Dos narradoras y una poeta con laureles en la frente

La semana pasada llegaban a nuestro buzón de alertas informativas tres noticias distintas sobre la concesión de premios literarios de diferentes calibres a creadoras que expresan su literatura en español. Las afortunadas, en este caso, han sido Rosa Regás (que se alza con el Premio Biblioteca Breve), Zoé Valdés (ganadora del Azorín de novela) y Olalla Castro Hernández (galardonada con el Premio Nacional de Poesía “Miguel Hernández”).

Como siempre, lo que buscamos ante esta información es averiguar qué tal se llevan los premios con la mitad femenina de la humanidad, de lo que ha resultado lo siguiente:

El Premio Biblioteca Breve lo convoca la editorial Seix Barral entre 1958-1972 y desde 1999 renace por segunda vez hasta el presente, y a día de hoy está dotado con 30.000 euros de premio. Durante su primera etapa, se conceden 13 premios de los cuáles sólo uno, en 1971, recae en manos de una escritora, Nivaria Tejera (y su obra Sonámbulo del sol), en un auténtico rosario de desigualdades. A partir de su segunda etapa, sin embargo, la equidad comienza a ser una realidad y, de las 15 ediciones que en esta nueva época se fallaron, nos encontramos con 7 mujeres premiadas, la última Rosa Regás, en este mismo año, 2013, con su obra Música de cámara, una historia que repasa el amor truncado de unos amantes en el marco de la posguerra.

Rosa Regás (Barcelona, 1933) tiene bajo sus espaldas una sólida carrera en el mundo de la cultura y la literatura, con diferentes cargos asociados al mismo (llegando a directora de la Biblioteca Nacional Española entre 2004 y 2007) y alrededor de una veintena de obras publicadas.

Respecto al Premio Azorín de Novela, como el anterior, ve reflejadas sus convocatorias a lo largo de dos etapas, cuyo inicio según la más antigua de las cuales data de 1970. Resurgirá en una segunda oportunidad en 1994, mediante un acuerdo entre la Diputación Provincial de Alicante y la Editorial Planeta. Desde ese año, 1994, hasta el presente, se han fallado 20 ediciones, y actualmente quien obtiene el Azorín se ve recompensado con un premio en metálico de 68.000 euros. Si bien, hasta su 5º edición, la de 1998, el premio no recayó en una escritora (la primera en romper el maleficio sería la cubana Daína Chaviano con El hombre, la hembra y el hambre), el listado a día de hoy se haya técnicamente igualado gracias a que en las últimas 5 ediciones (incluida la de 2013) alzaron el galardón manos femeninas; hace apenas unos días sabíamos que se unía a la lista Zoé Valdés con La mujer que llora, que aborda la historia de una de las ex-amantes de Picasso.

Zoé Valdés (La Habana, 1959), compatriota casualmente de Daína Chaviano, tiene además la nacionalidad española desde 1997, aunque actualmente vive en Francia, expatriaciones debidas seguramente a su oposición al régimen castrista. Poeta y narradora, ha ganado un sinfín de premios y colabora en diferentes periódicos y revistas.

Más complicado ha resultado investigar el Premio Nacional de Poesía “Miguel Hernández” (que convoca la Fundación Miguel Hernández) debido a las hídricas ramificaciones en las que tiene origen, ya que además de éste, que al parecer está dirigido a poetas menores de 35 años, existe una edición internacional con la única limitación de presentar una obra en castellano, y un premio homónimo (Premio Nacional de Poesía Joven “Miguel Hernández”), para menores de 30, que convoca el ministerio español de cultura. De todas formas, no tenemos la certeza de que las cribas se correspondan exactamente con esos criterios. Desechando, pues, jóvenes e internacionales, centramos nuestros esfuerzos en localizar a los ganadores o ganadoras del certamen nacional, dotado en la actualidad con 3.000 euros. Completando datos de uno y otro lado hemos llegado a discernir que el premio se otorga desde 1982 (lo que deducimos porque la edición de 1987 es la VI) y, aunque han quedado muchos huecos vacíos, podemos dar nombre ininterrumpidamente a l@s premiad@s entre 2003 y 2013, década en la que la balanza se había inclinado un 70% a favor de los poetas; no obstante, gracias al premio de este mismo año, fallado en la persona de Olalla Castro con su poemario La vida en los ramajes, los porcentajes han subido a favor del genio poético femenino.

Olalla Castro Hernández (Granada, 1979) estudió periodismo y teoría de la literatura, trabajó como columnista en La Opinión de Granada, ganó varios premios literarios, y tiene una pasión oculta: la música. De hecho, nos despedimos escuchando a Nour, banda en la que es cantante y letrista.

¡Nos seguimos, maleducad@s!

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: