Archivo de la etiqueta: Rosalía de Castro

Rosalía e o mar

[artigo publicado orixinalmente o 05 de marzo de 2013 no blog en galego 100% Maleducadas, actualmente inactivo. A actividade que, por tanto, nel se explica, foi cousa do pasado, o que non quita que non poidades seguir espallando fragmentos de Rosalía. Pica aquí se desexas consultar ese blog ao completo]


Na nosa campaña de difusión da obra rosaliana Canta Rosalía, hoxe temos para vós unha nova actividade que agardamos que vos guste. Con anterioridade espallamos fragmentos da súa Carta a Eduarda, e o que agora traemos son pequenas pílulas de La hija del mar, mais non nos conformamos con deixala voar nos buzóns do vecindario: queremos que suque o mar! Para iso, na nosa páxina de facebook colgamos un álbum cos fragmentos elixidos e aquela imaxe que teña máis “Gústame” de aquí ao sábado será introducida nunha botella que, correctamente selada, viaxará acabalo das ondas do Atlántico e se cadra arribará a afastadas ribeiras ou se mergullará na procura das protagonistas da historia.

rosalia-hijamar

Capa dunha das edicións de La hija del mar.

Ademais, antes do sábado, tes a posibilidade de propoñer outras citas, as túas favoritas da devandita obra (La hija del mar). Podes facérnolas chegar a través das múltiples canles coas que contamos, comezando cos comentarios desta mesma entrada, e incluiremos unha nova imaxe con elas no álbum de Facebook.

La hija del mar (1859), escrita en castelán, é un relato con sabor salgado que nos achega á vida de dúas mulleres excepcionais, Teresa e Esperanza, nai e filla, vencelladas ao mundo mariñeiro, que se verán arrastradas á traxedia de corte romántico dun amor cuxa contraparte queda en mans dun pirata desalmado.

Pode lerse La hija del mar picando AQUÍ.

Etiquetado , , ,

22 escritoras que están por las nubes

En Galicia se ha desatado una dulce polémica porque la empresa de aviación Norwegian Air, que bautiza a sus aviones con el nombre y la fotografía de ilustres personajes de la historia, ha decidido forrar el alerón de cola de uno de ellos con la fotografía y el nombre de nuestra bienamada Rosalía de Castro. Hasta ahí, todos contentos. El problema es cuando la compañía noruega ha tenido a bien explicar que se trata de una “Spanish author”, autora española, lo que ha mosqueado a más de uno porque nuestra internacional poeta dejó escrito que Galicia “non debe chamarse nunca española”, ergo, debería llevar como epígrafe “Galician author”.

Sin entrar en la polémica (para mí dulce, como digo, por significar que la empresa noruega ha recordado para sus “Hero Tails” al mayor icono de la literatura gallega), ya que cada cual tendrá su opinión y ya se sabe que serán encontradas, el tema ha atizado mi curiosidad. Y he descubierto que no es ésta la primera escritora (ni siquiera la primera española) que Norwegian Air inmortaliza en sus aviones. Tampoco es la primera vez que una aerolínea utiliza el fuselaje para dar lecciones de historia, pues ya Iberia lleva tiempo bautizando a sus aparatos con nombres de personajes de la historia, la ciencia o las artes, además de homenajear otros aspectos de la realidad como puntos geográficos o parques naturales, por ejemplo. Y hasta el Castromil, si la memoria no me falla, la mítica empresa gallega de autobuses hoy diluida en otras, se atrevió a lucir bajo sus ventanillas nombres de figuras populares de Galicia como el de la propia Rosalía.

Sí, la literatura está por las nubes, junto a otros campos del conocimiento, y gracias a Norwegian Air ya planean los cielos, junto a Rosalía, la poeta Gloria Fuertes y la política Clara Campoamor. Por no hablar de Cervantes, Colón o Elcano, los otros españoles del alerón de cola. Junto a estos personajes, hay celebridades escandinavas y británicas, muchas de ellas escritoras (he contado 9 por la parte escandinava). Muy equitativo, por lo visto, en cuestión de género, algo que en Iberia se les fue masculinamente de las manos al bautizar los populares aeroplanos Boeing 747 “Jumbo” con nombres de literatos… y solo de literatos, con los que la compañía invitaba, según cuentan en su propia página Me gusta volar, “a la mejor lectura de todos los tiempos con nombres de los grandes escritores españoles”: Y decían bien: Cervantes (2 aviones), Lope de Vega (3 aviones), Calderón de la Barca (2 aviones), Tirso de Molina, Francisco de Quevedo (2 aviones), Juan Ramón Jiménez, García Lorca, y Mariana de Pineda, que, al ser revolucionaria y no escritora, debe referirse a la obra de García Lorca y no a la susodicha. Así que 7 escritores contra 0 escritoras, y alguno por duplicado o triplicado.

Ese problema de falta de equidad debió detectarse e intentar solucionarse con los flamantes y modernos Airbus A-340/300 y los A-340/600, que, cuentan en la página antes citada, son “utilizados actualmente para los vuelos de largo recorrido”, y “son bautizados siempre con nombres de grandes personajes históricos que han destacado  en  el  campo  literario,  artístico  o  científico.  Los primeros  pretenden  rendir  un  pequeño  homenaje  a  mujeres insignes, mientras que los segundos, recibidos en el siglo XXI, destacan a hombres célebres”. Bueno, es curioso que para solucionar la falta de equidad previa optaran por repararla en primera instancia, y luego la rerrepararan imponiendo nombres solo de hombres en la segunda mitad de la línea. De este modo, homenajearon a 19 mujeres, la mayoría escritoras, 20 si contamos la Dama de Elche, e igual número de varones (19), a los que hay que sumar los 7 exclusivos escritores. “Mí no entender”, que se dice por ahí. Pero, como Iberia no es mía, no digo nada más. Pude contar los nombres gracias a la Gaceta Aeronáutica.

Toda esa información maravillosa ha dado como fruto una estupenda guía biobibliográfica con el nombre de las 22 escritoras que, hasta donde he podido recoger, están por las nubes o lo han estado alguna vez. Lo que me lleva a pensar que, si Agatha Christie todavía no ilustra la cola de ningún avión, lanzo desde aquí mi sugerencia para que esto se lleve a cabo. Nadie más adecuado que la escritora inglesa, que publicó, entre otros muchos relatos de misterio, aquel titulado Muerte en las nubes… ¿O sería tentar a la suerte?

plane-agatha1

¡Allá va Agatha, surcando un cielo despejado y haciendo volar nuestra imaginación! [Fotomontaje de Maleducadas con imágenes de Pixabay y Pinterest]

–> Descarga aquí la guía bibliográfica maleducada

Escritoras de altos vuelos: aeroplanos literarios bautizados en femenino.

Etiquetado , , , , , ,

Breve análise maleducada da colección “Mulleres bravas da nosa historia”

Mulleres bravas da nosa historia” é unha colección de libros orientados ao público infantil que recompilan recensións biográficas de mulleres senlleiras de Galicia, e, sen dúbida, con intención de convertelos en ferramentas da ensinanza dada a súa maquetación colorida, repleta de cadros explicativos, textos sinxelos e entretidas actividades, sendo o primeiro libro do proxecto, como non podía ser doutro xeito, o dedicado a Rosalía de Castro.

Os libros están encadrados dentro da política de Urco editora de apostar por unha concepción feminista da realidade -entre os obxectivos da cooperativa na que a empresa se encadra está o da “emancipaçom da mulher”-, denunciando o machismo asentado ou mesmo incrustado placidamente na sociedade, que podemos descubrir noutras novelas do seu catálogo, como A teoría do tempo imaxinario, de Eduardo Santiago ou Despois do Cataclismo, de María Alonso, e o seu intento de visibilizar as voces literarias femininas en volumes como Verbas de Atenea, editado por Contos Estraños, daquela editorial independente e hoxe selo de seu. Precisamente, o Verbas de Atenea ten en común cos libros de “Mulleres bravas…” que a autoría tanto de textos como de ilustracións queda completamente en mans de mulleres, e neste último caso súmase a iso o equipo editorial ao completo.

Así, a coordinación editorial (cando menos nos primeiros dous volumes da colección) corre a cargo de Andrea Jamardo Seijo, a revisión lingüística é responsabilidade de Raquel Vila Amado, e conforman o comité asesor Patricia Porto Paderne e Mariám Mariño. As ilustracións son da autoría de Eva Agra, unha ilustradora profesional coñecida nas redes, segundo nos contan as lapelas dos libros, co alcume de Komorebi. A redacción, pola súa banda, depende de cada libro. A Rosalía de Castro, a icona por excelencia da literatura galega, ponlle voz María Lado, empregando como transmisora unha simpática lucecú, mentres que o segundo número, dedicado a María Victoria Moreno, profesora e escritora, homenaxeada no II Día das Galegas nas Letras, asínao Eli Ríos, que escolle como narradora á afouta nena Navia. Na miña opinión, ese estilo de abordar as anécdotas biográficas pouco coñecidas das devanditas mulleres bravas, a carón de fragmentos da súa obra, e completar o perfil con fotos e ilustracións, a través do fío condutor de distintas narradoras, é un xeito orixinal de facer cómplices ás crianzas daquilo que nos libros se lles conta.

photo_0170551309aufbph

Eis a imaxe dos dous libros publicados ata agora da colección, “Rosalía de Castro” e “María Victoria Moreno”. A piques xa de entrar no prelo o terceiro volume, dedicado á pintora Xulia Minguillón e escrito por María Reimóndez.

A publicación desta colección foi posible grazas a unha campaña de mecenado virtual, e os nomes das persoas que colaboraron nelas aparecen reflectidas en cada número, figurando como librarías colaboradores, ademais, a Lila de Lilith, de Compostela, e a Suévia, da Coruña.

Obrigada tanto a Urco como a todas as persoas que participaron no micromecenado destas publicacións, desde Maleducadas, por axudar nesta labor de traer á luz o traballo de tantas mulleres que, habitualmente, queda na sombra, e aproveito para recomendarvos estes volumes como un bo agasallo neste día de hoxe, no que en Galicia vense celebrando nos últimos anos o aniversario de Rosalía coa suxestión de agasallar ás nosas amizades cun libro en galego e unha flor.

Etiquetado , , , , , ,

Canta Rosalía

[artigo publicado orixinalmente o 24 de febrero de 2013 no blog en galego 100% Maleducadas, actualmente inactivo. Pica aquí se desexas consultalo completo]


Entre o 24 de febreiro e o 17 de maio os días medran, as flores comezan a alegrar os campos, nace a primavera, e as maleducadas do mundo inauguramos o noso trimestre rosaliano Canta Rosalía. Como unha primavera para Galicia e para o mundo das letras nace un 24 de febreiro de 1837 a nena Rosalía de Castro, e como camelias ábrense os seus Cantares Gallegos un 17 de maio de hai xa 150 anos, conmemoración que moitos anticipan ao día do seu aniversario co son das gaitas chorando a súa figura, pois como ela mesma declarou:

anque mimosa gaitiña

toque alborada de groria,

eu podo decirche:

Non canta, que chora.

Van medrando os días, e medran tamén os actos e xestos en memoria da escritora que desdeñaba que a chamasen poetisa por consideralo despectivo. Poeta, pois, es para nosoutras, que te upamos ao máis alto do podio maleducado polos versos e escritos que nos legaches, e pola túa defensa da lingua falada polo pobo e a túa denuncia contra o menosprezo xeneralizado cara as mulleres e as maleducadas literatas en particular. Descansa en paz: outras continuamos a túa loita.

Por iso, para non esquecer o camiño galaico e feminista desarborado pola nosa musa favorita, principiamos unha axenda en paralelo galego-castelá á que denominamos Canta Rosalía para espallar a súa obra, e que a poeta volva cantar as súas verdades ao vento. Esta semana que entra: rebentemos as caixas de correos con fragmentos da súa Carta a Eduarda! DESCARGA AQUÍ MESMIÑO UN MODELO PARA IMPRIMIR

portadafbrosalia1c

Non a coñeces? Pois deberías, porque se trata dunha epístola simulada onde se reflicte en toda su crueza a imaxe, cargada de prexuizos, que padecían as escritoras do século XIX (tal e como a sentía Rosalía en propia pel), a medio camiño entre soberbias e maleducadas, incluindo o selo de farsantes. Ante iso, e perante o mare magnum de xente de toda ralea que se lanzaran á aventura de escribir créndose homeros (situacións que, en maior ou menor medida seguen a ter vixencia hogano, sabendo que o documento se publica en 1865), quen asina a misiva, unha tal Nicanora, recoméndalle a outra, unha tal Eduarda, que, con obxecto de vivir sen presións nin preocupacións extraordinarias, escriba só para si mesma e que ao remate destrúa os papeis empregados no choio, dura penitencia para quen verte neles a súa existencia.

portadafbrosalia2b1

Descarga o documento con fragmentos de Carta a Eduarda, imprímeo, recórtao e espállao! –> DOCUMENTO

Etiquetado , , , , , , ,

No bico un cantar: día de Rosalía

[artículo publicado originalmente el 24 de febrero de 2012 en el extinto blog Lecturas en femenino dependiente de la plataforma Libros.com. Pincha aquí si quieres consultarlo completo]


Decía Curros Enríquez que Rosalía de Castro llevaba “no bico un cantar” (un cantar en los labios). Y ese cantar llega hasta nosotr@s con toda su luminosa sonoridad: hoy se conmemora el 175 aniversario del nacimiento de Rosalía de Castro [2012] (y en Maleducadas lo recordamos a través de todos nuestros espacios activos). Por ese motivo, se han organizado diversas iniciativas, entre otras un concurso de “haikus” al estilo japonés dedicados a la poeta de Galicia por antonomasia. Sin embargo, la iniciativa que ha cobrado más relevancia ha surgido del seno de la Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega: su propuesta invita a convertir el 24 de febrero en el Día de Rosalía, donde, al estilo del Sant Jordi catalán, se regalen libros (en gallego) y flores.

dia-rosalia

Fuente: Asociación de Escritoras/es en Lingua Galega

Mucho se ha hablado sobre Rosalía de Castro, pero al final, como ocurre siempre con las grandes escritoras, lo que se hable es una nimiedad en comparación con lo que ellas han escrito. La moraleja es que lo que vamos a contar aquí no servirá de nada si al final no conseguimos que abráis la página de ese libro y leáis lo que cuenta, lo que canta y lo que grita Rosalía. ¿Qué tal si os acercamos un poquito a su vida a ver si picamos vuestra curiosidad?

Rosalía de Castro nace en Santiago de Compostela el 24 de febrero de 1837, y de todos es sabido sus orígenes escandalosos para la época, ya que era hija de una mujer de ascendencia hidalga y de un sacerdote, así que en el registro de nacimiento figura como “hija de padres incógnitos”. En los primeros tiempos fue criada por sus tías paternas en Ortoño (Ames), y por fin, siendo todavía una niña (de 5 años), su madre se hace cargo de ella y van a vivir juntas a Padrón. A pesar de haber ido a vivir con ella varios años después de nacer, Rosalía guarda un profundo cariño hacia su madre, que dejará un gran vacío en ella tras su muerte (cuando Rosalía ya estaba casada) y a la que consideraba valiente por enfrentarse a la sociedad para poder estar con su hija tras el engaño del varón (y sacerdote, para más inri). No parece caber duda sobre que estos hechos la marcaron como un estigma o cicatriz vital imborrable y tuvieron eco en el desarrollo de su personalidad y de su obra.

El 10 de octubre de 1958, Rosalía de Castro contrae matrimonio con Manuel Murguía. Poco se sabe con certeza de la relación amorosa que ambos mantuvieron, y suponemos que sería de luces y sombras, en parte porque el propio Murguía destruyó la correspondencia de su mujer tras la muerte de ésta (de ahí que hablemos de suposiciones). Sí es verdad que, con sus más y sus menos, su marido fue un gran apoyo para Rosalía y su trabajo literario.

Fruto del matrimonio nacieron siete hijos, de los cuales uno falleció antes de que lo hiciera su madre, con apenas un año de vida, a causa de un accidente, otra pena que habría de clavarse en su corazón.

El 15 de julio de 1885, desde su cama sintió llegar a la dama negra y pidió a su hija Alejandra, que la acompañaba, lo que parecía imposible desde aquel dormitorio: “Abre esa ventana, que quiero ver el mar“. Luego, expiró, para reposar al fin en la anchura de ese mar donde desemboca la vida y que buscaba con la mirada desde su lecho.

Empapada de su tierra y de sus gentes tanto como de sus circunstancias personales, Rosalía aportó su aguda visión sobre todo lo que la rodeaba y conmovía, y permanece vibrante todavía en su obra, de la que os presentamos un listado de sus títulos más conocidos. Escucha a Rosalía: léela:

  1. La flor. 1857 [castellano]
  2. Cantares gallegos. 1863 [galego]
  3. A mi madre. 1863 [castellano]
  4. El caballero de las botas azules. 1867 [castellano]
  5. Follas novas. 1880 [galego]
  6. En las orillas del Sar. 1884 [castellano]

Referencias:

Etiquetado , , , , ,

Pásate por 100% Maleducadas

Hoy, en 100% Maleducadas, nuestro alter blog redactado en la lengua que nos oyó nacer, duplo homenaje a sendas maleducadas gallegas: Rosalía de Castro (Día de Rosalía) y Luísa Villalta (Ano Maleducado Luísa Villalta). ¡No te lo pierdas!

autoras-arroupan-rosalia4

Etiquetado , ,

Y Rosalía cantó

[Ler en galego]

Llevamos un par de meses (desde el 24 de febrero, Día de Rosalía) con un proyecto abierto, el Canta Rosalía, que nos ha llevado a acercarnos a la obra en castellano de la poeta. El motivo era adoquinar el vestíbulo de esta entrada. La lástima es que ciertos agradables imprevistos (la publicación de la primera novela de una servidora) impidieron que profundizáramos todo lo que quisiéramos en él, hablándoos de algunas novelas de Rosalía como El caballero de las botas azules o del pelitosdepunta (neologismo maleducado) Follas novas, pero hoy no podíamos dejar de rematarlo con una entrada de bienvenida a Rosalía en nuestra colonia Lecturas en femenino y una galería de imágenes con fragmentos de Cantares gallegos en Facebook lista para compartir para celebrar el 150 aniversario de su publicación en este 17 de mayo, día para recordar también a Roberto Vidal Bolaño, creador que se hace grande en el mundo del teatro galaico. Y vosotr@s, ¿con qué fragmento rosaliano os quedáis?

rosaliaFB1

Fragmento de “Cantares gallegos” (1863)

Etiquetado , , , ,

Convocamos a una pegada de literatura gallega este 17 de mayo

Faltan 4 días para que Galicia conmemore el 49º Día das Letras Galegas, y desde Maleducadas nos sumamos a los actos previstos convocándoos a una pegada de fragmentos de textos firmados por alguna de las únicas 3 mujeres homenajeadas en fecha tan significativa (frente a 49 varones; el último este mismo año, Valentín Paz-Andrade): Rosalía de Castro (a la que se le dedicó la primera edición de este día, en 1963), Francisca Herrera (homenajeada en 1987) y María Mariño (recordada en 2007).

Y no será nuestra única campaña para celebrar las letras gallegas… Os reservamos una sorpresa para el mismo 17 de mayo…

Pero por ahora dejemos esa sorpresa: es el momento de concretar la pegada de literatura gallega escrita por mujeres.

¿Quieres participar? ¡Es muy sencillo! Descárgate los modelos que adjuntamos, imprime el que más te gusta (si te gustan todos, pues todos) y este 17 de mayo pégalo en algún lugar público (y donde esté permitido hacerlo, que no tenemos presupuesto para multas…). Luego, hazle una foto y envíanosla al correo maleducadas@gmail.com. ¡Visibiliza la literatura escrita por mujeres! ¡Difunde lectura!

¡Nos seguimos, maleducad@s!


Modelos para descargar:

Modelo 1: Rosalía de Castro

Modelo 2: Francisca Herrero

Modelo 3: María Mariño

Modelo 4: todas las anteriores + Valentín Paz Andrade

Etiquetado , , , , , , , , ,

El viaje al pasado de Maleducadas

Esta mañana, le pedimos prestado el DeLorean a Michael J. Fox y partimos hacia el año 1885*. Una vez allí, le enviamos un telegrama a Manuel Murguía desde una oficina de correos para concertar una cita con su esposa (pagamos con la colección de monedas de mi abuelo) y nos responde con amabilidad que se encuentra algo delicada de salud, pero a pesar de todo, dispuesta a recibirnos. ¡Sí, vamos a felicitarla en persona por el título a Maleducada del Año que le han dado nuestr@s lector@s!

Con emoción contenida condujimos el DeLorean rumbo a Iria Flavia, saltando de bache en bache por los caminos de tierra hasta que se me ocurre proponer, pensando en las películas de Regreso al futuro, emplear la vía del tren como carretera para llegar lo más deprisa posible a Padrón, pero la Bibliotecaria Maleducada, que es mi copiloto, me da una colleja:

–         ¿No sabes que todavía no está completo el trazado del ferrocarril aquí en Galicia?

¡Ay, es verdad, que estamos en 1885! Aunque, quién sabe, a lo mejor la línea de Padrón ya funciona… A escondidas, abro el ordenador de a bordo y me conecto al Google del futuro: ¡la línea Santiago-Carril se inauguró en 1873! ¡Toma ya, Bibliotecaria, te he ganado! Pero bueno, por si las collejas, me lo callo.

Y total, entre salto y salto, ya estamos aquí: Padrón es un pueblo muy señorial visto en 1885. Si tenemos un hueco, podemos parar en el mercado a ver si los pimientos que venden saben igual a los que cocinamos en 2012. Preguntamos por Rosalía de Castro a una señora mayor, pero se santigua y no nos dice nada. Claro, a quién se le ocurre plantarse con minifalda en 1885.

Por fin, un señor con sombrero de copa nos saluda. ¡Vaya, si es don Manuel Murguía, que nos esperaba! Lo acompañamos hasta una hermosa casa de piedra, y subimos al piso de arriba. Los escalones crujen escandalosamente, así que nuestra estimada Rosalía debe estar avisada de nuestra llegada, entonces, ¿por qué Murguía se empeña en llamar a la puerta con los nudillos antes de abrir?

–         Querida, las lectoras de las que te hablé están aquí.

–         Que pasen.

Con las mejillas ardiendo entramos deseando que se nos trague la tierra, y allí, por fin, está Rosalía. Está sentada en la cama, tapada hasta la cintura con unas mantas bastante horteras y un camisón blanco con cuello de encaje. Se la ve pálida y marchita, y nos da dolor de corazón molestarla.

–         Adelante, adelante. No molestan. Es un placer recibir visitas.

A un lado de la habitación, sentada en una silla, nos saluda también su hija, Alejandra, bastante seria y ella sí con cara de fastidio por nuestra invasión.

–         Señora Rosalía, encantada de conocerla –se me oye decir, mientras la Bibliotecaria Maleducada asiente.

–         ¿Qué era, neniñas?

–       Verá: resulta que mi compañera y yo escribimos una humilde publicación sobre maleducadas de la historia… uy, usted verá… –ya la lié, que acabo de llamar maleducada a Rosalía.

–         ¿Sí?

–       Maleducada no como insulto, sino… eso… como escritora. Quiero decir… Que ya sabe usted, que las escritoras lo tienen crudo para serlo y por eso algunos creen que son maleducadas… bueno, que es la escritora favorita y más querida de quienes leen nuestra humilde publicación. Y queriamos felicitarla, y eso… -ay, qué tonta estoy.

–         Ah, entiendo –mira, pues al final hasta nos sonríe y todo.

–         Por eso… si pudiera responder a unas pocas preguntas…

–         Claro, claro; para eso están aquí, ¿no? Alejandra, acércales unas sillas.

–       Si, madre –Alejandra nos fusila con la mirada mientras nos acerca esas sillas, que renquean casi tanto como los escalones. Sentadas a la vera de Rosalía, comenzamos la entrevista**, sin atrevernos casi a respirar e incapaces de pensar con normalidad:

–         Verá, eh… a nosotras nos ha resultado enormemente ilusionante que haya apostado por la denostada lengua gallega para publicar algunos de sus libros. ¿Cómo se le ocurrió?

–          Bueno… no fue tan difícil. ¿Cómo podría, sino era en nuestra lengua, hablar de lo que me inspiraba, que era la tierra entera y las gentes todas que me rodeaban? ¿En qué otra lengua podría hallar tanta dulzura y armonía?

–          Desde luego, desde luego… Y, díganos, ¿qué ejemplo nos pondría de tantas cosas dignas de ser cantadas?

–      ¿Una sola cosa? Imposible. Cantos, lágrimas, quejas, suspiros, caídas de la tarde, romerías, paisajes, dehesas, pinares, soledades, riberas, costumbres… acaso, ¿no es todo eso, por su forma y colorido, digno de ser cantado? ¿No tienen un eco, una voz, un gemido por leve que sea, capaces de conmovernos? Al menos, a mí sí me conmueven, quizás por lo bien que conozco la injusticia con la que tratan a Galicia acerca de esas mismas cosas en otras provincias españolas que presumen de ilustradas, riéndose y mofándose hasta de nuestra manera de hablar y de nuestra pobreza –a Rosalía le dio un acceso de tos, y Alejandra le acercó un vaso de agua, antes de continuar–. Perdonen si estoy siendo maleducada.

–         Nada, nada, usted misma. Ha viajado mucho, por lo que cuenta.

–        Pss. Puede decirse que sí. Prefiero no comentar lo que he visto, pero por eso sé de lo que hablo cuando digo que Dios bendijo esta tierra nuestra con hartura y belleza, y con un clima suave, que la hacen merecedora de ocupar los primeros puestos entre los países más encantadores de la Tierra.

–        Sí, ciertamente –asiento, hipnotizada por la seguridad con que habla la poeta que, animada por mi interrupción, coge carrerilla, así que desisto de comentar nada sobre el cambio climático que en 2012 sumirá al país en un inverno desértico.

–         Lagos, cascadas, torrentes, vegas floridas, valles, montañas, cielos azules y serenos como los de Italia, horizontes nublados y melancólicos aunque siempre hermosos como los tan alabados da Suiza, riberas apacibles y sereniñas, cabos tempestuosos que admiran por su gigantesca y sorda cólera…. mares inmensos… ¿Qué más diré? No hay pluma que pueda enumerar tanto encanto reunido.

–         Bueno, usted ha colaborado a que tanta y tan intensa belleza sea conocida por quienes gustan del arte de leer –hasta se me pega la pomposidad del lenguaje decimonónico.

–         ¿Usted cree? –parece alegrarse sinceramente–. Ese fue uno de los motivos que me impulsó a escribir, tal vez el principal: que Galicia alcance el respeto y admiración que se merece en lugar de las humillaciones y burlas de las que es víctima.

–         ¿Y qué me dice de usted? ¿No escribe para sí misma, para sacar del pecho esos clavos que cualquier persona va coleccionando en la vida?

–         Algo de eso hay también, mis buenas señoras. Pero, al cabo, esas tristuras de una, ¿en qué le pueden aprovechar a otro? Aunque, si escribiendo sobre ellas se van, en buena hora lo hagan, sin que yo sepa por qué se marchan ni me importe saberlo. Mas, si muchas de esas penas son mías, otras las he adoptado al escucharlas de labios ajenos, y unas y otras me han ido marchitando y debilitando hasta el punto de que ahora ni moverme del lecho me permiten los médicos. Y, por más que no lo entiendo, cuanto más descanso, más pienso, y más sufre mi corazón. ¡Ay, si fuera hombre no meditaría tan amargamente, que ellos sí saben distinguir lo sustancial de lo vano y no se entretienen sus pensamientos en la negrura de los sentimientos!

–         Yo… –no estoy muy de acuerdo en eso.

–         Disculpen mis divagaciones. ¿Qué más quieren preguntarme?

–         Sinceramente, nos sorprende su determinación en las opiniones que expresa. Resulta reconfortante saber que esas meditaciones de las que habla encuentran reposo en su poesía. No se lamente por ellas: gracias a usted, los lectores y las lectoras de su obra pueden alcanzar también esa hondura lúcida que ha impregnado sus versos.

–         ¿De verdad creen eso?

–         Tan verdad como que ha quedado en primera posición en el campeonato de escritoras que hemos organizado.

–         ¿Lo dicen en serio?

–         Muy en serio –interviene la Bibliotecaria Maleducada–. Es usted muy querida.

Los ojos de Rosalía brillan felices y comenta que, aunque suene paradójico, los pensamientos son sus flores predilectas. Al oírlo, Alejandra le acerca un ramo de tal flor que hay sobre la cómoda. La poeta lo toma en sus manos y acerca los pétalos a los labios. Nada más hacerlo, sufre otro acceso de tos, y comienza a ahogarse. Su hija nos sugiere nerviosamente que salgamos del dormitorio y avisemos a su padre mientras le da agua de nuevo. En el umbral, se cruza con nosotras una torre de ropa blanca cargada por una sirvienta, a la que damos recado de que llame al señor Murguía. La torre de ropa se balancea en un gesto de asentimiento y desaparece escaleras abajo. Al momento, llega Murguía corriendo y se acerca al lecho de su esposa, a quien Alejandra toma de la mano. Nosotras los observamos desde el umbral, sin atrevernos a entrar. Entonces, Rosalía, que parece dormida, abre los ojos y, girando la cabeza hacia Alejandra, le pide que abra la ventana, que quiere ver el mar.

El corazón me da un vuelco, y salimos de puntillas de la casa. Estoy tan hecha polvo que es la Bibliotecaria Maleducada quien toma el volante para volver al futuro… quiero decir… al presente. O sea, a 2012. Cuando recupero el habla, le espeto:

–         ¿Pero qué día programaste para visitar a Rosalía, animal?

–         El 15 de julio…

*Ciertamente, aunque hemos intentado hacer un relato jocoso acerca de una visita imaginaria a Rosalía de Castro, las circunstancias de las que la rodeamos no se prestan a la jocosidad. Vaya, pues, por delante, nuestro respeto y admiración hacia Rosalía de Castro, que es lo que ha inspirado este curioso viaje literario, con la esperanza de que, tras leerlo, alguna o alguno de nuestros lectores desee acercarse más a la poeta por excelencia (y ahora también Maleducada por excelencia) de Galicia.

** Las respuestas de Rosalía han sido adaptadas a partir de los prólogos de Cantares Gallegos y de Follas Novas. Los detalles sobre el día de su muerte se han descrito siguiendo los consignados en la Wikipedia.

Safe Creative #1204231521986

Etiquetado , ,

A musa dos pobos: día de Rosalía

A musa dos pobos (“la musa de los pueblos”), como cantaba Curros Enríquez refiriéndose a Rosalía de Castro, nació tal día como hoy, un 24 de febrero de 1837, hace justo 175 años, y la Asociación Galega de Editores anima a celebrar este día, en Galicia al menos, regalando un libro (en gallego) y una flor.

Dejando al margen nuestras dudas sobre la conveniencia de bifurcar esfuerzos en la promoción de la literatura gallega (el 17 de maio, Día das Letras Galegas, está perfectamente asentado y por si fuera poco en origen está relacionado con Rosalía y la publicación de su Cantares Gallegos, con lo que humildemente creemos que debería reavivarse el fuego del 17 de maio y no dividir las brasas), desde Maleducadas nos sumamos al acto para tributarle nuestro rendido homenaje a la poeta (y escritora) de Galicia por antonomasia.

Añadimos la flor solicitada (con cariño para tod@s vosotr@s, nuestr@s maleducad@s lector@s) .

morgueFile free license

Y una vez añadida nuestra camelia, falta el libro. Pero eso sí, ya es cosa vuestra, así que os preguntamos: ¿qué libros en gallego (y escritos por una mujer, faltaría más) regalaríais?

Os pasamos nuestro listado (compuesto casi al azar, porque es imposible decidirse), donde conviven en alegre algarabía obras de distintos géneros, estilos y épocas (aunque priorizamos los publicados hace aproximadamente 10 años o menos para que sean más fáciles de localizar si los deseáis):

  1. Cantares gallegos. Rosalía de Castro. 1863
  2. Adiós María. Xohana Torres. 1971
  3. Unha árbore, un adeus. Marina Mayoral. 1988
  4. Dubido se matei a Lena. Medos Romero. 2000
  5. As chaves do tempo. Luisa Villalta. 2001
  6. As arpas de Iwerddon. Luz Pozo Garza. 2005
  7. Herba moura. Teresa Moure. 2005
  8. Areaquente. An Alfaya. 2009
  9. Dragal: a herdanza do dragón. Elena Gallego Abad. 2010
  10. Meu pai vaite matar. María Xosé Queizán. 2011

Y con esto nos despedimos para que podáis ir corriendo a elegir vuestra/s lectura/s. Nosotras ya comenzamos a recitar “Cantarte hei Galicia teus doces cantares“…

¡Nos seguimos, maleducad@s! ¡Feliz día de Rosalía!

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,