Archivo de la etiqueta: Premios

Máis sobre premios literarios en Galicia

Hoxe falláronse os Premios Xerais (nas tres categorías, infantil, xuvenil e xeral), un dos eventos literarios máis agardados en Galicia, e neste ocasión non chegou tampouco o triplete feminino (masculino tivemos en 2006 e 2011). Como representación maleducada, contamos coa flamante gañadora e prolífica escritora María Canosa, que se alzou co Premio Merlín de Literatura Infantil 2017 pola obra “Muriel”.

maria_canosa.jpg

María Canosa, Premio Merlín 2017 [fonte: Praza Pública]

Este feito, tróuxome á mente que nas Letras Galegas si temos un triplete: tres escritoras foron lembradas (Rosalía de Castro en 1963, Francisca Herrera en 1987 e María Mariño en 2007) en total, contra cincuenta e un escritores varóns, un dos tantos dezasete de maio dende 1963. Un triste triplete.

Por ese motivo, pola urxencia de solventar tremenda inxustiza histórica, dende o colectivo A Sega, plataforma de crítica literaria que nace en 2013 co obxectivo de amosar as obras escritas por autoras e realizar novas lecturas de todo o acervo literario en lingua galega, instauraron o Día das Galegas nas Letras, que se ven celebrando dende hai tres anos (vai para a súa cuarta edición este 2017) cada 15 de agosto. Día da Nosa Señora… das Letras Galegas.

Pasaron por ese podio peculiar e magnífico, ata o momento, as seguintes creadoras:

  • 2014: DOROTHÉ SCHUBARTH
  • 2015: MARÍA VICTORIA MORENO
  • 2016: MARÍA XOSÉ QUEIZÁN

En 2017 a homenaxeada será Patricia Janeiro, autora de Caixa de mistos (Sotelo Blanco, 2005) e A perspectiva desde a porta (Positivas, 2009). E como Maleducada estou moi contenta por iso e porque o colectivo de A Sega veu recoñecida a súa labor co Premio ao Mellor Proxecto Literario na Rede na II Gala do Libro Galego, que tivo lugar o pasado mes de maio en Compostela.

patricia_janeiro_senhora_letras_2017

Patricia Janeiro, a Nosa Señora das Letras Galegas 2017. [Fonte: Cultura Galega]

E cadaquén que saque as súas conclusións…

Etiquetado , , , , , , , , ,

Grazia Deledda se pasa por Maleducadas

A raíz de los últimos premios recaídos en manos femeninas, como el Nobel para la bielorrusa Svetlana Alexievich o el Nacional de Literatura Infantil y Juvenil para la gallega Ledicia Costas, que últimamente gana con gallardía todo galardón literario que se le ponga por delante, para nuestro orgullo y satisfacción como congéneres compatriotas, he resuelto retomar las reseñas de escritoras premiadas con el Nobel de literatura, que hasta Svetlana eran trece y ahora suman el número catorce.

Como ya hablamos, aunque hace mucho, de Selma Lagerlöf, hoy traigo a estas líneas a Grazia Deledda, italiana nacida en Cerdeña en 1871 y fallecida en Roma en 1936. Grazia se alza con el Nobel en 1926, y es la segunda mujer en conseguirlo, diecisiete años después de Selma y veinticinco desde que se comienzan a otorgar los premios, en 1901.

Dada la época que le tocó vivir, es notable la influencia del naturalismo en su escritura, si bien, desde una óptica personal que se mueve entre lo romántico y moralizante hasta lo profundamente psicológico, si atendemos a lo que cuentan en Biografías y vidas sobre la autora.

Su formación, dada la época, hubo de ser a través de un profesor particular y, en buena parte, autodidacta. Sus primeras creaciones conocidas fueron relatos de ambientación sarda y estilo poético, y novelas que se publicaron inicialmente por entregas. Además de prosa, escribió obras de teatro, y algunas fueron llevadas al cine.

A pesar de ser una escritora ya popular en Italia, el premio consiguió, como era de esperar, que su obra trascendiera fronteras. Gracias a eso, en español pueden leerse: Cósima, Doce cuentos de Cerdeña, Elias Portulu, Mariana Sirca, El regalo de Navidad y otros cuentos de Cerdeña, y otra obra suya escogida. La bibliografía completa (o casi) puede consultarse en Wikipedia.

Graziadeledda

Grazia Deledda nel suo studio romano (qué bien suena el italiano)

Etiquetado , , , , , ,

As escritoras e os premios da editorial Xerais

Os premios literarios que convoca a editorial Xerais de Galicia son, pola súa contía e continuidade, dos de maior proxección da lingua galega na actualidade, quizais só superados, mediaticamente, polo galardón das Letras Galegas que, á fin, dedícase a unha persoa e non a un traballo literario concreto coma ven sendo no caso dos Xerais.

Nestes días, en que veñen de fallarse os premios da editora nas tres categorías en liza (un premio de novela e outros dous que se orientan á literatura infantil e máis á xuvenil respectivamente), déuseme por facer uns poucos números sobre o tema.

O Premio Xerais, ao que concorren novelas previsiblemente orientadas a público adulto, leva no seu haber trinta e unha edicións (1984-2015), e chama a atención que ata a súa edición número dezaoito (ano 2001), en que aparece o nome gañador de Marilar Aleixandre, non se lle concedeu a ningunha muller, quedando deserta entre medias a edición do ano 1993.

Dende 2001, concedéuselle a un total de 8 mulleres, grazas ao que as porcentaxes de mulleres premiadas ascenden ao 22’5% do total, unha das cales (María Lorenzo Miguens) foi covencedora xunto co seu pai, Manuel Lorenzo Baleirón, e a última premiada escritora foino en 2014 (María Reimóndez).

Onde as mulleres si conseguiron maior trascendencia nestes premios é no eido da literatura infantil e xuvenil, xa que nos Premios Merlín (nome co que se bautizou a categoría de premios dirixidos aos lectores e lectoras máis novos) atopamos unha presenza feminina que pode considerarse significativa, cando menos ata que aparece unha etapa de baldío feminino, onde todos os galardoados son homes, que discorre entre 1996 (cando resulta premiada An Alfaya) ata 2008, no que Mar Guerra Cid se alza co galardón.

Este Premio Merlín conta con 29 edicións (1986-2015) divididas en dúas etapas: infantil e xuvenil (1986-2005) e só infantil (2006-actualidade), o que é debido a que a partir de 2006 a editorial convoca un premio específico de novela orientada a público xuvenil, por convenio con Caixa Galicia (actualmente fusionada en A Banca), polo que o Premio Merlín propiamente dito queda restrinxido a literatura infantil.

Cómpre reseñar que xa na primeira edición dos Merlín resulta premiada unha muller: Úrsula Heinze. Dende entón, foron premiadas 11 mulleres, a última este mesmo ano 2015 (Érica Esmoris), o que significa case o 38% do total de persoas premiadas, unha porcentaxe que non está nada mal se temos en conta as cifras do Premio Xerais de novela que non chegaban nin ao 23%.

O premio específico de novela orientada a público xuvenil, bautizado nunha primeira etapa (2006-2011) co nome da entidade patrocinadora (Premio Fundación Caixa Galicia de Literatura Xuvenil) e nunha segunda como Premio Jules Verne (2014-2015), con parón de 2 anos (2012-2013) probablemente debido a vicisitudes externas relacionadas co patrocinador, malia levar pouco tempo de percorrido, fai que nos congratulemos porque a porcentaxe de mulleres premiadas, das 8 edición convocadas e resoltas, ascende ao 50%, recaendo en 3 edicións seguidas (dato tristemente salientable) en mentes femininas, do 2007 ao 2009, e volvendo de novo a mans dunha muller (Andrea Maceiras) nesta última edición (2015) recentemente resolta.

Dende aquí, parécenos positivo que a visibilidade das mulleres neste tipo de galardóns literarios aumente co paso dos anos, dado o eco que alcanzan nos medios de comunicación, co que contribúen a normalizar unha situación (a de que as mulleres escribimos, sen etiquetas nin prexuízos) que, para min, estatísticas por diante, dista moito de ser a desexable.

Parabéns, pois, a Andrea Maceiras e a súa obra Europa Express polo Premio Jules Verne e a Érica Esmoris e Nena e o mar polo Merlín.

Sobre os premios da editorial Xerais na Galipedia (Wikipedia en galego):

Premio Xerais (de novela)

Premio Merlín (de literatura infantil e xuvenil, 1986-2005, e literatura infantil, 2006-actualidade)

Premio Fundación Caixa Galicia (de literatura xuvenil, 2006-2011) e Premio Jules Verne (de literatura xuvenil, 2014-actualidade)

Etiquetado , , , , , , , , ,

Dos narradoras y una poeta con laureles en la frente

La semana pasada llegaban a nuestro buzón de alertas informativas tres noticias distintas sobre la concesión de premios literarios de diferentes calibres a creadoras que expresan su literatura en español. Las afortunadas, en este caso, han sido Rosa Regás (que se alza con el Premio Biblioteca Breve), Zoé Valdés (ganadora del Azorín de novela) y Olalla Castro Hernández (galardonada con el Premio Nacional de Poesía “Miguel Hernández”).

Como siempre, lo que buscamos ante esta información es averiguar qué tal se llevan los premios con la mitad femenina de la humanidad, de lo que ha resultado lo siguiente:

El Premio Biblioteca Breve lo convoca la editorial Seix Barral entre 1958-1972 y desde 1999 renace por segunda vez hasta el presente, y a día de hoy está dotado con 30.000 euros de premio. Durante su primera etapa, se conceden 13 premios de los cuáles sólo uno, en 1971, recae en manos de una escritora, Nivaria Tejera (y su obra Sonámbulo del sol), en un auténtico rosario de desigualdades. A partir de su segunda etapa, sin embargo, la equidad comienza a ser una realidad y, de las 15 ediciones que en esta nueva época se fallaron, nos encontramos con 7 mujeres premiadas, la última Rosa Regás, en este mismo año, 2013, con su obra Música de cámara, una historia que repasa el amor truncado de unos amantes en el marco de la posguerra.

Rosa Regás (Barcelona, 1933) tiene bajo sus espaldas una sólida carrera en el mundo de la cultura y la literatura, con diferentes cargos asociados al mismo (llegando a directora de la Biblioteca Nacional Española entre 2004 y 2007) y alrededor de una veintena de obras publicadas.

Respecto al Premio Azorín de Novela, como el anterior, ve reflejadas sus convocatorias a lo largo de dos etapas, cuyo inicio según la más antigua de las cuales data de 1970. Resurgirá en una segunda oportunidad en 1994, mediante un acuerdo entre la Diputación Provincial de Alicante y la Editorial Planeta. Desde ese año, 1994, hasta el presente, se han fallado 20 ediciones, y actualmente quien obtiene el Azorín se ve recompensado con un premio en metálico de 68.000 euros. Si bien, hasta su 5º edición, la de 1998, el premio no recayó en una escritora (la primera en romper el maleficio sería la cubana Daína Chaviano con El hombre, la hembra y el hambre), el listado a día de hoy se haya técnicamente igualado gracias a que en las últimas 5 ediciones (incluida la de 2013) alzaron el galardón manos femeninas; hace apenas unos días sabíamos que se unía a la lista Zoé Valdés con La mujer que llora, que aborda la historia de una de las ex-amantes de Picasso.

Zoé Valdés (La Habana, 1959), compatriota casualmente de Daína Chaviano, tiene además la nacionalidad española desde 1997, aunque actualmente vive en Francia, expatriaciones debidas seguramente a su oposición al régimen castrista. Poeta y narradora, ha ganado un sinfín de premios y colabora en diferentes periódicos y revistas.

Más complicado ha resultado investigar el Premio Nacional de Poesía “Miguel Hernández” (que convoca la Fundación Miguel Hernández) debido a las hídricas ramificaciones en las que tiene origen, ya que además de éste, que al parecer está dirigido a poetas menores de 35 años, existe una edición internacional con la única limitación de presentar una obra en castellano, y un premio homónimo (Premio Nacional de Poesía Joven “Miguel Hernández”), para menores de 30, que convoca el ministerio español de cultura. De todas formas, no tenemos la certeza de que las cribas se correspondan exactamente con esos criterios. Desechando, pues, jóvenes e internacionales, centramos nuestros esfuerzos en localizar a los ganadores o ganadoras del certamen nacional, dotado en la actualidad con 3.000 euros. Completando datos de uno y otro lado hemos llegado a discernir que el premio se otorga desde 1982 (lo que deducimos porque la edición de 1987 es la VI) y, aunque han quedado muchos huecos vacíos, podemos dar nombre ininterrumpidamente a l@s premiad@s entre 2003 y 2013, década en la que la balanza se había inclinado un 70% a favor de los poetas; no obstante, gracias al premio de este mismo año, fallado en la persona de Olalla Castro con su poemario La vida en los ramajes, los porcentajes han subido a favor del genio poético femenino.

Olalla Castro Hernández (Granada, 1979) estudió periodismo y teoría de la literatura, trabajó como columnista en La Opinión de Granada, ganó varios premios literarios, y tiene una pasión oculta: la música. De hecho, nos despedimos escuchando a Nour, banda en la que es cantante y letrista.

¡Nos seguimos, maleducad@s!

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Los Nobel, esos premios inventados por un hombre

Los premios Nobel se instituyen en 1901 en aras de la voluntad testamentaria (fijada en 1895) de Alfred Nobel, químico sueco que, según se dice, se sentía culpable por la utilización de sus inventos con fines bélicos y deseaba que su nombre se asociase al de personas que contribuyesen al progreso positivo de la sociedad en diversos campos, uno de los cuales sería la literatura. Con el paso del tiempo, los premios ganan en prestigio, entre otras cosas por su internacionalización y por el abultado importe económico que los acompaña.

Nos hacemos eco de ello porque, damas y caballeros y gente maleducada en general, en este 2012, otro año más, el prestigioso premio Nobel en la categoría de literatura NO ha recaído en los brazos de una mujer (el galardonado es el escritor chino Mo Yan). Y van unos cuantos desde 1901, con 7 ediciones estancadas a causa de guerras y conflictos y 96 premiados varones frente a sólo 12 mujeres, la primera en 1909 y la última un siglo después, en 2009. Un “gran balance” en la sociedad que se precia de la igualdad de género, pero que sigue sin reconocer (equitativa y estadísticamente hablando) la literatura que escriben las mujeres. ¿Por qué? Vayamos al meollo de la cuestión: cómo y quién da luz verde a la elección final de un premio Nobel de literatura.

El primer paso del proceso es la recepción de candidaturas, entre septiembre y enero, previo envío de correspondencia de la Comisión Nobel de la Academia Sueca (formada por 4 ó 5 académic@s por periodos de 3 años) a personas o instituciones cualificadas, entre 600 y 700, de los que se derivan habitualmente unas 350 propuestas (número que disminuye todavía más al unificar nombres repetidos, con lo que podemos estar hablando finalmente de unas 200 candidaturas). ¿Quiénes son estas personas e instituciones autorizadas por la Academia Sueca? Según informa su página oficial, serían:

  • miembros de la Academia Sueca y de otras academias, instituciones y colectivos con similares normas de funcionamiento y tareas, de todo el mundo
  • catedráticos de universidades y de escuelas universitarias dedicados a materias literarias y lingüísticas, de todo el mundo
  • personas que con anterioridad han recibido el Premio Nobel de Literatura
  • presidentes de organizaciones de escritores que son representativas de la producción literaria de sus respectivos países.

Así, en Galicia, verbigracia, la Asociación de Escritores en Lingua Galega está autorizada para presentar a sus candidatos o candidatas al premio.

Evidentemente, leído lo anterior, cabe resaltar que no puede ser un@ mism@ quien se postule como candidat@.

De los cientos de candidaturas iniciales, la Comisión Nobel (formada en 2012 por Per Wästberg, Horace Engdahl, Kjell Espmark, Katarina Frostenson y Kristina Lugn, es decir, prácticamente equitativa -3 hombres y 2 mujeres) reduce la lista en los meses siguientes hasta 20 ó 15 candidat@s según diversas cribas, la mayorías preestablecidas, y ya en mayo-junio dicho listado debe estar limitado a l@s finalistas (normalmente, 5), de modo que el verano sirva a las académicas y académicos suecos para dedicarse a profundizar en la obra de es@s finalistas y así, de nuevo en septiembre, reunirse para tomar la decisión sobre quién será el premio Nobel del año en curso, información que se hace pública en las primeras semanas de octubre, aunque hasta diciembre no se celebra la gala de los premios en sus diferentes categorías; además de literatura, se otorga el Nobel de la Paz, y de física, química, y fisiología y medicina. Se ha instituido a mayores un Nobel de economía (que estrictamente hablando no debe incluirse con los demás), mientras que las matemáticas se hayan exentas de este premio y deben buscar reconocimiento en galardones propios, como la Medalla Fields, que suele considerarse el principal homenaje a las matemáticas y a quiénes las ejercen con maestría.

Entendemos, pues, que nos hallamos ante un proceso duro, complicado y exigente, plagado de cribas que han llevado a que no se concediera el Nobel de literatura a grandes escritores y escritoras a lo largo de su historia, a decir incluso de Horace Engdahl, uno de los miembros de la Academia Sueca que, según ciertas publicaciones, lamentó no habérselo concedido a Jorge Luis Borges, entre otr@s. ¿Ese alto nivel de criba es el único motivo que ha llevado a encontrarnos con esa baja representatividad de mujeres en la galería de premiad@s? ¿O se trata de una corriente de fondo, de modo que los premios Nobel reflejan la baja representatividad que acompaña a las mujeres en el mundo literario y en la sociedad en su conjunto? No lo sabemos porque los procesos selectivos y deliberaciones, por norma, se mantienen en secreto durante 50 años, aunque se nos ocurre que la integración de la mujer en la vida pública todavía no es tan perfecta como a veces se nos quiere dar a entender. Sino, ¿por qué en un país desarrollado como Suecia, de los 18 miembros de su Academia de la lengua, el número de académicos (13) sea mayor que el de académicas (5), como lo es también en otras instituciones similares como la Real Academia Española o la gallega?

Visto lo anterior, más mérito tienen desde nuestro punto de vista las doce mujeres que, superadas todas las barreras, sí han visto distinguida su labor literaria con el acreditado premio. ¿Quiénes son? Para no extendernos más allá de lo razonable, hoy, aunque las citaremos a todas, reseñaremos únicamente a quien abrió el camino a las demás, un 10 de diciembre de 1909: Selma Lagerlöf (1858-1940).

Selma Lagerlöf se convierte en la primera mujer (y primera representante sueca) en recibir el Nobel de literatura, y hemos de honrarla como gran maleducada donde las haya, puesto que desde temprana edad se desinteresó de las tareas domésticas, y según sus propias palabras (o lo que Wikipedia dice que eran sus propias palabras), era “torpe en la cocina y peor en el bordado”. Lo que sí le interesaba era la lectura, y desde pequeña tuvo claro que su vocación más profunda se orientaba hacia la escritura; en 1891 verá cumplida su aspiración al publicarse su primera novela, La saga de Gösta Berling, aunque su obra más popular será El maravilloso viaje de Nils Holgersson (1906). La recepción del premio Nobel de literatura en 1909 acaba de una vez por todas con sus dificultades económicas y finalmente, durante la Primera Guerra Mundial, se incorpora a la Academia Sueca. Tras la guerra, y desde esa nueva posición, logra hacer oír su voz a favor del feminismo y de los derechos de las mujeres, alcanzando un alto grado de compromiso que la hará volcarse contra la barbarie nazi en sus últimos años, consiguiendo por ejemplo un visado oficial sueco para la poetisa alemana y judía Nelly Sachs (quien a su vez recibiría también el Nobel de literatura en 1966), salvándola de este modo de los campos de exterminio.

Además de Selma Lagerlöff en 1909 y Nelly Sachs en 1966, ya hemos dicho que otras diez mujeres se han alzado desde 1901 con el Nobel de literatura. Para evitar desazones, incluimos aquí los nombres de las doce con la intención de volver sobre ellas más adelante:

  • 1901: [comienzan a entregarse los galardones]
  • 1909: Selma Lagerlöf (Suecia)
  • 1926: Grazia Deledda (Italia)
  • 1928: Sigrid Undset (Noruega)
  • 1938: Pearl S. Buck (Estados Unidos)
  • 1945: Gabriela Mistral (Chile)
  • 1966: Nelly Sachs (Alemania, nacionalizada sueca)
  • 1991: Nadine Gordimer (Sudáfrica)
  • 1993: Toni Morrison (Estados Unidos)
  • 1996: Wislawa Szymborska (Polonia)
  • 2004: Elfriede Jelinek (Austria)
  • 2007: Doris Lessing (Reino Unido)
  • 2009: Herta Müller (Rumanía-Alemania)
  • 2012: [se falla el último premio hasta el momento de publicar esta entrada]

Por cierto, como último apunte, aquí os dejamos también los nombres de las cinco mujeres que actualmente ocupan uno de los 18 sillones de la Academia Sueca (de ellas, sólo Kristina y Katarina forman parte de la Comisión Nobel, junto a otros tres académicos ya citados):

  • Sillón № 1: Lotta Lotass, nacida en 1964 (elegida en 2009)
  • Sillón № 13: Gunnel Vallquist, nacida en 1918 (elegida en 1982)
  • Sillón № 14: Kristina Lugn, nacida en 1948 (elegida en 2006)
  • Sillón № 15: Kerstin Ekman, nacida en 1933 (elegida en 1978)
  • Sillón № 18: Katarina Frostenson, nacida en 1953 (elegida en 1992)

Fuentes consultadas:

Etiquetado , , , , , ,

Cuatro mujeres premiadas en la Semana Negra

Fallados los premios de la Semana Negra 2012 esta misma mañana, nos complace anunciar que 2 de las 3 finalistas-mujeres que optaban a premio se alzaron con él. Ha sido el caso de Cristina Fallarás, Premio Hammet a la mejor novela negra en español por su novela Las niñas perdidas, y Sanjuana Martínez, Premio Rodolfo Walsh a la mejor obra de no ficción en español por su obra La frontera del narco, ex aequo junto a Guillermo Saccomanno por Un maestro.

También encontramos representación femenina en el pódium del Premio del XXV Concurso Internacional de Relatos Policíacos, encabezado por Lola Sanabria y su relato Lucía, seguida por Claudio Cerdán por La ley del narco y, en tercer lugar, otra mujer, Carmen Rendón, con Tensión superficial.

Los otros galardonados en los distintos premios han sido Enrique Ferrari, Emilio Bueso e Ignacio Martínez de Pisón (más información en la página web del evento).

Desde aquí, nuestra enhorabuena a los ganadores y nuestras felicitaciones y agradecimiento a Cristina Fallarás, Sanjuana Martínez, Lola Sanabria y Carmen Rendón por haber logrado acercarnos al pleno femenino, dentro de los posibles, que nos hubiera gustado.

¡Nos seguimos, maleducad@s!

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Mujeres en la Semana Negra

Ana María Matute ha sido aplaudida durante más de cinco minutos tras su intervención en el 25ª aniversario de la Semana Negra de Gijón. Aunque yo lo he oído en El Ojo Crítico (del minuto 31 al 34, aproximadamente), de momento, por escrito solo lo recoge La Razón. La escritora forma parte del 12% de invitadas-mujeres frente al abrumador 88% de invitados-varones, un porcentaje similar al de premios literarios (12% van a parar a manos de mujeres y 88% a hombres, según nuestros cálculos), y que vuelven a señalar una vez más, desafortunadamente, a la razón de ser de nuestro proyecto maleducado. En esa dirección apunta también el número contrastado de hombres y mujeres finalistas de los premios que se fallan a lo largo de esta Semana Negra, 3 mujeres por 17 varones (superior a la media, eso sí; la representación femenina alcanza el 15% contra el 85% de finalistas masculinos). Que alguna o algún detective fugad@ me lo explique, que no acabo de entender el caso. Pero, aun siendo pocas, no queremos que pasen desapercibidas, y hoy os traemos a nuestro blog a las 3 finalistas de los premios más negros: Cristina Fallarás, Iris García Cuevas y Sanjuana Martínez.

  • Cristina Fallarás opta al Premio Hammet, de mejor novela negra publicada en español en el último año, por Las niñas perdidas (Roca).

Cristina nació en Zaragoza en 1968 (o eso dice la Wikipedia) y, además de escritora, es periodista, y ha trabajado para distintos medios. Las niñas perdidas, la novela por la que es candidata al Hammet, está protagonizada por la detective Victoria González, que se mueve en la ciudad de Barcelona, más allá de su fachada turística para adentrarse en los ambientes más marginales de la capital catalana, donde investigará la desaparición de dos hermanas de 6 y 8 años, una de las cuales aparece brutalmente asesinada…

  • Iris García Cuevas es finalista al Premio Silverio Cañada, de mejor novela policíaca en español, con 36 toneladas (Ediciones B).

Como todavía no hay artículo sobre Iris García Cuevas en la Wikipedia (¿a qué estáis esperando, redactoras y redactores del espectro del conocimiento mundial?), esta vez me remito a un blog, Círculo de poesía, para señalar que nació en Acapulco (México) en 1977, y es, además de narradora, dramaturga y periodista cultural. Ella misma apunta en su perfil de Twitter que escribe “para entender el mundo”, razón que tal vez la llevó a escribir 36 toneladas, novela por la que opta al Silverio Cañada. “¿Qué pendejada es esta de despertar sin memoria?”, se pregunta un hombre en un hospital. Y eso no será lo peor: lo peor será comprender que tu cabeza tiene un precio y que debes descubrir quién eres para descubrir porqué y así intentar seguir teniéndola sobre los hombros.

  • Sanjuana Martínez es candidata al Premio Walsh, de literatura de no ficción o ensayo, por La frontera del narco (Temas de hoy).

¿Y qué decir de Sanjuana Martínez, nacida en Monterrey (México) en 1963 y que, al ejercer su profesión como periodista, se ha visto en numerosas ocasiones amenazada, acosada y perseguida (me remito de nuevo a la Wikipedia)? Sin ir más lejos, al comienzo de esta Semana Negra estuvo retenida en una cárcel mexicana por razones bastante poco claras relacionadas, según fuentes oficiales, con la custodia de sus hijos (aunque, casualmente, en su web se hacía referencia a una denuncia anterior de la periodista contra la juez que lleva el caso, lo que ocasionaría conflicto de intereses). Las 17 invitadas y los 128 invitados al evento de Gijón apoyaron la petición de inmediata puesta en libertad de la reportera nada más conocer la noticia. La frontera del narco, obra por la que Sanjuana Martínez opta al Premio Walsh, describe el mapa del horror que desangra México (debido a la violencia generada por el “negocio” de la droga y a la “guerra” del gobierno en su contra) sin tapujos ni medias tintas. ¿Es posible frenar la hemorragia? La jornada, medio para el que la periodista trabaja, se hizo eco de la publicación del libro, y distintos blogs, como Hojeando libros, lo comentan detalladamente.

Nuestro deseo ahora es que, si las obras tienen suficiente calidad para ello, alcancen el premio al que optan y rompan las estadísticas al alzarse las mujeres con 3 de los 5 premios en lid (dado que para el premio Celsius, de ciencia-ficción, y el Espartaco, de novela histórica, no aparecen finalistas femeninas). El viernes 13 de julio, a las 11 horas, en el Hotel Don Manuel, saldremos de dudas.

¡Nos seguimos, maleducad@s!

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Me llamo Cándida, y he visto el cielo y el infierno

No es la primera vez que hablamos de los premios literarios por lo que tiene de paradójico que hoy en día de cada 100 premios 83 vayan a parar a hombres y 17 a mujeres. Con las estadísticas demoledoras en contra de las mujeres, hay quien ha decidido recurrir a la estrategia de crear premios literarios vedados al varón: sólo para mujeres.

¿La discriminación positiva es algo bueno o malo? Todavía no lo sé. Si el día aparece nublado, es lo peor que a alguien se le haya ocurrido jamás, pero si sale un rayo de sol, la cosa cambia y me parece lo más inteligente que se haya ideado para visibilizar la presencia de la mujer en diferentes ámbitos (puest@s a ser puntillos@s, este mismo blog claudica a la discriminación positiva).

En el caso que nos ocupa, la discriminación positiva atañe, como se ha dicho, al ámbito de los premios literarios, tan escorados hacia los varones que alguien tuvo la ocurrencia, no sé si feliz o infeliz, de crear algunos específicos para escritoras. Ahí tenemos el Premio Orange, que sólo admite a concurso obras en inglés escritas por mujeres, y cuya última edición se falló hace menos de una semana. La ganadora fue Madeline Miller. Pero no hace falta ir tan lejos para encontrar ejemplos de discriminación positiva en premios literarios: el Premi Literari Delta de narrativa escrita per Dones, por ejemplo, organizado de forma itinerante por municipios de la comarca del Baix Llobregat de Cataluña, y la VI y última edición (Esplugues de Llobregat, 2011-2012), la ha ganado Ció Lerma i Ballo con Qui t’havia dit que l’aigua del mar era dolça? (pinchando aquí podéis leer una entrevista con la autora).

Toda esta reflexión viene a colación por la publicación, hace justo un mes, de la obra finalista de la V edición del premio, Cándida, escrita por Isabel Lizarraga, una obra que no os podéis perder porque mezcla el rigor de la recreación histórica con la ficción literaria para narrar el inicio del movimiento feminista en España.

«Me llamo Cándida, Cándida Sanz Pedriza, y he visto el cielo y el infierno. He visto a una joven que creía en el mundo, que creía en su fuerza y que quería luchar, y ahora es un cuerpo estragado»

Según nos cuentan desde la editorial Buscarini, encargada de editarla, “la novela arranca el domingo 15 de septiembre de 1918, cuando la protagonista (Cándida Sanz Pedriza, de San Millán de la Cogolla y maestra de escuela en Logroño) toma un tren que le transportará a Madrid y, de la mano de la autora, llevará a los lectores a realizar un viaje en el tiempo hasta el inicio del movimiento feminista en la España de principios del siglo XX. Cándida conocerá en Madrid a mujeres tan importantes y apasionadas como su paisana, la escritora María de la O Lejárraga, Colombine, Clara Campoamor, la marquesa del Ter, Celsia Regis y Magda Donato; participará en el nacimiento de las primeras asociaciones de mujeres de España y en las entretelas del VIII Congreso de la Alianza Internacional para el Sufragio de la Mujer; mientras vive una historia de amor imposible. La obra Cándida acerca al lector a la lucha de las pioneras en defender los derechos de la mujer en España.”

¿Os está apeteciendo leerla tanto como a nosotras?

La escritora Isabel Lizarraga presenta su libro (Imagen cortesía de Editorial Buscarini)

 

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Escritoras al asalto de los premios literarios

En este mismo y maleducado blog nos venimos haciendo eco de las últimas galardonadas en algunos premios literarios, y si lo destacamos es porque, como siempre insistimos, los porcentajes de premiad@s le dan la espalda a nuestras congéneres. Sí es verdad que en los últimos años ha aumentado la presencia femenina en los listados (por ejemplo, los últimos premios Ánxel Fole recayeron en manos de tres mujeres), pero lamentablemente este aumento es mínimo e insignificante. Por si dar noticia de ello no bastara, nos hemos planteado la necesidad de resaltar esta situación desigual a través de una guía bibliográfica que, al tiempo que la denuncia, os acerque a las últimas galardonadas en algunos de los premios literarios más conocidos del panorama galaico, español e internacional, y que ahora por fin (después de algunos problemas técnicos) ponemos en vuestras manos virtuales.

Como bien sabéis (y si no lo sabíais, ahora os informamos), es costumbre maleducada publicar una guía bibliográfica mensual, y la principesca guía de febrero (no sabemos si porque era un febrero bisiesto o por alguna broma del Dios Momo) nos salió rana, y tuvimos que rehacerla prácticamente de cero, mas he aquí que, como dirían los de El Jueves, cuya revista sale los miércoles, es toda vuestra la guía bibliográfica de febrero, ¡que sale en marzo! Que el martes y 13 con toda su supersticiosa carga nos ayude a darle difusión para que al fin las barreras de los premios literarios caigan bajo el empuje de todas las grandes mujeres escritoras, poetas y dramaturgas.

¡Que tiemble el mundillo de los premios literarios! ¡Las mujeres llegan para quedarse (faltaría más)!

(Pinchad en el enlace siguiente para descargar la guía)

Guía bibliográfica: Premios literarios: escritoras al asalto del bastión masculino

Etiquetado , , ,

Nos sacudimos la pereza para felicitar a Imma Monsó

Mi camarada, la bibliotecaria maleducada, me acaba de dar un toque escandalizada por mi dejadez para recordarme mi voluntario compromiso con vosotr@s, mis querid@s y maleducad@s lector@s. Y es verdad que hace días que no conversamos plácidamente sobre las escritoras, que no desmenuzamos ningún tema, que no proponemos ninguna actividad. Lo que no es verdad es que haya estado parada, pero me he embutido del cálido cobertor de la lectura y me he dejado llevar por aquellos otros mundos tan parecidos a este sin acordarme por ello de sacar la cabeza y dejarme ver a través de esta ventana. Sublime gozo al multiplicarlo: de un lado Safo, del otro P.D. James, más allá Julia Navarro, y un poquito más acá Úrsula K. Le Guin. A pesar de todo, sigo atenta a la actualidad literaria para acercaros aquellas noticias que nos interesan. Y nos interesa destacar que el Premio de las letras catalanas Ramón Llull 2012 (el mejor dotado de Cataluña) ha recaído sobre una escritora, Imma Monsó por su novela La dona veloç.

Imma Monsó (Lleida, 1959), además de ser escritora, estudió filología y actualmente colabora con La Vanguardia.

Como siempre nos gusta hacer notar, se trata de la 31ª edición del premio (se concede desde 1981) y es la 8ª vez que recae sobre una mujer.


[Más sobre Imma Monsó en:

Associació d’escriptors en llengua catalana]

Etiquetado , , , , , , ,