Escritoras prohibidas. 0: Introducción

A lo largo de la historia, miles de voces han intentado ser acalladas desde los estamentos de poder para que no pudiesen ser escuchadas y atendidas, para que la gente que pudiese escucharlos y atenderlos se mostrase mansa y complaciente, para desinformar y evitar que el conocimiento de la realidad, de injusticias, de atrocidades, o de otras formas de pensar distintas a las auspiciadas por los mandamases, fuesen hechos que alimentasen un posible cambio, una revolución, o, simplemente, otra visión de las cosas y del mundo persona a persona que sembrasen entre la gente de a pie la duda, la curiosidad, el inconformismo. Lo que hacen las escritoras (y los escritores), vaya. Por eso gobiernos y otras fuentes de poder, desde actitudes o formas de ser dictatoriales, se han sucedido a lo largo de la historia para intentar silenciarlas echando mano de censura, amenaza o, incluso, violencia explícita. Pero no se puede poner barreras al pensamiento, porque siempre encuentra espacios donde es bienvenido y donde crece y duda, y se muestra curioso e inconformista.

No podemos destacar un país donde ocurra esto, pero sí podemos destacar un momento clave a partir del que la censura eclosionó a fuertes niveles y se convirtió en herramienta común de los poderosos: la invención de la imprenta, allá por el siglo XV, que facilitó, entre otras cosas, la reforma protestante, poniendo en jaque la posición de la hasta entonces todopoderosa Iglesia Católica obligándola a reaccionar con la contrarreforma y dando lugar a inquisiciones e índices de libros prohibidos que perduraron, si mal no recuerdo, hasta bien entrado el siglo XX. Aunque la Iglesia Católica romana y sus “nihil obstat” puedan considerarse paradigma de entidad censuradora donde las haya, han sido, en cambio, gobiernos varios de todo pelaje y condición los responsables de transformar en efectivos censura y silenciamientos, de Oriente a Occidente y de Norte a Sur, en los cinco continentes.

Como me gusta poner en el escaparate del blog lo que se ha intentado invisibilizar, conscientemente o no, he decidido hacer una serie de entradas para destacar a escritoras prohibidas, silenciadas y censuradas; o atacadas por el hecho de serlo o que, con su voz, en aquel entonces o más tarde denunciaron a esos poderes represivos, violentos, y hasta genocidas. Por citar algunos nombres, en los que profundizaré en entradas posteriores, mencionar la Argentina de Videla, que tuvo en el punto de mira a Aída Bortnik, Griselda Gambaro, María Elena Walsh o Nora Strejilevich, a quien tuve el privilegio de conocer; o la Alemania de Hitler, donde se alentó la quema de libros (práctica habitual, desafortunadamente, en procesos de represión de la libertad de pensamiento) y donde se buscó acallar, entre otras, a Anna Seghers, Bertha von Suttner, Nelly Sachs… o la misma Ana Frank, en cierto modo Pero la censura es cáncer de los que pocos países pueden presumir haberse librado, y es mi intención tarer a la palestra a otros como España, o Irán, o Estados Unidos, donde ciertos libros no se consideran apropiados para sus hijas e hijos y son sistemáticamente apartados de las bibliotecas públicas y escolares, una anomalía dentro de un país que se enorgullece de su defensa de las libertades y que viene denunciando desde hace tiempo la ALA (American Library Association).

Quema de libros en 1933, dentro del plan «Aktion wider den undeutschen Geist» («Acción contra el espíritu anti-alemán»).

Otto Gerhausen (1881-1936) – Grafik

Bücherverbrennung 1933 in Deutschland

Sinceramente, el material es mucho, por lo que habrá que ir situándolo en su justo lugar entrada a entrada. Para haceros boca, un pequeño repaso a libros prohibidos en la actualidad:

– ‘Los versos satánicos’, ‘Persépolis’, ‘El código Da Vinci’ y otros libros prohibidos (en Verne. El País. 03/04/2015)

Temblad, censores del mundo… Maleducadas se convierte desde ahora en escaparate de vuestras necedades.

Anuncios
Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: