Lo que aprendí de “Los Cinco”

[artículo publicado originalmente el 27 de enero de 2012 en el extinto blog Lecturas en femenino dependiente de la plataforma Libros.com. Pincha aquí si quieres consultarlo completo]


Mis primeras lecturas estarán asociadas siempre a nombres femeninos. Fueron ellas quienes consiguieron que me enamorara de la lectura, escritoras como Gloria Fuertes, con su poesía (que no era ningún cuento), Concha Blanco, con su marchosa Palmira, Elvira Menéndez, con sus ciudades burbuja… y, mirando un poco al norte, a la pérfida Albión, mi tótem: Enyd Blyton. La escritora inglesa sembró mi fértil imaginación infantil de bosques encantados, viajes fabulosos, internados femeninos, y, por supuesto, grandes aventuras.

Reflexionando sobre ello, rescaté de su olvidado rincón Los cinco y el tesoro de la isla (el primer libro de la colección), y me entretuve analizando todas las maravillas que me habían enseñado Julián, Dick, Ana, Jorge y, por supuesto, el viejo Tim, a lo largo de sus muchas aventuras:

  1. A los viejos hay que comprarles tabaco para pipa si quieres que te cuenten dónde puede haber tesoros escondidos.
  2. Los pajares y graneros son sitios tan buenos como una suite para dormir cuando los hostales están llenos. Si en tu mala suerte el pajar o granero no tiene paja disponible, busca brezo y arena para hacerte una cama. Ahuecando un poco el lecho dormirás más cómodo que en un colchón de látex.
  3. La hora apropiada para levantarse oscila entre las siete y las siete y media de la mañana. Levantarse entre las ocho y las nueve es terrible y alarmante. Levantarse más allá de las nueve es considerada una conducta anormalmente vaga y descarada, asociada con extranjeros.
  4. La comida inglesa es superior a las otras comidas del mundo. Donde estén la cerveza de jengibre, las cebollas en vinagre o el pastel de carne, sea lo que sea eso, que se quite todo lo demás.
  5. Es habitual encontrar niñas travestidas (que se hacen pasar por niños), seguramente debido al hecho de que éstos son enviados a jugar cuando toca fregar cacharros, abrir vainas de guisantes, hacer las camas y limpiar el polvo mientras las niñas hacen todo el trabajo.
  6. Si compras una casa en Inglaterra y no es de nueva construcción, descubrirás en ella múltiples pasadizos secretos que todos los niños de la vecindad conocen. Será mejor que los tapies para evitar sorpresas desagradables, como que los contrabandistas (de los que el país está lleno) decidan visitarte atravesándolo desde el pasadizo secreto de su propia casa, pero comprueba antes que al final de esos pasadizos no se encuentra un tesoro olvidado.
  7. Si viajas a Inglaterra con un can, puedes llevarlo contigo en tren, taxi, autobús… y cualquier otro medio de transporte público. No te preocupes: nadie se sorprenderá.
  8. Los científicos ingleses son seres despistados, malhumorados y antisociales. Odian tener niños cerca. Son tan inteligentes que han descubierto un sistema energético barato y renovable que no daña el medioambiente ni la salud humana, pero seguimos a la espera de que lo hagan público desde 1963.
  9. Los gitanos ingleses roban patos y gallinas, huelen mal, y viven en pintorescos carromatos. Los carromatos son útiles, además de para desplazarse de feria en feria, para dormir debajo de ellos en verano. Se está muy fresquito. Odian tener policías cerca. A pesar de todo, existen gitanos que pueden convertirse en buenos amigos nuestros si los agasajamos con cosas que no están a su alcance en su vida diaria, como pañuelos de tela para los mocos, o demostramos ser más hábiles que ellos en destrezas como escupir huesos de fruta más lejos que el amigo gitano potencial.
  10. Los niños ingleses suelen ir solos de vacaciones, sin la compañía de adultos. Es habitual ver grupos de niños vacacionalmente independientes acompañados de un perro.

Sabias enseñanzas, sin duda, bajo las que latía la mayor de todas: el poder de la amistad. ¿Qué no podrás conseguir, qué misterios no resolverás, que pasadizos dejarás de descubrir, mientras a tu lado tengas a tus amig@s? Aprovecho para saludarl@s: ¡Hola, chic@s! 

Volviendo al presente, me pregunto qué escritoras conocen hoy las niñas y los niños que les enseñen las grandes lecciones de la vida y en el futuro puedan devolverlos a la memoria de su infancia. Tal vez no os digan nada los nombres de Roser Capdevila, Elisabetta Dami o Barbara Park, pero ¿y si os hablo de Las tres mellizas, Gerónimo Stilton y Junie B. Jones? ¿Qué decís ahora? Si no os suenan y tenéis niños alrededor, deberíais anotarlos. Estoy segura de que serán, en su momento, mágicos y estupendos trasladores (eso sí, temporales) para las y los lectores adult@s del mañana, como hoy lo ha sido para mí Los cinco y el tesoro de la isla.

Ilustración de la colección "Los Cinco"

Ilustración de la colección “Los Cinco”

Anuncios
Etiquetado , , , ,

4 pensamientos en “Lo que aprendí de “Los Cinco”

  1. peke dice:

    Como son maior ca ti, os cinco pilláronme cando xa lera moitas historias de Blyton, e non me atraían tanto coma Fatty ou Jack e o loro e demais. Volvín ler eses libros de maior, cando xa sabes máis da vida e a propia vida evolucionou. Servíronme de moito, a verdade, pero xa crecida parecéronme terriblemente sexistas. Que cousas, non? Cando es pequena e vives a vida que che tocou non te decatas de case nada; pero logo, mira ti, ves a boa de Enid Blyton coma unha reproductora da vida que lle tocou vivir. E, coma femia, non che gusta.

    • Dúas Lúas dice:

      Uhmm… Pode ser. Agora que cunha segunda lectura tamén podes concluír que había rapazas que se rebelaban contra o inxusto trato para con elas en comparanza co que recibían os rapaces das historias. Non obstante, mentres lía estes contos sendo nena eu só pensaba no ben que o pasaban esa tropa ^^

  2. […] esquecido que leva as súas investigacións en segredo, e que me lembrou a aquel tío Quintín dos Cinco, de Enid Blyton, brillante investigador que dera coa clave para crear unha enerxía limpa, barata […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: