Archivo de la categoría: Club de lectura

Club 100%: Desartellando Mundoespello

[artigo publicado orixinalmente o 13 de febrero de 2013 no blog en galego 100% Maleducadas, actualmente inactivo. Pica aquí se desexas consultalo completo]


Na nosa segunda entrega do club de lectura en galego (o primeiro que pasou por aquí foi O segredo da pedra figueira, de María Xosé Queizán) seguimos con fantasía, só que desta vez dunha autora de alén das nosas fronteiras: a escritora alemá Cornelia Funke, traducida á nosa lingua pola tamén muller Chus Bello, con quen por certo mantivemos unha maleducada conversa falando do seu traballo como tradutora.

O libro a debatir é o primeiro dunha saga, Reckless. Carne de pedra. Conta Cornelia que cando Will Reckless segue ao seu irmán Jacob  ao mundo tras o espello, habitado por seres máxicos, cae baixo a maldición da carne de pedra, e sobre esta historia que principia de xeito tan suxestivo non podemos deixar de imaxinar.

Coma saberedes quen sigades o club de lectura paralelo que facemos con libros en castelán, o esquema a seguir é un pouco libre; non pretendemos xulgar a lectura senón facernos preguntas deixándonos levar polo vento da escrita dun lado a outro como abellas pousándose de flor en flor: a nosa mel é a reflexión. Nesta ocasión, a nosa atención foise centrando en distintas áreas temáticas da novela, por así dicir, principalmente nas que nos levaban a outras historias como unha arañeira metaliteraria ou metaficticia, pois non só de libros falaremos senón tamén de fábulas e de cinema. Poderemos aguilloar, cal abellas, a vosa teimuda curiosidade? Acompañádenos nesta viaxe a través do espello e cruzade connosco ao outro lado, onde os contos se converten perigosamente en realidade, a través dun sexteto interrogante.

1. Espellos: por que nos fascinan?

Jacob ten un espello, mais non é un espello calquera: é a porta ao universo máxico dos contos. Quen pense que os espellos ou calquera das súas variantes (refírome a calquera superficie con propiedades reflectantes) son obxectos anódinos, que o volva a pensar despois de ler a nosa historia:

  • Narciso vólvese tolo tras namorarse do seu reflexo nunha lagoa.
  • Harry Potter atopa o Espello de Oxesed que provoca unha forte atracción en quen o mira.
  • A bruxa de Brancaneves escoita do espello que a rapaza é máis belida ca ela, e decide matala.
  • Os vampiros evítanos pois eles revelan a súa condición (non poden reflectirse neles)
  • As Charmed (traducible por Embruxadas), protagonistas dunha serie de televisión, son meigas boas que poden facer uso de espellos para conectar coa versión escura delas mesmas, como pode verse por exemplo no último capítulo (e dobre) da sexta tempada.
  • Noutra coñecida serie televisiva, Lost (Perdidos) non falta o seu respectivo espello; nesta ocasión trátase dunha estación submariña da misteriosa Iniciativa Dharma bautizada The Mirror (literalmente, O Espello).
  • Segundo a lenda urbana da Verónica (en España) ou Bloody Mary (mundo anglosaxón), o espírito do mesmo nome matará a quen a invoque diante dun espello.
  • Conta o mito grego de Perseo que este heroe venceu á mortífera gorgona Medusa grazas á axuda dun espello improvisado.
  • Algunhas versións do tradicional conto de fadas europeo A bela e a besta mencionan un espello máxico que podería empregarse para ver o que ocorría máis alá das fronteiras do castelo que o gardaba, incluída a versión cinematográfica de Disney. Quizais niso se inspirou Google para montar a súa megaestrutura de cámaras de vídeo do Google Street View
  • Falando de cámaras, na película O show de Truman, protagonizada por un xenial (incrible!) Jim Carrey, estas gravan todas as parvadas que este protagoniza para si mesmo (e os millóns de espectadores do show que ignoraba protagonizar) diante do espello do baño.
  • En Alicia do outro lado do espello Lewis Carroll mergúllanos novamente nun mundo fantástico, mais a porta resulta ser un espello (como no noso libro de lectura) e non o tobo de Alicia no país das marabillas.
  • Tamén Michael Ende, autor de títulos inesquecibles como Momo ou A historia interminable, sente fascinación polos espellos, e unha das súas obras levará por nome Der Spiegel im Spiegel (O espello no espello).

Poderás volver mirarte no espello sen sentir un arreguizo? Por certo, sabías que as persoas que teñen fobia aos espellos padecen eisoptrofobia ou catoptrofobia? Es ti unha delas?

Máis sobre espellos

2. Carne de pedra: existen maldicións ou seres similares?

Pensando na carne de pedra que vai tomando pouco a pouco o corpo de Will, veume á mente a expresión “ter corazón de pedra”, que se emprega para referirse a persoas que non teñen ou non manifestan sentimentos e compaixón cara aos seus e ás súas semellantes. Con seres coa carne de pedra, refírese tamén Cornelia Funke a que o mesmo corazón se lles petrifica? Carecen de alma e mesmo de vontade? Pasan así ante a miña memoria o Golem das lendas xudeoxermánicas, aMedusa (que mencionei co asunto dos espellos) que petrificaba ás persoas co poder dos seus ollos, aos larpeiros comellóns de rocha de Fantasía (que cohabitan o mundo creado por Ende cos Xigantes de Coiraza controlados, como se fosen Golems, pola feiticeira Xallide), os xigantes de pedra que albisca Bilbo Bulseiro na súa aventura pola Terra media (relatada na noveliña O hobbit, de J.R. Tolkien) ou mesmo, xa nun plano xeográficamente real, nos misteriosos Moái, guerreiros pétreos e colosais da Illa de Pascua. Inspiraríase Cornelia Funke nalgúns destes exemplos para crear a eses fascinantes seres de pétrea pel, que se multiplican ao parecer coma unha praga, coma unha enfermidade contaxiosa, que avanza cal lepra polo corpo dos afectados?

Ficción e realidade de xigantes pétreos 

3. Expresión: “ter corazón de pedra”: que significa?

A carne de pedra, da que xa falamos, tróuxome ao maxín a preciosa e terrible expresión “ter corazón de pedra”. Pero, exactamente, que significa? Intentando afondar nese asunto, atopei algunhas ligazóns curiosas, como a que enlaza co Wikicristiano (¿?). Ao parecer, o significado da metafórica expresión aparece na mesma Biblia:

Un “Corazón de piedra” describe un estado de insensibilidad espiritual y de indiferencia moral (Ez. 11:19). 

Algo máis que unha aprende, señor@s…

A expresión como metáfora

4. Irmáns Grimm: quen foron en realidade?

Dúbidas fóra: este libro escríbese en homenaxe a dúas persoas: os irmáns Jakob e Wilhem Grimm, que escribirán unha das máis famosas recompilacións de contos tradicionais europeos (ao cabo, non son os protagonistas certos Jacob e Will, irmáns?). Sobre isto, hai tanto escrito que sobra o que maleducadamente poidamos aportar, e máis nos últimos meses nos que se veñen conmemorando os200 anos da publicación da primeira e hogano coñecida recompilación de contos dos irmáns alemáns.

Todo o mundo fala dos 200 anos de contos

5. Animais humanizados: canto hai de animal nun ser humano?

Gústanos a raposa, polo menos a min (isto é, Dúas Lúas), e coido que a Bibliotecaria Maleducada está de acordo comigo. É unha personaxe cambiante que se move e metamorfosea entre a súa forma e personalidades humana e animal. Algo teñen os animais humanizados que nos engaiolan cando somos cativos (para mostra, a sona dos contos da maleducada Beatrix Potter)… e de adultos aínda teñen o seu aquel se quen escribe consegue dotalos de certa complexidade.

Un par de apuntamentos sobre animais moi humanos…

e 6. Contos infantís: aptos para nen@s?

Mais hai algo escuro no Mundoespello que percorremos tras os pasos dos nosos protagonistas, Jakob e Will; algo que se agocha nas sombras. Non: non todos os contos infantís foron considerados aptos para nen@s (xa o adiantamos en ligazóns anteriores), ou, se o foron, alguén esqueceu escribir nas últimas liñas: “E foron felices para sempre xamais”.

Mais vós si, caros lector@s, vos sede felices. Felices e maleducados, abofé! E agora déixovos: chámame certo espello…

Falando sobre contos para pasalo de medo

Anuncios
Etiquetado , , ,

Club 100%: 2ª lectura: Reckless. Carne de pedra

[artigo publicado orixinalmente o 11 de decembro de 2012 no blog en galego 100% Maleducadas, actualmente inactivo. Pica aquí se desexas consultalo completo]

Tras un campionato longo e esforzado de literatura de aventuras e fantasía en galego, non abandondamos de momento a nao desta temática porque chega unha vez máis o noso club 100%, de lectura 100% maleducada e na lingua deste país de brumas, con máis brumas se cadra neste mes de decembro, propicio para quedar na casa, sentar no sofá cunha mantiña, e darse á lectura. Aproveitando tan idóneas condicións, convocámosvos á segunda lectura, Reckless. Carne de pedra, de Cornelia Funke, como xa dixemos na mesma liña de aventuras e fantasía que as que participaron no campionato porque a boa fortuna quixo que mantivesemos unha maleducada conversa con María Xesús Bello, a tradutora do libro. O debate ou actividade sobre a lectura publicarase dentro de aproximadamente un mes. Aquí mesmo podedes ler os datos da obra elixida, extraídos directamente da ficha da editorial:

FUNKE, Cornelia. Reckless. Carne de pedra / trad. María Xesús Bello Rivas. Vigo: Xerais, 2010.  Premio Fervenzas Literarias ao Mellor libro Xuvenil/Infantil traducido ao galego, 2010

Jacob Reckless cometeu un erro: despois de moitos anos de precaución, seu irmán Will cruzou o espello e foi tras el… a un mundo no que os contos máis tenebrosos se volven realidade e no que a maldición dunha fada sementa carne de pedra. Ese mundo foi fuxida e fogar para Jacob durante moitos anos e nel andou por fragas e outeiros na busca de obxetos máxicos para reis e emperadores.Pero cando a pel de Will se transformaen xade, Jacob marcha na procura dunha única cousa: a menciña que salve a seu irmán.
Etiquetado , , , ,

“En cuarentena” y el deshielo de la poesía

Por vez primera en la historia de Maleducadas, traigo a la palestra de nuestro club de lectura un libro de poesía, en lo que me embarco con ciertas reticencias no por no ser amiga de poetas y gente de mal vivir, sino porque, como lectora del género, lo considero muy personal, un cara a cara crudo con el texto, sin la distancia calculadora que puede aportar el enigma en una clásica novela negra o la temporal y saludable desconexión que aporta una buena novela de fantasía. Pero hay cosas que desgranar en el poemario que traigo ahora a la palestra, cosas que no quiero dejar pasar por alto porque me pregunto si las apreciaréis si un día tenéis el libro en vuestras manos; en concreto, siete claves que considero fundamentales acerca de esta fascinante obra literaria que aparece bajo el título En cuarentena.

Cubierta de "En cuarentena"

Cubierta de “En cuarentena”

1-AUTORA Y OBRAS. La autora de En cuarentena es Siracusa Bravo Guerrero (Sevilla, 1983), que tiene otros trabajos en el mercado como Indigestión (2009) o De cómo Peter Pan me quitó demasiado (2011). No estamos, por tanto, ante una novata.

Siracusa Bravo Guerrero. Foto de Vanessa Blanco Jiménez [Fuente: blog de la autora]

En su perfil de twitter se describe como “bióloga en potencia, poeta, perfopoeta y antipoeta, pero ante y sobre todo: creadora”, que engloba al conjunto de las anteriores. Seguro que la buena gente maleducada entiende a qué se refiere al referirse a sí misma como bióloga, poeta y creadora, pero, ¿sabríais explicar qué son la perfopoesía o la antopoesía?

2-PERFOPOESÍA Y ANTIPOESÍA. La perfopoesía, de la reconozco mi previa ignorancia al respecto, es, básicamente, ampliar el mensaje del poema gracias a las artes escénicas como la música o la interpretación… o el dibujo, como en el poemario presente.

¿Conocen ustedes la Perfopoesia? Cuando un poeta necesita que aquello que escribe, en el momento que es llevado a escena para ser representado, se le dé más vida, se produce una simbiosis entre la poesía escrita y podríamos decir los atrezos, de los cuales se acompañan.

Por esta razón sin temor a equivocarnos acuñamos la idea de que lo que se conoce hoy como Perfopoesia, no es ni más ni menos que: una manera de hacer que un poema se enriquezca y se llene de más significado si cabe, que el que le ha dado su autor. Hay ocasiones que un poema además de ser bien recitado necesita que se le de mas vida. Esto se puede lograr acompañándolo de: música, vídeo, interpretación, etc., y ahí es donde surge lo que se está conociendo como “Perfopoesia”, es decir, que este nuevo estilo que surge lo que está logrando es que se ame mas la poesía.

Algunos quizás piensen, ¿pero esto es necesario, con lo que esta cayendo?, todos los movimientos que surgen en torno a la Literatura siempre son necesarios, y ¿saben por qué?, porque la literatura da consuelo, da esperanza, nos pone los pies en la tierra, y lo bueno de todo es que además es gratis, si gratis, porque si nuestros medios económicos para adquirir libros, (ya que no son baratos en nuestro país), no nos permiten hacerlo con la frecuencia que quisiéramos, podemos disponer de ellos en las bibliotecas públicas, que se van surtiendo de una manera regular con las nuevas publicaciones que surgen.

Le animo a que investiguen en este nuevo concepto literario, de cual ya se ha desarrollado algunos festivales, parece que a la persona que se atribuye la acuñación del término es a un poeta y provocador artístico que se llama, Antonio García Villarán más conocido como: El cangrejo pistolero. Les dejo con este video del último festival de Perfopoesia que se celebro en Sevilla en Octubre pasado versionando El niño Yuntero de Miguel Hernández, y les animo que sigan de cerca este nuevo estilo poético.

[Fuente: Canal de Cultura Contemporánea de las Universidades Públicas de Andalucía]

Ejemplo de perfopoesía es la propia presentación de En cuarentena que tenemos en youtube, a la que acompañan, en el canal de la editora, una serie de poemas del libro recitados. Ahora que conozco el concepto, lo he asociado con iniciativas de Galicia como Poetas da Hostia o el tándem poético Aldao-Lado.

La antipoesía, por su parte, nace de la mano del poeta chileno Nicanor Parra, que reniega en un momento dado de la poesía tradicional y busca expresarse con un lenguaje directo y coloquial, huyendo de complicadas figuras retóricas y sin ceñirse a las estrictas reglas de la métrica clásica. Yo encuadraría dentro de la antipoesía, verbigracia, el siguiente verso:

Y dar un vuelta y que todo siga igual, menos tú.

Siracusa Bravo Guerrero, “En cuarentena”

3-EDICIÓN Y SORPRESAS. Con En cuarentena se estrena en la colección de textos ilustrados Clemátide, de la editorial andaluza Maclein y Parker. Y sí, estamos ante un texto ilustrado. De hecho, el libro, tanto por su formato como por las pequeñas sorpresas que alberga, entra dentro de la categoría de “libros objeto”, por lo que su continente, además del contenido, es un tesoro en sí mismo. Es una tendencia que ahora mismo muchas editoriales están explorando, sobre todo en el ámbito poético (ahí está Apiario en Galicia; y pienso, por ejemplo, en su Auga a través, de Dores Tembrás), y juegan a entretejer el texto puro con solapas, grandes espacios en blanco, páginas en negro e ilustraciones, que en este caso corren por cargo de la propia Siracusa. Es una edición muy cuidada, preciosista, protegida por una camisa de cartulina que, anticipándose a la tentación de dejar el libro en la estantería como un bello adorno, nos pide en su contraportada que lo leamos, lo manoseemos y, llegado el caso, lo abandonemos en manos de una nueva lectora (o lector), y nos descubre en su interior una repetitiva letanía que enlaza con el mensaje que lanza Bravo Guerrero: “Sé que no lo soñé”, evocador fragmento de una canción de Joaquín Sabina que podemos ver en el siguiente vídeo.

4.SIMILITUDES Y FILATELIA. Tanto en ese estilo que podríamos denominar poesía visual como en el poco habitual formato apaisado que lo envuelve, me recordó al cuidado volumen Remontar o río, un poemario de edición limitada y autoría de Helena Villar Janeiro cuyas páginas se despliegan, al abrirlo, en abanico, como metáfora del viaje por el propio río al que se hace referencia, el Danubio. A todas esas sorpresas he de añadir que, como filatélica, me hizo sonreír encontrar un guiño a susodicho tipo de coleccionismo entre las páginas. (Para no arruinar la sorpresa, explico con texto en blanco de qué se trata). El guiño es encontrar dentro de un pequeño plástico un sello de curso legal emitido en julio de 2015 y que forma parte de la serie valores cívicos. ¿El valor destacado? No podía ser otro que la creatividad.

5-COMPLICIDAD E INTERACCIÓN. Llama la atención también que se busca continuamente la complicidad de la lectora o lector a través de pequeños detalles, como un sobre vacío al final del libro en el que está escrito un apartado de correos bajo el nombre de la autora, promoviendo la interacción de la lectora o lector con ella.

"Ahora te toca a ti..."

Invitación en toda regla: “Ahora te toca a ti…”

6-MENCIONES Y RETROALIMENTACIÓN. Al hilo de esa intereacción, son curiosas también las continuas menciones -con citas- a otros autores -músicos, escritores y poetas*- (en masculino; lástima, nos hubiera gustado saber las referencias femeninas de la autora), como espejo de la constante retroalimentación del arte poético.

7-TEMAS Y FORMAS. Finalmente, el poemario, pese a tratar los temas habituales en la poesía lírica e intimista (las emociones, la soledad, el amor, el miedo, la libertad…) y de un modo habitual, en este caso, empleando la primera persona del femenino (la propia autora), se vale para transmitirlos de la libertad de la poesía contemporánea, de vanguardia, sin ataduras.

No intentes rescatarme,

a menos que vayas a quedarte conmigo

y con el dragón que habita en mí.

Siracusa Bravo Guerrero, “En cuarentena”

Contiene lo que la autora consideró necesario para expresarse en cada momento: poemas compuestos por un único verso, a imitación de la actividad urbana de “Acción poética”, como poesía de guerrilla, lo que permite remarcar el mensaje; párrafos de prosa poética desnuda; estrofas de rima libérrima, con acuse de ritmo y cierto eco que no llegaría a denominar ni siquiera rima asonante; poemas que no se entenderían igual sin las ilustraciones que los acompañan. Esbozos de caligramas. Antipoemas. En sus cuatro grandes partes diferenciadas encontramos más de medio centenar de poemas a veces fechados, a veces titulados, a veces nada. Y siempre el frío, el blanco, el invierno, detrás de todo. Poemas heridos por el hielo que reposan, en cuarentena, esperando que el calor los despierte.

Si quieres saber más:


*Como maniática que soy, he tomado nota de todos los nombres, en orden de aparición (y espero no haberme saltado a nadie): Paul Valéry, Augusto Monterroso, Joaquín Sabina, Antonio Cubelos Marqués, Mario Barranco, Jesús Donaire Segura, José Luis Sampedro, Alejandro Diaz Castaño, Carlos Ann, Benjamín Prado, José Ángel Valente, Antoine de Saint-Exupéry.

Etiquetado , , , , , , , ,

Club 100%: lectura 100% maleducada

[artigo publicado orixinalmente o 18 de maio de 2012 no blog en galego 100% Maleducadas, actualmente inactivo. Pica aquí se desexas consultalo completo]


Un día despois da “inauguración” [de 100% Maleducadas] é momento de vos propoñer unha primeira lectura maleducada en galego. Que vos gustaría ler? A nosa idea é comezar devagar, cun certo aquel de morriña dos libros escritos por mulleres que lemos na nosa nenez e aínda non esquecemos, e como un xeito de ir quentando motores e prepararnos para próximas lecturas “adultas” (rínchanme os dentes pola expresión, pero que lle imos facer: non se me ocorreu outra). Pregúntome que vos parecerán as nosas suxestións e se as (re)coñecedes. Botades en falta algunha?

A nena de ouro, Úrsula Heinze
A vaca titiriteira, Concha Blanco
Contos para a escola, Concha Blanco
O misterio dos fillos de Lúa, Fina Casalderrey
O segredo da pedra figueira, María Xosé Queizán

Etiquetado , ,

QUIÉN LEE A VIRGINIA WOOLF: EL DEBATE DE UNA HABITACIÓN PROPIA

El título del post parafrasea el título de una pieza teatral de 1962, ¿Quién teme a Virginia Woolf? (que no tiene demasiado que ver con nuestra autora). No sé quién leía a Virginia Woolf en 1929, el año en que se publicó Una habitación propia, aunque no cabe duda de que causó cierto revuelo en las estudiadas élites británicas trascendiendo fronteras (prueba de ello es, por ejemplo, la atención que le presta en España Revista de Occidente). Lo que sí tengo claro es que en 2014 su relevancia como mito del feminismo, quizás incluso por encima de su talla literaria, sigue vigente. Tal vez precisamente porque su obra sigue originando debate en torno a ella.

virginia-woolf

Una habitación propia suscita reacciones encontradas en quien lo lee. Decididamente, yo no tengo más opción que recomendároslo aunque no sea más que por el hecho de poner el dedo sobre la llaga que supuso en su momento histórico que se intentase poner de manifiesto que la literatura escrita por mujeres, por el mero hecho de serlo, no debería ser inferior a la escrita por varones, desmontando los prejuicios que sobre ella existían y que, desafortunadamente, todavía hoy, 85 años después, subyacen en el subconsciente colectivo y que podemos ver reflejada en la pregunta que nunca falta en entrevistas leídas a escritoras: ¿existe la literatura femenina? Como lo bautizamos desde Maleducadas, #elgrandebate.

Como siempre, no voy a tratar de buscar respuesta a los interrogantes y reflexiones que la lectura me ha sugerido, sino que más bien intentaré compartirlos para que seáis vosotras y vosotros quienes los podáis contrastar con vuestras propias impresiones si habéis leído o llegáis a leer esta pequeña joya de la literata inglesa. No obstante, antes de abordar mi decálogo de puntos a tener en cuenta, debo advertir que la obra analizada es un ensayo, no una obra científica, siendo por tanto rebatible de principio a fin tanto la obra en cuestión como los “peces” (metáfora woolfiana por “ideas”) que podamos poner en la mesa de nuestro conocimiento a partir de ella. Es cuestionable y subjetiva. Y la autora ya lo avisa: se trata de una opinión, “su” opinión. Pero una opinión, al fin y al cabo, basada en su experiencia como mujer con inquietudes intelectuales y literarias en la Inglaterra de entreguerras, y como tal la habremos de valorar.

1. Mary Beton, la voz narradora

Me resultó curioso el recurso de la creación del personaje narrador, mujer bautizada como Mary Beton (o Mary Seton, o Mary Carmichael, a gusto del consumidor o consumidora), en un intento por alejarse de la concreción y acercarse a una universalización de la posición de cualquier mujer ante la literatura, aunque sospechosamente Mary Beton guarda innumerables similitudes con Virginia Woolf, como su nacionalidad y estatus social. En ese sentido, recordé la breve Carta a Eduarda de Rosalía de Castro, donde, en forma de epístola atribuída a una tal Nicanora, critica los prejuicios sociales que deben hacer frente las mujeres escritoras en 1865, mucho antes de que lo haga Virginia Woolf.

2. Quinientas libras al año y un cuarto propio

El principal argumento defendido en el ensayo es que, para que cualquiera pueda dedicarse a la escritura y, muy especialmente, las mujeres, son casi imprescindibles dos factores: independencia económica y un espacio personal (ejemplarizados en esas quinientas libras y ese cuarto o habitación propia). Si el razonamiento es apropiado o no, no podría asegurarlo, porque me da la impresión que se plantea casi como un paradigma o evidencia a priori, surgida de la observación y la experiencia, que será el detonante de la reflexión plasmada en el ensayo y no su culmen, al menos desde mi punto de vista. Es una hipótesis que a ojos vista parece lógica e irrefutable, pero siempre ha habido casos en los que la lógica no ha imperado. De todas formas, a falta de pruebas en contra, debo estar de acuerdo con lo que se me antoja una certeza.

3. Espacios vedados a las mujeres de ayer y hoy

La idea del cuarto propio se va formando (según se cuenta) mientras Mary Beton visita el recinto de Oxbridge, construcción mental que combina los nombres de Oxford y Cambridge para dar como resultado un paradigma de la formación universitaria exclusiva para varones en la época de Virginia Woolf. No sólo la formación les estaba vedada a las de nuestro sexo, sino también el acceso a ciertos lugares como el evocador jardín o la histórica biblioteca, mientras que a otros (como el comedor) sólo podían acceder con autorización previa. Qué lejanos esos tiempos donde muchos espacios estaban vedados a las mujeres, ¿no creéis? Tal vez no tanto, pues cabe recordar que sólo hace pocos años muchos casinos y ateneos, espacios de debate intelectual, como el Café Casino de Santiago de Compostela, prohibían la entrada a mujeres. Por cierto, si alguien localiza una referencia en la web que lo atestigüe puede dejarla en los comentarios, porque a mí personalmente no me ha sido posible encontrarla.

Lo que sí he encontrado han sido listados de lugares que nos están prohibidos a quienes tenemos útero, muchos de ellos “sagrados” y vetados a las féminas por motivos supuestamente religiosos, comenzando por el Monte Omine (Japón) o el Athos (Grecia), el Museo Te Papa (Nueva Zelanda), el templo de Haji Ali Dargah (India), la playa de Mlimadji (islas Comores), estadios de fútbol (Irán y Arabia Saudí) o espacios de ritos secretos como el del kava de los Nakulamene, de las islas Vanuatu (sí, del programa Perdidos en la Tribu también se aprende…) o el salón del cónclave papal (en el no tan lejano Vaticano), siguiendo con monasterios o escuelas sólo para hombres o sólo para mujeres (tampoco eso me acaba de convencer, sobre todo lo segundo, teniendo en cuenta que lo primero suelen ser espacios privados y de libre elección de quien los pisa). También existe segregación en el transporte público (en lugares tan dispares como México, Reino Unido, Israel o Japón). Y habría que seguir con ciertos cafés (en los enlaces que adjuntaré se menciona específicamente Grecia, pero ¿qué mujer de nuestro país no se ha sentido desubicada observada por los clientes-hombres de alguna tasca perdida?) y establecimientos hosteleros, como el hotel Conexión (Niza, Francia) donde, eso sí, no pueden entrar mujeres pero tampoco (según dicen los enlaces) hombres heterosexuales. Y luego tenemos los países donde la ley religiosa se interpreta de forma tan parcial que las mujeres no tienen permiso ni para salir a la calle, a no ser que vayan escoltadas por un hombre. Recordemos a lectoras y lectores que este último párrafo se refiere al presente y no a 1929.

En los siguientes enlaces podéis leer sobre los lugares prohibidos, total o parcialmente, a las mujeres de 2014:

4. La amenaza al patriarcado y la ira consecuente

Según el análisis de Virginia Woolf tal y como lo he entendido, divagando sobre el tema de las mujeres y la novela, acerca del que la invitaran a dar una conferencia, tropezó con numerosas obras firmadas por hombres que estudiaban a las mujeres desde diferentes ópticas y aspectos, y en demasiadas ocasiones eran catalogadas por diferentes autores-varones como incapaces o inferiores para ciertas tareas, como la elevación intelectual. Woolf, que ya achacara la escasez de escritoras respecto al alto número de escritores a la falta de dinero y de una habitación propia, se siente indignada e iracunda. La ira está presente, pero no sólo en ella, sino en la hostilidad de esos ciertos hombres ante el sexo femenino. ¿Por qué? La explicación es el sentimiento de amenaza de la situación de privilegio que el sexo masculino ha vivido a lo largo de la historia, en superioridad de condiciones frente al aplastado sexo femenino, a quien no pueden menos que considerar inferior y sentir así henchida su autoestima; amenaza que en 1929 sienten crecer ante el renovado movimiento de liberación de la mujer impulsado principalmente por el sufragismo. De ahí la proliferación de obras sobre mujeres, en un intento de reafirmación masculina del propio sexo.

Debo decir que el razonamiento tiene sentido, aunque desde la perspectiva de 2014 lo encuentro algo endeble. Realmente, ¿puede la ira y la inseguridad justificar por sí solos todo un credo de dominación masculina sobre el tan habitualmente llamado, aún hoy, “sexo débil”, que sería -ay qué risa me da- el mío? Valdría la pena reflexionar un poco más, pero la extensión de esta entrada no lo va a hacer posible. Hacedlo, pues, vosotras y vosotros por mí, querid@s maleducad@s.

5. Judith Shakespeare, enterrada pero esperada

Es muy conocida la alegoría creada por Virginia Woolf en Una habitación propia según la cual el dramaturgo inglés William Shakespeare tuvo una hermana con igual capacidad que él para la creación literaria, pero por su condición femenina acabó despreciada, maltratada y muerta en plena juventud, y enterrada en el olvido, allí “donde paran ahora los autobuses, frente al Elephant and Castle”. Pero, para Virginia Woolf, Judith Shakespeare, de forma que me pareció emocionante, no murió realmente (dado que, por otra parte, nunca existió, que se sepa), sino que vive en nosotras, las mujeres, “vive en vosotras -diría Woolf en la alocución final dirigida a una invisible audiencia femenina- en muchas otras mujeres que no están aquí esta noche porque están lavando los platos y poniendo a los niños en la cama. Pero vive; porque los grandes poetas no mueren; son presencias continuas; sólo necesitan la oportunidad de andar entre nosotros hechos carne”, en clara comparación de quien escribe con maestía con las inmortales divinidades. Entonces, como el mismo Cristo hecho hombre para liberar a la humanidad, ¿Judith viviría para liberar a las escritoras de las cadenas que las impiden realizarse como tales?

6. La olvidada historia de las mujeres

Critica también Virginia Woolf en su texto, así como la hipotética marginación de las Judiths literatas de la historia, la marginación general de la historia construída por las mujeres, con excepción obligada de reinas y otros personajes femeninos de rancio abolengo. En eso hube de darle la razón, porque a casi nadie le ha importado mucho hasta ahora la vida sencilla y sacrificada de millares de generaciones de mujeres, pero todo el mundo puede mencionar al menos alguno de los “grandes acontecimientos” históricos protagonizados mayoritariamente por nombres masculinos, con esa miríada de descubridores y navegantes, conquistadores y líderes religiosos, y hay que rascar la superficie para oír hablar de una Egeria, por ejemplo, y por debajo de ella permanecen olvidadas por el devenir del calendario las infinitas vidas de mujeres y también de hombres “corrientes” (y aquí es donde yo digo que, aunque no nos recuerde ningún libro, todos tenemos algo que nos hace especiales, que nos saca de “lo corriente”). Y ahí no creo que sea cuestión de sexo: la vida cotidiana de la clase más humilde raramente trasciende en los libros de Historia.

7. Escritoras de referencia para Virginia Woolf

Mientras esperamos el resurgir de la Judith más brillante, por el camino han ido apareciendo otras que merecen destacarse en opinión de Virginia Woolf, y aquí las cito para aquellas personas a quienes pueda resultar de interés, si bien, tal vez bajo el influjo del patriotismo británico, todas las literatas que se mencionan son de cuna inglesa (no podemos culparla, incluso yo, en la redacción de este blog, me encuentro con que suelo centrar mi atención en aquellas escritoras que tengo más cerca; supongo que es un defecto humano -no obstante, permitid que os recuerde que en cierta ocasión exploramos la galería de estupendas escritoras victorianas que parió el Imperio Británico-). Entre las que desfilan por las páginas de Una habitación propia establece dos categorías: las que han conseguido escribir libres del peso de su propio sexo y las que todavía lo arrastran, retomando aquí el concepto de “la ira”. Quienes no superan ese estigma (es estigma para Virginia Woolf a la hora de escribir) no alcanzarán la inmortalidad, porque sus textos estarán impregandos en mayor o menor medida por una ira 1(y miedo y odio) y/o unos modelos literarios que los hará inatrayentes para la otra mitad de la población; es decir, la obra de una escritora se verá rechazada por los lectores y la de un  escritor por las lectoras.

Y paso a citar algunos nombres nombres:

– Admiradas por Virginia Woolf: Jane Austen, por supuesto, como autora de Orgullo y prejuicio (obra que Virgnia Woolf no cesa de encumbrar)  y junto a ella Emily Brontë con Cumbres borrascosas , y podríamos incluír a George Eliot y su Middlemarch (en alguna parte del libro hace también mención al hecho del frecuente uso de seudónimos masculinos por parte de las escritoras). Con ellas, como precursora, se menciona a la dramaturga Aphra Behn, a quien yo, particularmente,  no conocía, así que la he buscado en Wikipedia –> Aphra Behn en Wikipedia.

– Censuradas por Virginia Woolf: es necesario aclarar que, más que una censura, debería hablar de una decepción, de lo que algunas escritoras pudieron aportar a la literatura comparado con lo que dieron al permitir que su obra se tiñera de sus propios sentimientos de rabia y dolor por saberse parte de la mitad ninguneada de la población e intentar en algún caso expresarlo a costa de la fuerza de la historia escrita, como sería el caso de Jane Eyre, novela que ya leímos en este mismo club de lectura. Virginia Woolf no censura el talento de su autora, Charlote Brontë, que intuye mayor que el de la misma Jane Austen, sino el hecho de que ese talento no pueda manifestarse en todo su esplendor porque en las páginas de su obra se desliza una indignación ajena a la novela, pues proviene de las circunstancias de su autora (o eso entendí yo que quería decir Virginia Woolf, en todo caso). Otras autoras cuyas obras no superan esa criba de “la ira”, por así decir, que tanto turba a Virginia Woolf, serían Lady Winchelsea (Anne Finch) y Margaret de Newcastle (Margaret Cavendish).

Cuando me encontraba así sola, más de una vez oía la risa de Grace Poole… [fragmento de Jane Eyre, de Charlotte Brontë].

Una interrupción un poco abrupta, pensé. Es penoso tropezar de pronto con Grace Poole. Perturba la continuidad. Se diría, proseguí, posando el libro junto a Orgullo y prejuicio, que la mujer que escribió estas páginas era más genial que Jane Austen, pero si uno las lee con cuidado, observando estas sacudidas, esta indignación, comprende que el genio de esta mujer nunca logrará manifestarse completo e intacto. En sus libros habrá deformaciones, desviaciones. Escribirá con furia en lugar de escribir con calma. Escribirá alocadamente en lugar de escribir con sensatez. Hablará de sí misma en lugar de hablar de sus personajes. Está en guerra contra su suerte. ¿Cómo hubiera podido evitar morir joven, frustrada y contrariada?

Virginia Woolf, Una habitación propia (1929)

Lo que sí puedo confesar es que personalmente, entre Jane Austen y Charlotte Brontë, me quedo con la segunda

8. El símbolo del taxi compartido y la necesidad de la androginia literaria

Asomada a la ventana, Mary Beton otea el fluir de la ciudad, el ir y venir de gentes, el ruido constante, los olores agresivos, en una tumultuosa confusión que puede llegar a enervar al espectador. De repente, todo parece aquietarse por un instante, y un taxi entra en la calle. De un lado y otro de la misma aparecen un hombre y una mujer que, puestos de acuerdo, toman el vehículo y se alejan en una explosión de súbita armonía, antes de que el motor arranque de nuevo y velozmente vuelva a sumarse al caótico tráfico que bulle en el Londres de 1929. He ahí la respuesta al conflicto que ha generado en su propia mente el divagar acerca de la mujer y la novela. Realmente, ¿no es preciso que superemos la etiqueta de nuestro sexo y avancemos en comunión hombres y mujeres como dentro de aquel taxi? La búsqueda de la androginia al escribir, la indistinción de género, es para Virginia Woolf la revelación suprema que llevará al nacimiento de esa Judith Skakespeare que todavía esperamos. Porque eso es lo que encontró en el propio Skakespeare, que no escribía como hombre sino como ser humano, más allá de su sexo, y eso lo llevo a ser genial. No es cuestión tampoco de, siendo mujeres, intentar escribir como hombres ni viceversa, sabiendo que toda persona lleva dentro, en mayor o menor medida, una parte masculina y otra femenina, sino de encontrar la unidad donde ambas se internen sin conflicto en la senda de la literatura. Y entonces Judith llegará. Suena tan bello y apasionado que me pregunto si será verdad.

Y digo yo, tal vez esa imagen del taxi compartido, con los Pink Taxi circulando en Gran Bretaña (ver enlaces del punto 3), no hubiera podido llegar a producirse

9. Más allá de Una habitación propia: textos de Virginia Woolf sobre mujeres y literatura

Existen muchos ensayos de Virginia Woolf acerca del tema de las mujeres y la literatura, aunque el más conocido sea probablemente este que he intentado diseccionar hoy para vosotros. Os animo a que los busquéis y lo leáis si Una habitación propia os ha parecido interesante, porque lo completan y lo perfilan. Serían, entre otros: Profesiones para mujeres (conferencia leída en 1931 y publicada postumamente en 1942), Mujeres novelistas (reseña de Las mujeres novelistas de R. Brimley Johnson -1918- publicada en 1918), cartas de Woolf en octubre de 1920 al New Statesman (donde la escritora responde a Affable Hawk -Desmond MacCarthy en realidad- que reseñara la obra Our Women, de Arnold Bennet, donde el autor afirmaba que las mujeres eran intelectualmente inferiores a los hombres, Las mujeres y la ficción (ensayo de 1929 en el que ya defiende el axioma tiempo libre, dinero y un cuarto propio como base para la creación literaria femenina normalizada y de calidad), La característica femenina en la ficción (reseña de The Femenine Note in Fiction de W.L. Courtney -1904- publicada en 1905), etc.

10. La importancia del Círculo de Bloomsbury y su poder mediático: el caso “Dreadnought Hoax”

Como Virginia Woolf denuncia, las mujeres inglesas de su época no tenían acceso a una educación universitaria normalizada, así que su formación superior corrió por otros derroteros, el principal de los cuales fue su participación, cuando todavía era Virginia Stephen -su apellido de soltera- en las reuniones que en su casa organizaba junto a un grupo de intelectuales, escritores y artistas entre los que se encontraba quien sería su futuro marido -Leonard Woolf- y su futuro cuñado -Clive Bell- así como su hermana, Vanessa Bell, que fue pintora. Ese grupo, al que pertenecieron otras escritoras como Katherine Mansfield, fue conocido como el Círculo de Bloomsbury -el barrio de Londres donde se reunían-, y saltó a la fama mediática gracias a una gran patraña diseñada para poner en evidencia al gobierno: el caso “Dreadnought Hoax“. En esta farsa participó Virginia Woolf travestida (con barba y turbante) como parte del supuesto séquito del emperador de Abisinia, y fueron recibidos con honores de Estado en una de las joyas navales del Imperio Británico: el acorazado HMS Dreadnought, buque insignia de la Royal Navy.

Adivinad quién es Virginia Woolf en este exótico séquito

Adivinad quién es Virginia Woolf en este exótico séquito

 

Fuentes de referencia empleadas

  1. FORTES, Belén (coord.). Escrita e mulleres: doce ensaios arredor de Virginia Woolf. Sotelo Blanco: Santiago de Compostela, D.L. 2003
  2. WOOLF, Virginia. Un cuarto de seu. Xunta de Galicia, Servizo Galego de Igualdade; Sotelo Blanco: Santiago de Compostela, D.L. 2005
  3. WOOLF, Virginia. Una habitación propia. Barcelona: Seix-Barral, 2008

 

Bibliografía sobre Virginia Woolf disponible en las bibliotecas nodales de Galicia

  • ANTOLÍN VILLOTA, Luisa. Virginia Woolf : la escritora de lo invisible / Luisa Antolín Villota ; [ilustraciones], Antonia Santolaya. Madrid : Violetainfantil, [2008]

->> Este libro está pensado para niñ@s (y mayores)

VW-VIOLETAINFANTIL

  • BELL, Quentin. Virginia Woolf. [Barcelona] : Lumen, 2008
    DUNN, Janne. Vanessa Bell, Virginia Woolf : historia de una conspiración. Barcelona : CIRCE, 2003
  • FUSINI, Nadia. Poseo mi alma : el secreto de Virginia Woolf. Madrid : Siruela, D.L. 2008
  • GAZIER, Michèle. Virginia Woolf / guión de Michele Gazier ; dibujos de Bernard Ciccolini. Madrid : Impedimenta, D.L. 2012

–> Este libro es un cómic

VW-COMIC

  • PÉREZ RICO, Susana. La imagen en la palabra : las adaptaciones cinematográficas de Virginia Woolf. Vigo : Academia del Hispanismo, 2008 (Vigo : Tórculo Artes Gráficas)

–> En la película Las horas (2002), dirigida por Stephen Daldry, Nicole Kidman interpreta a Virginia Woolf

  • RAMPELLO, Liliana. Virginia Woolf : la vida en la escritura. Madrid : Narcea, [2009]
  • RUBIO, Jesús. Virginia Woolf. Arganda del Rey (Madrid) : Edimat, D.L. 2005
Etiquetado , , , , , , , ,

¿Cómo va vuestra habitación?

Por segunda vez, un libro se me resiste. Primero fue La canción de los maoríes, y ahora es Una habitación propia. El caso es que enero se me pasó entero leyendo bien fantasía, bien literatura en gallego, o bien ambas cosas a la vez, de ahí que llegara febrero sin haber puesto los pies en el cuarto propio de Virginia Woolf. En febrero, confieso que me dije: “Uy, me va a pasar otra vez como con La canción de los maoríes, que esto se alarga y no llega a ningún puerto”. Así que me acerqué a mi biblioteca más cercana y (¡oh, decepción!) ese libro concreto de la autora inglesa no lo tenían en las estanterías. Entonces, me puse de nuevo con otras lecturas y volvieron a pasar las semanas. Pero hace unos días, alguien me dijo “Tengo El cuento de la criada, ¿te apetece leerlo?”.  Y se (me) hizo la luz. Acepté la recomendación y pregunté entre mis amistades si algún alma buena me prestaría el libro deseado. Por fin, hoy lo tengo entre mis manos, así que en un par de semanas publicaremos el debate para que os recreéis. De paso, puede que hable también de este curioso relato de Margaret Atwood que es El cuento de la criada. Dos por el precio de uno como compensación por el tiempo eterno que estoy dejando pasar entre entrada y entrada. ¿Os parece bien? A la Bibliotecaria Maleducada no debe parecerle mal, porque este último mes estuvo muy callada ante mi inactividad… casi me preocupa…

Así, pues, ¡quedáis avisad@s! ¡Operación El cuento de la habitación propia de la criada en marcha! ¡Nos seguimos, maleducad@s! 😉

Etiquetado , ,

Libro 7 del club de lectura: llamamos a las puertas de una habitación propia

Hoy me toca a mí anunciar la ganadora de nuestra encuesta acerca del libro 7 que leeremos en nuestro club de lectura. Sí, como imagino que deduciréis por el título del blog, Virginia Woolf ha superado a las otras propuestas en nuestra encuesta. Podéis observarlo además en un pantallazo tomado hace unos minutos.

resultados-encuesta-libro7

Si queréis disfrutar del debate que organizaremos en unas semanas, no dejéis de leer “Una habitación propia“, si es que todavía no conocéis este clásico maleducado.

Un abrazo maleducado.

Etiquetado , , , ,

Encuesta del libro 7 del club de lectura: a sugerencia de 4 maleducadas

El equipo de Maleducadas ha decidido aprovechar la valiosa información que nos han prestado las bloggers (así, en femenino) que han respondido a nuestras nominaciones a galardones como el Liebster Award o el Lovely Blog Award. Basándonos en sus opiniones al pedirles que mencionasen un libro escrito por mujer, hemos elaborado la encuesta del próximo libro que leeremos y debatiremos en nuestro club de lectura.  No nos demoramos más porque seguro que estáis deseando que os digamos de cuáles hablamos. ¡Podéis votar hasta finales de semana!

Un saludo maleducado 😉

PostData: Tenemos pendiente de lectura el libro 5, nuestra abandonada canción de maoríes. ¡Pero no lo olvidamos! Cuando menos lo esperéis, ¡caerá en nuestras redes!

Etiquetado , , , ,

Mujer busca su sitio: el debate de Jane Eyre

Ya sabéis que no nos gusta reseñar los libros en nuestro maleducado club de lectura sino hacernos preguntas y reflexiones acerca de lo leído, así que, lamentablemente, si todavía no has leído Jane Eyre tal vez sea hora de que lo hagas antes de continuar con nuestro rompecabezas brontiano.

La pregunta fundamental es: ¿Qué tiene Jane Eyre para que me haya hecho llorar dos veces? ¡Dos, ni más ni menos!, lo cual es un mérito fabuloso contra mis propios prejuicios, pues he de reconocer que miro con aprehensión antes de la lectura toda novela escrita en el siglo XIX, a razón de gustos personales (repito: gustos personales), pues Pérez Galdós me resulta soporífero, Pardo Bazán inconstante (pero aún la mejor, dentro del grupo), y el insigne Clarín francamente insoportable. Si a eso le sumamos la decepción que constituyó para mí la primera lectura de Jane Austen, de la que tanto aguardaba, en concreto de su Sentido y sensibilidad, seguramente por resultarme ajena a mis propios sentido y sensibilidad, fueron tejiendo en mi intricado sentido literario una cierta desconfianza a la etiqueta “decimonónico” sólo salvada gracias a mi estima por la literatura romántica que cultivaron escritoras y escritores coetáneos de los ya mencionados. Mas he aquí que la bendita literatura rasga de frente tales prejuicios personales y me lanza a las páginas de Jane Eyre, merced al buen juicio de nuestr@s maleducad@s seguidor@s, y me encuentro con una obra despierta, de pulso firme y adictiva, que acaba por involucrarme y ceñirme en el destino de la protagonista desde el primer capítulo.

Bien podéis juzgarlo por vosotr@s mism@s, si no lo habéis hecho ya, pero acaso estéis esperando conocer hacia dónde enfocamos las claves que pueden llevaros a profundizar algo más en el caudaloso lecho de este sustancioso libro. No lo demoremos más, pues. Aquí tenéis nuestro decálogo de claves para reflexionar alrededor de Jane Eyre:

1. Elementos biográficos: en Jane Eyre están presentes casi sin maquillaje muchas de las experiencias vitales de su autora, Charlotte Brontë.

  • Hija de un párroco: Charlotte Brontë imagina a Jane Eyre huérfana de un padre párroco de la Iglesia de Inglaterra, siendo ella misma hija de un párroco metodista. No puede desarrollar la personalidad del párroco en el padre desaparecido de Jane, pero aparecerá en escena un firme soldado de la fe, John Rivers, que servirá a Charlotte para describir con holgura cómo podría ser la personalidad de un reverendo, ¿tal vez la de su propio padre?
  • Huérfana y al cuidado de una tía: Jane Eyre era huérfana de padre y madre; Charlotte Brontë y sus hermanos, sólo de madre, y hasta ahí la diferencia porque ambas acabaron bajo la custodia de sendas tías, aunque lo cierto es que no podemos definir que más tenían en común la ficticia señora Reed con Elizabeth Branwell, porque lo que es seguro es que el personaje de Jane Eyre no fue feliz con su tía; pero, ¿lo fueron Charlotte Brontë y sus hermanas y hermano?
  • Vida en el internado: Lowood es un estricto  internado ficticio donde Jane Eyre pasó ocho años de vida, el primero de los cuales se dio una epidemia de tifus o tuberculosis por las condiciones de insalubridad que segó la vida de muchas alumnas. Por su parte, Charlotte estudió con sus hermanas en el también estricto internado Cowan Bridge, donde las mayores, Elizabeth y Mary, mueren a causa de una epidemia de tuberculosis.
  • Experiencia como institutriz: Charlotte Brontë, al igual que su creación. Jane Eyre, y que sus hermanas, hubo de ejercer el cargo de maestra e instituctriz para poder ganarse la vida. Desde esa posición, pudo sentir en carne propia las hirientes imprecaciones hacia su ocupación que escucha Jane Eyre al verse rodeada de las damas y caballeros que el señor Rochester invita a casa.

” – Querida: ¡no me hables de institutrices! Sólo oír esa palabra me pone nerviosa. He sido mártir de su incapacidad y de sus caprichos. ¡Gracias a Dios que ya no tengo que tratar con ellas!”

  • Familias de hermanos: aunque Jane Eyre es huérfana, la autora hace que conozca dos modelos de familias de hermanos contrapuestas: los hermanos Reed, que no se entienden entre ellos, contra los hermanos Rivers, que constantemente se muestran solícitos los unos con los otros. Curiosamente, estos grupos de hermanos están formados por dos mujeres y un hombre, el mismo número y género de hermanos, tras la muerte en la niñez de Elizabeth y Mary, con los que Charlotte conviviría: Emily, Anne y Branwell.
  • Ambiente social constreñido: la época victoriana, con sus rígidas normas, estamentos sociales e incluso hipocresía moral y religiosa se halla presente en muchos detalles del libro. ¡Imposible reparar en uno concreto!

2. Personajes femeninos solos ante el mundo: además de la protagonista, transitan por las páginas de la novela niñas y mujeres que han sido arrancadas de su espacio vital para verse, con mayor o menor fortuna, en otro nuevo. Tal es el caso, por ejemplo, de las niñas Helen Burns (de estrafalaria personalidad), Adèle (huérfana que acoge Mr. Rochester, sin que llegue a aclarársenos por completo si era o no su hija natural; lástima de test de ADN), o Bertha Mason (absolutamente desquiciada y desequilibrada, recluida entre las paredes de una mansión).

janeeyre-loca

Ilustración de F. H. Townsend: “Se quitó el velo de la cabeza, lo rasgó en dos, lo tiró al suelo y lo pisoteó.”

3. Metaliteratura: A propósito de Bertha Mason: no nos referimos aquí a los versos y citas bíblicas que asoman a las páginas de Jane Eyre, sino a las reacciones que en otras autoras suscitó su lectura. En este caso, hablamos de la magnífica Ancho mar de los sargazos, de la escritora caribeña de padre galés Jean Rhys, que recrea la vida de Bertha Mason, “la loca del ático”, para explicarnos cómo alcanzó tan alto grado de desequilibrio psíquico. Y lo cierto es que no deja a Mr. Rochester en muy buen lugar… Ya lo comentamos en Lecturas en femenino.

4. La crisis de los tres días: personalmente, me conmueve el completo hundimiento moral y físico de Jane Eyre, así como la mano que se le tiende cuando todo parece perdido. En sólo tres días, pasa de estar a punto de casarse con un hombre de buena fortuna al que ama a verse apartada del mundo y desamparada, rechazada, desaliñada y prácticamente muerta de hambre y sed: sólo encuentra refugio en la Naturaleza; los seres humanos la repelen; la desesperación la hace resignarse a la muerte, y en ese instante sólo los Rivers, y concretamente John, serán capaces de levantarla venciendo la aversión hacia su estado, abrirle las puertas de su casa y ayudarle a reponer su salud, deteriorada por esa crisis salvaje.

“- Después de todo, bien puedo morir -dije-. Creo en Dios y aguardaré resignada que se cumpla su voluntad.

No sólo había pensado aquellas palabras, sino que mis labios las habían pronunciado en alta voz.

– Todos hemos de morir -murmuró una voz muy próxima a mí-, pero no todos están condenados a perecer prematuramente de necesidad, como podría haberle sucedido a usted al pie de esta puerta.”

janeeyre-rivers

Ilustración de F. H. Townsend: “¡Chitón, Hannah! Tengo que hablar con ella.”

Curiosamente, en un capítulo de la serie televisiva Bones su protagonista sufre también una crisis en la que su mundo se pone patas arriba durante tres días, y hemos descubierto al respecto que existen experimentos científicos del siglo XX que concluyen que un mundo bruscamente puesto al revés, como le sucedió al de Jane, puede ser recompuesto en 3 días. ¡Y eso ya lo imaginara Charlotte Brontë en 1847!

5. Elementos románticos: Poder sobrenatural del amor: la llamada imperiosa y desesperada del amado es escuchada y respondida por la amada a través de los cielos y la distancia, puede entenderse como una prueba del romanticismo que impregna la obra.

janeeyre-amor

Ilustración de F. H. Townsend: “¿Eres Jane de veras? ¿Jane viva?”

6. Elementos góticos: Los desmayos de Jane: la misma Jane afirma que sólo se desmayó en dos ocasiones, y en ambas de puro terror ante situaciones de ambiente gótico, un estilo que deja también su huella en la obra: encerrada de niña en la habitación roja donde murió su tío, Mr. Reed, en la que cree percibir fenómenos paranormales, y tras la pesadilla que deja paso, al despertar, a la incursión nocturna y endiablada de Bertha Mason en su dormitorio. También, poco antes de su primer y casual encuentro com el señor Rochester, se desata la imaginación de Jane, alimentada de relatos de tinte gótico, al recordar leyendas sobre caballos que presagian la muerte.

janeeyre-rochester

Ilustración de F. H. Townsend: “Tenía mucho miedo de sufrir una coz”.

7. Personajes ambiguos: Grace Poole: el nombre más odiado y más temido que resultó ser una simple cabeza de turco, una cortina de humo que escondía a la verdadera moradora del ático, hecho que traerá de cabeza a Jane ya que no acierta a comprender que tras tantas maldades como se le achacan la misteriosa Grace Poole siga cobrando un sueldo del bolsillo del señor Rochester.

8. Personajes contrapuestos: ya mencioné como contrapuestos los hermanos Reed contra los hermanos Rivers, pero además de ellos llaman la atención otras parejas de “opuestos”:

  • Jane Eyre vs otras mujeres, así en general. Concretando, podemos citar a Jane oponiéndola a Blanche Ingram, con su hierática belleza, o a Rosamunde Oliver, con su carácter no apto a sacrificios misioneros, y, por supuesto, contra Bertha Mason, bruta y enloquecida.
  • Mrs. Reed vs. Miss Temple: es fácil contraponer la ceguera insensible de Mr. Reed, que juzga malvada a Jane Eyre y dulces angelitos a sus traviesos hijos, frente a la sensatez amable de Miss Temple, profesora en Lowood.
  • Hermanos Reed vs. hermanos Rivers: ya comentamos sus diferencias en “Elementos biográficos”.
  • Mr. Rochester vs Mr. John Rivers: uno, poco agraciado físicamente más el más bello de los mortales para Jane Eyre, de carácter contradictorio, hombre de cabeza dura y corazón blando; el otro, digno de compararse al mismo Apolo en figura, mas fiel soldado de Dios que dedica su corazón a construir el reino y no tiene espacio en él para amores mundanos.

9. La lectura como refugio: como lectoras, no podemos dejar de fijarnos en todo lo que tenga que ver con la lectura. De hecho, en este caso, es esencial para la Jane Eyre niña, que se evade de los malos tratos que sufre en casa de los Reed, especialmente por parte de su primo John, aunque no sólo de niña sino a lo largo de toda la historia podemos encontrar aquí y allá la huella de la importancia que para Jane adquiere la lectura, lo que sin duda es paralelo también a la biografía de su propia autora. ¿Deberíamos haber incluido este punto entre sus elementos biográfico?

10. Identificación con los personajes: ¿Puedes identificarte con los personajes? ¿Emocionarte? : Si. Al menos, sí, en mi caso, ya que me tocó la fibra maleducada, como ya mencioné, en dos ocasiones. ¿Cuáles? Eso me lo voy a guardar para mí…

Concluido nuestro breve análisis y listo para vuestra propia reflexión, os recomendamos que, si no lo habéis hecho todavía, os descarguéis nuestra guía de escritoras victorianas, una buena forma de completar estas pulsaciones maleducadas sobre esta obra maestra de Charlotte Brontë.

Etiquetado , , , , , ,

Paréntesis del libro 2013

El 23 de abril se celebra en España y en otros países el Día del Libro. En Maleducadas comenzamos también los festejos de la mejor manera que se nos ocurre: leyendo. Así que, de momento, le pasamos el teclado a Charlotte Brönte, también conocida como Currer Bell, que elegisteis el año pasado como autora de la novela más maleducada, y os dejamos con los primeros párrafos de la susodicha: Jane Eyre, que relata la azarosa vida de la huérfana Jane en el seno de la rígida sociedad victoriana.

Charlotte_Bronte

Charlotte Brönte

Aquel día no fue posible salir de paseo. Por la mañana jugamos durante una hora entre los matorrales, pero después de comer (Mrs. Reed comía temprano cuando no había gente de fuera), el frío viento invernal trajo consigo unas nubes tan sombrías y una lluvia tan recia, que toda posibilidad de salir se disipó.

Yo me alegré. No me gustaban los paseos largos, sobre todo en aquellas tardes invernales. Regresábamos de ellos al anochecer, y yo volvía siempre con los dedos agarrotados, con el corazón entristecido por los regaños de Bessie, la niñera, y humillada por la consciencia de mi inferioridad física respecto a Eliza, John y Georgiana Reed.

Los tres, Eliza, John y Georgiana, se agruparon en el salón en torno a su madre, reclinada en el sofá, al lado del fuego. Rodeada de sus hijos (que en aquel instante no disputaban ni alborotaban), mi tía parecía sentirse perfectamente feliz. A mí me dispensó de la obligación de unirme al grupo, diciendo que se veía en la necesidad de mantenerme a distancia hasta que Bessie le dijera, y ella lo comprobara, que yo me esforzaba en adquirir mejores modales, en ser una niña obediente. Mientras yo no fuese más sociable, más despejada, menos huraña y más agradable en todos los sentidos, Mrs. Reed se creía obligada a excluirme de los privilegios reservados a los niños obedientes y buenos.

-¿Y qué ha dicho Bessie de mí? -interrogué al oír aquellas palabras.

-No me gustan las niñas preguntonas, Jane. Una niña no debe hablar a los mayores de esa manera. Siéntate en cualquier parte y, mientras no se te ocurran mejores cosas que decir, estate callada.

Me deslicé hacia el comedorcito de desayunar anexo al salón y en el cual había una estantería con libros. Cogí uno que tenía bonitas estampas. Me encaramé al alféizar de una ventana, me senté en él cruzando las piernas como un turco y, después de correr las rojas cortinas que protegían el hueco, quedé aislada por completo en aquel retiro.

Las cortinas escarlatas limitaban a mi derecha mi campo visual, pero a la izquierda, los cristales, aunque me defendían de los rigores de la inclemente tarde de noviembre, no me impedían contemplarla. Mientras volvía las hojas del libro, me paraba de cuando en cuando para ojear el paisaje invernal. A lo lejos todo se fundía en un horizonte plomizo de nubes y nieblas. De cerca se divisaban los prados húmedos y los arbustos agitados por el viento, y sobre toda la perspectiva caía, sin cesar, una lluvia desoladora.

Continué hojeando mi libro. Era una obra de Bewick, History of British Brids, consagrada en gran parte a las costumbres de los pájaros y cuyas páginas de texto me interesaban poco, en general. No obstante, había unas cuantas de introducción que, a pesar de ser muy niña aún, me atraían lo suficiente para no considerarlas áridas del todo. Eran las que trataban de los lugares donde suelen anidar las aves marinas: «las solitarias rocas y promontorios donde no habitan más que estos seres», es decir, las costas de Noruega salpicadas de islas, desde su extremidad meridional hasta el Cabo Norte.

Do el mar del Septentrión, revuelto,

baña la orilla gris de la isla melancólica

de la lejana Tule, y el Atlántico

azota en ruda tempestad las Hébridas…

Me sugestionaba mucho el imaginar las heladas riberas de Laponia, Siberia, Spitzberg, Nueva Zembla, Islandia, Groenlandia y «la inmensa desolación de la Zona Ártica, esa extensa y remota región desierta que es como el almacén de la nieve y el hielo, con sus interminables campos blancos, con sus montañas heladas en torno al polo, donde la temperatura alcanza su más extremado rigor».

Yo me formaba una idea muy personal de aquellos países, una idea fantástica, como todas las nociones aprendidas a medias que flotan en el cerebro de los niños, pero intensamente impresionante. Las frases de la introducción se relacionaban con las estampas del libro y prestaban máximo relieve a los dibujos: una isla azotada por las olas y por la espuma del mar, una embarcación estallándose contra los arrecifes de una costa peñascosa, una luna fría y fantasmal iluminando, entre nubes sombrías, un naufragio…

No acierto a definir el sentimiento que me inspiraba una lámina que representaba un cementerio solitario, con sus lápidas y sus inscripciones, su puerta, sus dos árboles, su cielo bajo y, en él, media luna que, elevándose a lo lejos, alumbraba la noche naciente.

En otra estampa dos buques que aparecían sobre un mar en calma se me figuraban fantasmas marinos. Pasaba algunos dibujos por alto: por ejemplo, aquel en que una figura cornuda y siniestra, sentada sobre una roca, contemplaba una multitud rodeando una horca que se perfilaba en lontananza.

Cada lámina de por sí me relataba una historia: una historia generalmente oscura para mi inteligencia y mis sentimientos no del todo desarrollados aún, pero siempre interesante, tan interesante como los cuentos que Bessie nos contaba algunas tardes de invierno, cuando estaba de buen humor. En esas ocasiones llevaba a nuestro cuarto la mesa de planchar y, mientras repasaba los lazos de encaje y los gorros de dormir de Mrs. Reed, nos relataba narraciones de amor y de aventuras tomadas de antiguas fábulas y romances y, en ocasiones (según más adelante descubrí), de las páginas de Pamela and Henry, Earl of Moreland.

Con el libro en las rodillas me sentía feliz a mi modo. Sólo temía ser interrumpida, y la interrupción llegó, en efecto. La puerta del comedorcito acababa de abrirse.

-¡Eh, tú, doña Estropajo! -gritó la voz de John Reed.

Al ver que el cuarto estaba, en apariencia, vacío, se interrumpió.

-¡Lizzy, Georgy! -gritó-. Jane no está aquí. ¡Debe de haber salido, con lo que llueve! ¡Qué bestia es! Decídselo a mamá.

«Menos mal que he corrido las cortinas», pensaba yo. Y deseaba con todo fervor que no descubriera mi escondite. John Reed no lo hubiera encontrado probablemente, ya que su sagacidad no era mucha, pero Eliza, que asomó en aquel momento la cabeza por la puerta, dijo:

-Está en el antepecho de la ventana, Jack. Estoy segura de ello.

Me apresuré a salir, temiendo que si no Jack me sacase a rastras.

-¿Qué quieres? -pregunté con temor.

-Debes decir: «¿Qué quiere usted, señorito Reed?» -repuso-. Quiero que vengas aquí.

Y sentándose en una butaca, me ordenó con un ademán que me acercara.

John Reed era un mozalbete de catorce años, es decir, contaba cuatro más que yo. Estaba muy desarrollado y fuerte para su edad, su piel era fea y áspera, su cara ancha, sus facciones toscas y sus extremidades muy grandes. Comía hasta atracarse, lo que le producía bilis y le hacía tener los ojos abotargados y las mejillas hinchadas. Debía haber estado ya en el colegio, pero su mamá le retenía en casa durante un mes o dos, «en atención a su delicada salud». Mr. Miles, el maestro, opinaba que John se hallaría mejor si no le enviasen de casa tantos bollos y confituras, pero la madre era de otro criterio y creía que la falta de salud de su hijo se debía a que estudiaba en exceso.

John no tenía mucho cariño a su madre ni a sus hermanas y sentía hacia mí una marcada antipatía. Me reñía y me castigaba no una o dos veces a la semana o al día, sino siempre y continuamente. Cada vez que se acercaba a mí, todos mis nervios se ponían en tensión y un escalofrío me recorría los huesos. El terror que me inspiraba me hacía perder la cabeza. Era inútil apelar a nadie: la servidumbre no deseaba mal quistarse con el hijo de la señora, y ésta era sorda y ciega respecto al asunto. Al parecer, no veía nunca a John pegarme ni insultarme en su presencia, pese a que lo efectuaba más de una vez, si bien me maltrataba más frecuentemente a espaldas de su madre.

Obediente, como de costumbre, a las órdenes de John, me acerqué a su butaca. Durante tres minutos estuvo insultándome con todas las energías de su lengua. Yo esperaba que me pegase de un momento a otro, y sin duda en mi rostro se leía la aversión que me inspiraba, porque, de súbito, me descargó un golpe violento. Me tambaleé, procuré recobrar el equilibrio y me aparté uno o dos pasos de su butaca.

-Eso es para que aprendas a contestar a mamá, y a esconderte entre las cortinas, y a mirarme como me acabas de mirar.

Estaba tan acostumbrada a las brutalidades de John Reed, que ni siquiera se me ocurría replicar a sus injurias y sólo me preocupaba de los golpes que solían seguirlas.

-¿Qué hacías detrás de la cortina? -preguntó.

-Leer.

-A ver el libro.

Lo cogí de la ventana y se lo entregué.

-Tú no tienes por qué andar con nuestros libros. Eres inferior a nosotros: lo dice mamá. Tú no tienes dinero, tu padre no te ha dejado nada y no tienes derecho a vivir con hijos de personas distinguidas como nosotros, ni a comer como nosotros, ni a vestir como nosotros a costa de mamá. Yo te enseñaré a coger mis libros. Porque son míos, para que te enteres, y la casa, y todo lo que hay en ella me pertenece, o me pertenecerá dentro de pocos años. Sepárate un poco y quédate en pie en la puerta, pero no lejos de las ventanas y del espejo.

Le obedecí, sin comprender de momento sus propósitos. Reparé en ellos cuando le vi asir el libro para tirármelo, y quise separarme, pero ya era tarde. El libro me dio en la cabeza, la cabeza tropezó contra la puerta, el golpe me produjo una herida y la herida comenzó a sangrar. El dolor fue tan vivo que mi terror, que había llegado a su extremo límite, dio lugar a otros sentimientos.

-¡Malvado! -le dije-. Eres peor que un asesino, que un negrero, que un emperador romano…

Yo había leído History of Rome, de Goldsmith, y había formado una opinión personal respecto a Nerón, Calígula y demás césares. E incluso había en mi interior establecido paralelismos que hasta aquel momento guardaba ocultos, pero que entonces no conseguí reprimir.

-¡Cómo! -exclamó John-. Eliza, Georgiana, ¿habéis oído lo que me ha dicho? Voy a contárselo a mamá. Pero antes…

Se precipitó hacia mí, me cogió por el cabello y por la espalda y me zarandeó bárbaramente. Yo le consideraba un tirano, un criminal. Una o dos gotas de sangre se deslizaron desde mi cabeza hasta mi cuello. Sentí un dolor agudo. Aquellas impresiones se sobrepusieron a mi miedo y repelí a mi agresor enérgicamente. No sé bien lo que hice, pero le oí decir a gritos:

-¡Condenada! ¡Perra!

No tardó en recibir ayuda. Eliza y Georgiana habían corrido hacia su madre y ésta aparecía ya en escena, seguida de Bessie y de Abbot, la criada.

Nos separaron y oí exclamar:

-¡Hay que ver! ¡Con qué furia pegaba esa niña al señorito John!

-¡Con cuánta rabia!

La Mrs. ordenó:

-Llévensela al cuarto rojo y enciérrenla en él.

Varias manos me sujetaron y me arrastraron hacia las escaleras.

Así acaba el primer capítulo de Jane Eyre. Os invitamos a leerla por entero, hasta la última página, y compartir con nosotras en breve nuestras impresiones sobre el mismo en nuestro Club de Lectura, un Club de Lectura que dejamos en suspenso con cierta novela ambientada en Sudáfrica porque la vorágine de la actualidad nos envolvió. Pero un día de estos la retomaremos, así que, por si os apetece, os animamos también a la lectura de La canción de los maoríes, de Sarah Lark.

Y como no podíamos dejar pasar la oportunidad de dejar pasar un día del libro sin haceros ninguna pregunta, aquí va: haced memoria y preguntaros: ¿qué libros de ficción escritos por mujeres habéis leído durante el último año? ¿Estáis leyendo alguno ahora? ¿Tenéis pensado, con la excusa del día que hoy se celebra, regalar o recibir alguno imaginado por mente femenina?

Por último, antes de despedirnos, os recordamos que podéis seguir otras peripecias que nos son propias en nuestro blog en gallego, 100% maleducadas, y también enteraros de quién es la última escritora que ha aterrizado en nuestra colonia maleducada en Libros.com, en Lecturas en femenino. ¡No dejéis de visitarnos!

Y, como nunca nos cansamos de aconsejar, sed maleducad@s: ¡LEED!

¡Nos seguimos, maleducad@s!

Etiquetado , , ,