“En cuarentena” y el deshielo de la poesía

Por vez primera en la historia de Maleducadas, traigo a la palestra de nuestro club de lectura un libro de poesía, en lo que me embarco con ciertas reticencias no por no ser amiga de poetas y gente de mal vivir, sino porque, como lectora del género, lo considero muy personal, un cara a cara crudo con el texto, sin la distancia calculadora que puede aportar el enigma en una clásica novela negra o la temporal y saludable desconexión que aporta una buena novela de fantasía. Pero hay cosas que desgranar en el poemario que traigo ahora a la palestra, cosas que no quiero dejar pasar por alto porque me pregunto si las apreciaréis si un día tenéis el libro en vuestras manos; en concreto, siete claves que considero fundamentales acerca de esta fascinante obra literaria que aparece bajo el título En cuarentena.

Cubierta de "En cuarentena"

Cubierta de “En cuarentena”

1-AUTORA Y OBRAS. La autora de En cuarentena es Siracusa Bravo Guerrero (Sevilla, 1983), que tiene otros trabajos en el mercado como Indigestión (2009) o De cómo Peter Pan me quitó demasiado (2011). No estamos, por tanto, ante una novata.

Siracusa Bravo Guerrero. Foto de Vanessa Blanco Jiménez [Fuente: blog de la autora]

En su perfil de twitter se describe como “bióloga en potencia, poeta, perfopoeta y antipoeta, pero ante y sobre todo: creadora”, que engloba al conjunto de las anteriores. Seguro que la buena gente maleducada entiende a qué se refiere al referirse a sí misma como bióloga, poeta y creadora, pero, ¿sabríais explicar qué son la perfopoesía o la antopoesía?

2-PERFOPOESÍA Y ANTIPOESÍA. La perfopoesía, de la reconozco mi previa ignorancia al respecto, es, básicamente, ampliar el mensaje del poema gracias a las artes escénicas como la música o la interpretación… o el dibujo, como en el poemario presente.

¿Conocen ustedes la Perfopoesia? Cuando un poeta necesita que aquello que escribe, en el momento que es llevado a escena para ser representado, se le dé más vida, se produce una simbiosis entre la poesía escrita y podríamos decir los atrezos, de los cuales se acompañan.

Por esta razón sin temor a equivocarnos acuñamos la idea de que lo que se conoce hoy como Perfopoesia, no es ni más ni menos que: una manera de hacer que un poema se enriquezca y se llene de más significado si cabe, que el que le ha dado su autor. Hay ocasiones que un poema además de ser bien recitado necesita que se le de mas vida. Esto se puede lograr acompañándolo de: música, vídeo, interpretación, etc., y ahí es donde surge lo que se está conociendo como “Perfopoesia”, es decir, que este nuevo estilo que surge lo que está logrando es que se ame mas la poesía.

Algunos quizás piensen, ¿pero esto es necesario, con lo que esta cayendo?, todos los movimientos que surgen en torno a la Literatura siempre son necesarios, y ¿saben por qué?, porque la literatura da consuelo, da esperanza, nos pone los pies en la tierra, y lo bueno de todo es que además es gratis, si gratis, porque si nuestros medios económicos para adquirir libros, (ya que no son baratos en nuestro país), no nos permiten hacerlo con la frecuencia que quisiéramos, podemos disponer de ellos en las bibliotecas públicas, que se van surtiendo de una manera regular con las nuevas publicaciones que surgen.

Le animo a que investiguen en este nuevo concepto literario, de cual ya se ha desarrollado algunos festivales, parece que a la persona que se atribuye la acuñación del término es a un poeta y provocador artístico que se llama, Antonio García Villarán más conocido como: El cangrejo pistolero. Les dejo con este video del último festival de Perfopoesia que se celebro en Sevilla en Octubre pasado versionando El niño Yuntero de Miguel Hernández, y les animo que sigan de cerca este nuevo estilo poético.

[Fuente: Canal de Cultura Contemporánea de las Universidades Públicas de Andalucía]

Ejemplo de perfopoesía es la propia presentación de En cuarentena que tenemos en youtube, a la que acompañan, en el canal de la editora, una serie de poemas del libro recitados. Ahora que conozco el concepto, lo he asociado con iniciativas de Galicia como Poetas da Hostia o el tándem poético Aldao-Lado.

La antipoesía, por su parte, nace de la mano del poeta chileno Nicanor Parra, que reniega en un momento dado de la poesía tradicional y busca expresarse con un lenguaje directo y coloquial, huyendo de complicadas figuras retóricas y sin ceñirse a las estrictas reglas de la métrica clásica. Yo encuadraría dentro de la antipoesía, verbigracia, el siguiente verso:

Y dar un vuelta y que todo siga igual, menos tú.

Siracusa Bravo Guerrero, “En cuarentena”

3-EDICIÓN Y SORPRESAS. Con En cuarentena se estrena en la colección de textos ilustrados Clemátide, de la editorial andaluza Maclein y Parker. Y sí, estamos ante un texto ilustrado. De hecho, el libro, tanto por su formato como por las pequeñas sorpresas que alberga, entra dentro de la categoría de “libros objeto”, por lo que su continente, además del contenido, es un tesoro en sí mismo. Es una tendencia que ahora mismo muchas editoriales están explorando, sobre todo en el ámbito poético (ahí está Apiario en Galicia; y pienso, por ejemplo, en su Auga a través, de Dores Tembrás), y juegan a entretejer el texto puro con solapas, grandes espacios en blanco, páginas en negro e ilustraciones, que en este caso corren por cargo de la propia Siracusa. Es una edición muy cuidada, preciosista, protegida por una camisa de cartulina que, anticipándose a la tentación de dejar el libro en la estantería como un bello adorno, nos pide en su contraportada que lo leamos, lo manoseemos y, llegado el caso, lo abandonemos en manos de una nueva lectora (o lector), y nos descubre en su interior una repetitiva letanía que enlaza con el mensaje que lanza Bravo Guerrero: “Sé que no lo soñé”, evocador fragmento de una canción de Joaquín Sabina que podemos ver en el siguiente vídeo.

4.SIMILITUDES Y FILATELIA. Tanto en ese estilo que podríamos denominar poesía visual como en el poco habitual formato apaisado que lo envuelve, me recordó al cuidado volumen Remontar o río, un poemario de edición limitada y autoría de Helena Villar Janeiro cuyas páginas se despliegan, al abrirlo, en abanico, como metáfora del viaje por el propio río al que se hace referencia, el Danubio. A todas esas sorpresas he de añadir que, como filatélica, me hizo sonreír encontrar un guiño a susodicho tipo de coleccionismo entre las páginas. (Para no arruinar la sorpresa, explico con texto en blanco de qué se trata). El guiño es encontrar dentro de un pequeño plástico un sello de curso legal emitido en julio de 2015 y que forma parte de la serie valores cívicos. ¿El valor destacado? No podía ser otro que la creatividad.

5-COMPLICIDAD E INTERACCIÓN. Llama la atención también que se busca continuamente la complicidad de la lectora o lector a través de pequeños detalles, como un sobre vacío al final del libro en el que está escrito un apartado de correos bajo el nombre de la autora, promoviendo la interacción de la lectora o lector con ella.

"Ahora te toca a ti..."

Invitación en toda regla: “Ahora te toca a ti…”

6-MENCIONES Y RETROALIMENTACIÓN. Al hilo de esa intereacción, son curiosas también las continuas menciones -con citas- a otros autores -músicos, escritores y poetas*- (en masculino; lástima, nos hubiera gustado saber las referencias femeninas de la autora), como espejo de la constante retroalimentación del arte poético.

7-TEMAS Y FORMAS. Finalmente, el poemario, pese a tratar los temas habituales en la poesía lírica e intimista (las emociones, la soledad, el amor, el miedo, la libertad…) y de un modo habitual, en este caso, empleando la primera persona del femenino (la propia autora), se vale para transmitirlos de la libertad de la poesía contemporánea, de vanguardia, sin ataduras.

No intentes rescatarme,

a menos que vayas a quedarte conmigo

y con el dragón que habita en mí.

Siracusa Bravo Guerrero, “En cuarentena”

Contiene lo que la autora consideró necesario para expresarse en cada momento: poemas compuestos por un único verso, a imitación de la actividad urbana de “Acción poética”, como poesía de guerrilla, lo que permite remarcar el mensaje; párrafos de prosa poética desnuda; estrofas de rima libérrima, con acuse de ritmo y cierto eco que no llegaría a denominar ni siquiera rima asonante; poemas que no se entenderían igual sin las ilustraciones que los acompañan. Esbozos de caligramas. Antipoemas. En sus cuatro grandes partes diferenciadas encontramos más de medio centenar de poemas a veces fechados, a veces titulados, a veces nada. Y siempre el frío, el blanco, el invierno, detrás de todo. Poemas heridos por el hielo que reposan, en cuarentena, esperando que el calor los despierte.

Si quieres saber más:


*Como maniática que soy, he tomado nota de todos los nombres, en orden de aparición (y espero no haberme saltado a nadie): Paul Valéry, Augusto Monterroso, Joaquín Sabina, Antonio Cubelos Marqués, Mario Barranco, Jesús Donaire Segura, José Luis Sampedro, Alejandro Diaz Castaño, Carlos Ann, Benjamín Prado, José Ángel Valente, Antoine de Saint-Exupéry.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

Un pensamiento en ““En cuarentena” y el deshielo de la poesía

  1. […] Más información en mi blog Maleducadas: “En cuarentena” y el deshielo de la poesía. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: