich o el Nacional de Literatura Infantil y Juvenil para la gallega Ledicia Costas, que últimamente gana con gallardía todo galardón literario que se le ponga por delante, para nuestro orgullo y satisfacción como congéneres compatriotas, he resuelto retomar las reseñas de escritoras premiadas con el Nobel de literatura, que hasta Svetlana eran trece y ahora suman el número catorce.

Como ya hablamos, aunque hace mucho, de Selma Lagerlöf, hoy traigo a estas líneas a Grazia Deledda, italiana nacida en Cerdeña en 1871 y fallecida en Roma en 1936. Grazia se alza con el Nobel en 1926, y es la segunda mujer en conseguirlo, diecisiete años después de Selma y veinticinco desde que se comienzan a otorgar los premios, en 1901.

Dada la época que le tocó vivir, es notable la influencia del naturalismo en su escritura, si bien, desde una óptica personal que se mueve entre lo romántico y moralizante hasta lo profundamente psicológico, si atendemos a lo que cuentan en Biografías y vidas sobre la autora.

Su formación, dada la época, hubo de ser a través de un profesor particular y, en buena parte, autodidacta. Sus primeras creaciones conocidas fueron relatos de ambientación sarda y estilo poético, y novelas que se publicaron inicialmente por entregas. Además de prosa, escribió obras de teatro, y algunas fueron llevadas al cine.

A pesar de ser una escritora ya popular en Italia, el premio consiguió, como era de esperar, que su obra trascendiera fronteras. Gracias a eso, en español pueden leerse: Cósima, Doce cuentos de Cerdeña, Elias Portulu, Mariana Sirca, El regalo de Navidad y otros cuentos de Cerdeña, y otra obra suya escogida. La bibliografía completa (o casi) puede consultarse en Wikipedia.

Graziadeledda

Grazia Deledda nel suo studio romano (qué bien suena el italiano)

Etiquetado , , , , , ,

Máis maleducadas ca nunca

[artigo publicado orixinalmente o 17 de maio de 2012 no noso blog en galego 100% Maleducadas, actualmente inactivo. Con el buscouse significar a literatura escrita por mulleres e escrita en galego, de aí a saúda ao blog que podes ler a continuación. Pica aquí se desexas consultalo completo]


Ola a todas e todos, queridiñas e queridiños maleducados, dende este nova sucursal nosa que abre ao público galegofalante (e a quen goste de ler na nosa lingua) nun día tan sinalado coma o 17 de maio, día das letras galegas elixido entre os outros centos de días porque un 17 de maio unha grande maleducada, Rosalía de Castro, publica Cantares gallegos, o que marca un fito na historia da literatura galega.
Con este novo espazo buscamos encher o oco da promoción de escritoras galegas que reclamamos coma un dos obxectivos orixinais de Maleducadas, pero ao ir avanzando no tema da literatura escrita por mulleres decatámonos de que todas, sen distinción de lingua, precisaban un altofalante que as visibilizase. É o noso un altofalante pequeno, non chega a millóns, nin sequera a milleiros, de persoas, pero é un altofalante que emite unha mensaxe sen distorsións: queremos que se vexa o traballo maleducado (isto é, que non contou durante séculos co visto e prace da sociedade) das nosas escritoras.
Aínda que o traballo se nos multiplica, a pesar de que seguimos a ser só dúas formiguiñas, seguimos abrindo espazos para vós, e dicímolo contentas do que levamos camiñado, por iso eliximos para esta presentación unha tamaño de letra coloSAL. Velaquí estamos xa para ofrecervos unha nova fiestra ás nosas literatas, máis maleducadas ca nunca: 100% maleducadas!!!
Seguímonos, maleducad@s, tamén en galego! E benvid@s!!!
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 87 seguidores