En el principio era Safo

[artículo publicado originalmente el 20 de enero de 2012 en el extinto blog Lecturas en femenino dependiente de la plataforma Libros.com. Pica aquí se queres consultalo completo]


¡Hola a toda la comunidad de Libros.com!

Soy Dúas Lúas. Me gusta sentarme en las rocas y mirar el mar, viajar en tren y… (adivina adivinanza) ¡los libros! Me figuro que no os sorprenderá. Soy (entre otras cosas) curiosa, lectora y bloguera (redacto, con la colaboración de cierta Bibliotecaria Maleducada, un blog que busca dar espacio a la literatura escrita por mujeres, y bautizado como Maleducadas en honor de todas aquellas escritoras incomprendidas que, con su buen hacer, no se ajustaron a las normas de conducta adecuadas).

Inauguro este otro espacio maleducado en Libros.com con la ilusión de poder reflexionar aquí, más profundamente, sobre el tema, y sabiendo que contaré con la ayuda de mi maleducada camarada para documentar mis ideas concernientes a la literatura en clave femenina.

¿Qué puedo decir al respecto, por más que ame los libros y la lectura, si todavía me siento una recién iniciada en la literatura escrita por mujeres, una profana, prácticamente? Mi pequeña trayectoria me ha descubierto que aunque ya no es extraño que una mujer reclame como propio el buen oficio del escribir, sigue siendo una lucha constante contra el medio: los porcentajes están en contra de las mujeres. Se publican más libros (incluidas novedades editoriales) escritos por hombres, se otorgan más premios literarios a hombres, se sientan en los sillones de las academias de las lenguas muchos más hombres… A las mujeres todavía les cuesta ir encontrando su hueco; lo hacen poco a poco, y en ocasiones se las relega o asocia a géneros considerados “menores” (algo tremendamente discutible) como la literatura infantil y juvenil o la romántica (“novela rosa”).

¿Qué ocurre aquí? ¿Realmente no merecen mis congéneres mayor reconocimiento en este ámbito? ¿No existen escritoras comparables a los más grandes maestros de la literatura? Quizás por ser oriunda de Galicia, donde la literatura en lengua gallega es una de las pocas que considera como representante a una creadora femenina, Rosalía de Castro, soy consciente de que la respuesta a esto es que sí, que existen magníficas literatas, pero que también en la literatura, como en otros muchos campos, existe un techo de cristal que las eclipsa bajo la sombra de camaradas varones. ¿Tal vez llegamos más tarde, no había mujeres en los albores de la literatura? No, claro que no. ¿O nos damos cuenta, acaso, de que una de las primeras escritoras de la historia (al menos en lo que al orbe occidental se refiere) nació seguramente en el siglo VII antes de Cristo, tan sólo un siglo después que el legendario Homero? Y es que retrotrayéndonos siglos atrás, sumergiéndonos en las brumas de la historia, encontramos a Safo de Lesbos, o de Mitilene, que ostenta el privilegio de ser considerada la madre de la poesía lírica y encumbrada por el mismo Platón como décima musa.

“Dicen que hay nueve musas: los desmemoriados han olvidado la décima: Safo de Lesbos” (Platón)

Así que, dado que voy a hablaros de lecturas en femenino, con esta primera entrada en Libros.com quiero rendir tributo a la pionera entre las pioneras, aquella poeta cuyos versos desprendieron tanto fuego que su calor, 2.600 años después, ha llegado hasta el presente. ¿Qué mayor homenaje merece una escritora que el que la lean?

“Cubre los ojos, de noche, el negro sueño” (Safo)

Salve, Safo, primera entre las musas que inspiran a mis congéneres. Gracias a tu ejemplo, las escritoras podéis empuñar el bolígrafo o el teclado sabiendo que vuestro oficio viene de viejo, precedido de la autoridad de aquellas que abrieron el camino. Y es un camino tan largo ya… ¡que no debéis desanimaros! Muchas manos os sostienen (que en el contexto quiere decir: sostienen vuestros libros, que muchos ojos leen), empezando por las más maleducadas, las de aquellas que disfrutamos sin prejuicios de la literatura escrita por vosotras.

Por hoy me despido, con la esperanza de no haberme dejado llevar demasiado cerca de los Cerros de Úbeda por las musas y que decidáis que sí, que tenemos algo interesante que decir. Que vamos a hablar de lo que las mujeres escriben. Y que, por supuesto, lo haremos porque nos gusta leer sus creaciones.

Un maleducado abrazo de mi parte y de parte de mi colega, la Bibliotecaria Maleducada.

Referencias:

  • PUJOL TOST, Laia. “Safo de Lesbos: la décima musa griega1”. En: Clío: revista de historia (ISSN 1579-3532), Nº. 97, 2009. Págs. 38-49.  [Accesible en línea]
  • SAFO. Poemas y testimonios. Barcelona: Acantilado, 2004. (ed. de Aurora Luque). ISBN 84-96136-69-8

 

Safo en un fresco de Pompeya. Fuente: Wikipedia

Safo en un fresco de Pompeya.
Fuente: Wikipedia

Anuncios
Etiquetado ,

4 pensamientos en “En el principio era Safo

  1. peke dice:

    Recoméndoche a lectura de A memoria da choiva de Pedro Feijoo. Novela negra da boa e con sorpresa rosaliana.

    • Dúas Lúas dice:

      Que alegría volver ter novas túas. Recollo a suxestión, pois faláronme ben deste escritor, mais ninguén mencionara esa intriga de trasfundo rosaliano. Obrigada!

  2. Lúa García dice:

    Pode que vos interese o que estou a traducir de Safo ao galego neste blog; https://cantaoutravez.wordpress.com/

    Un saúdo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: