Preguntas, crímenes y Johnny Cash

Suena el gran Johnny Cash para presentaros la última novela de Cristina Amanda Tur (CAT), ibicenca y, además de escritora, periodista y criminóloga. El crimen organizado es la enredadera que recorre como una plaga imparable las 322 páginas de La canción del siciliano, una trama de ficción que se entrelaza con personajes y hechos reales de la historia de la Mafia siciliana, que comienza con un asesinato en la idílica Ibiza.

Autora de las novelas El diablo en los detalles, El ángel suicida y A todos los gatos les gusta el rhythm’n’blues, tres historias protagonizadas por los mismos policías que se enfrentan a la Mafia en La canción del siciliano, Cristina Amanda Tur ha escrito también los ensayos criminológicos Crímenes de Ibiza y Formentera en el siglo XX, Crónica de sucesos, Operación Antidroga y Siete mentes perversas. A todo ello, hay que sumar que es camarada de faenas en la blogosfera, como monarca absoluta del Territorio CAT, o Territoriocat’s Blog. Con estos datos, ¿no estáis deseando leer la entrevista que le hicimos?

Cristina Amanda Tur, también conocida como CAT, ha aceptado someterse a nuestro interrogatorio maleducado, así que bienvenida a nuestro espacio y, comenzamos con una duda…

Pregunta. Como escritora de novela negra, supongo que la experiencia como periodista y criminóloga ayuda…

Respuesta. Desde luego que ayuda. Y no sólo porque los conocimientos me permiten crear historias más verosímiles, sino porque también uso continuamente casos reales en las tramas, casos que he conocido por mi trabajo y casos que me cuentan las fuentes policiales con las que trato. También es cierto que combinar periodismo y criminología con escribir novelas conlleva un peligro, y es que si sabes demasiado de la materia puedes tender a ser tan purista que tu novela se convierta en un manual de criminología, y no es necesario.

P. Lorenzo Silva, que acaba de alzarse con el premio Planeta gracias a una novela negra (“La marca del meridiano”), es de la opinión de que “la novela negra refleja mejor los problemas morales, y más en crisis“. ¿Estás de acuerdo? ¿Qué significa “novela negra” para ti?

R. ¿Mejor que qué? No creo que la crítica social y los problemas morales sean patrimonio de la novela negra, aunque a veces sí sea más fácil introducirlos en su estructura, en su trama. El periodismo ejerce mejor esa función, y sigo creyéndolo a pesar de que yo misma uso a veces las novelas para llegar donde no he podido como periodista. A veces, los escritores de novela negra quieren creer que representan mejor que nadie la voz del pueblo.

La novela negra es un género literario más que, no debemos olvidarlo, en principio es pura ficción. Ahora bien, ¿qué escritor se resiste a usar su obra para poner en evidencia aquello que le disgusta de la sociedad en la que vive?  Es bueno que la novela negra refleje los males de la sociedad, como la corrupción política, claro que sí, pero eso no debe hacer que los escritores se sitúen en la posición de creerse que ellos son quienes deben denunciar la injusticias, la corrupción o analizar la delincuencia, ni que pretendan estar haciendo un trabajo periodístico. En una edición de la Semana Negra de Barcelona en la que participé se debatió si era más difícil escribir novela policíaca o hacer periodismo, y, sorprendentemente, mis compañeros de mesa aseguraban que lo primero. Qué tontería; hacer periodismo implica una responsabilidad que no existe en la novela policíaca. Parece que nos estamos olvidando de que una novela es ficción, que me invento lo que me da la gana. Y un reportaje, no te lo puedes inventar y tienes que ser consciente de que afecta a personas reales.

P. Una vez, en una de las redes sociales en las que estamos presentes, recibimos un mensaje de un contacto especializado en novela negra mostrando su sorpresa (positiva) ante el hecho de que nuestro blog, “un blog de literatura femenina”, lo siguiera. Al fin y al cabo (añadía), “el género negro no siempre deja a las mujeres en buen lugar”. Como experta en el género, ¿qué le dirías?

R. Pues que seguramente tiene razón y que hay una parte de la novela negra que, igual que probablemente está sobrevalorada, también ha sido y es instrumento de hombres acomplejados para seguir sosteniendo su amenazado status de gallito de feria; todo escritor, de una forma u otra, suele revelar sus manías y sus miserias en lo que escribe. Y también sus miedos. Pero yo no tengo porqué seguir un esquema dado para escribir novela policíaca o negra ni tengo porqué venerar a quienes popularizaron el género. Se puede hacer una novela policíaca muy distinta. Y, de hecho, se hace sin que pierda la fuerza de lo que debe definir al género policíaco. ¿Habéis leído la trilogía ‘Millennium’? Yo estoy en ello, y de momento lo que me gusta de ella es que es una auténtica apología de la venganza; da completamente la vuelta a este tema, precisamente, y me encanta que haya sido escrita por un hombre.

P. ¿Por qué, con tan magistrales escritoras de novela negra, suele asociarse la literatura escrita por mujeres a la denominada novela rosa? ¿Femenino y negro no casan bien?

R. Creo que hoy esa asociación está superada. Hay muchas mujeres que escriben novela policíaca y creo que, aunque no tengo claro si el reconocimiento de la crítica es igual, entre los que más venden están mujeres. Donna Leon o Patricia Cornwell pueden ser buenos ejemplos.

P. Ya que estamos, ¿qué tal si nos cuentas cuál es tu escritora favorita dentro del género?

R. Lo cierto es que mi preferido es un hombre, y es Leonardo Sciascia. Lo siento. Sin embargo, aunque no sigo el trabajo de ninguna autora, lo que he leído de Donna Leon pueden situarla como una escritora a la que yo prestaré especial atención.

P. La última novela que has publicado, La canción del siciliano, tiene lugar en Ibiza y, según tengo entendido, en ella retratas el mundo del hampa hilvanando novela y episodios reales. ¿Por qué la mafia? ¿La sombra de la mafia es alargada?

R. Está ambientada en Ibiza, pero también en Sicilia. Y sí, el contexto es la Mafia, concretamente la siciliana y, para crearlo, uso pasajes reales de su historia y cito muchos personajes reales. Lo cierto es que en el momento en el que estaba escribiendo el libro también estaba trabajando en un tema relacionado con la Mafia, así que combiné mis trabajos y ese fue el resultado. Además, el tema me interesa mucho, y establecer conexiones mafiosas entre dos islas tan similares como Ibiza y Sicilia siempre resulta irresistible. En este sentido sí es verdad que yo uso mis novelas para denunciar, en cierta medida, el nivel de corrupción y la implantación de las mafias en mi isla, Ibiza, pero sigue sin ser lo mismo que hacer periodismo; nadie tiene que confundirse y dar por cierto lo que cuento en una novela.

P. En la literatura, ¿hace falta tener “padrino” para triunfar?

R. No sé si hace falta, aunque supongo que puede ayudar. No sé tampoco qué tipo de ‘padrino’ hará falta… Supongo que eso tendrá algo que ver en el hecho de que los más vendidos no son necesariamente los mejores, igual que en la música. El hecho de que tu obra se promocione en los medios depende de circunstancias que nada tienen que ver con su valor, lo cual, como periodista, me parece muy triste. El amiguismo reinante en los medios en este aspecto y la publicidad encubierta como información marcan más la inclusión de un libro en un periódico que el valor real de la obra. A mí, en Ibiza, hay medios que directamente no sacan jamás una línea sobre mis libros, quizás también porque no trabajo con ellos, y a pesar de que debo ser la única novelista ibicenca que realmente vende fuera de la isla. Pero, por el contrario, dedican páginas enteras y entrevistas a poetas que sacan libros subvencionados destinados a amontonarse en los departamentos de cultura de las instituciones porque no los compra nadie. Y en eso se gastan nuestro dinero en el Consell y en los ayuntamientos. Supongo que a esas instituciones tampoco les gusta una periodista que no considera que su trabajo sea ser amable con ellas, así que en mi propia isla siento que lucho a contracorriente.

P. Al menos como yo lo veo, cine y novela negra se llevan bien (ahí está El padrino como ejemplo paradigmático). ¿Hasta qué punto el cine te ha influido a la hora de redactar La canción del siciliano?

R. Lo cierto es que a mí el cine me influye poco, soy muy selectiva y me gustan pocas películas y muy escogidas. Pero hago excepciones y precisamente en ‘La canción del siciliano’ rindo un pequeño homenaje a ‘El padrino’ y pongo a mis personajes a recrear esa escena maravillosa en las escaleras del teatro Massimo, en Palermo, en la que asesinan a la hija del Padrino. Disfruté muchísimo situando a mis personajes en el teatro para asistir a una representación de la misma ópera, la ‘Cavalleria Rusticana’, a la que asisten los personajes de Mario Puzo.

P. ¿Y qué me dices de las bandas sonoras? (esto lo menciono porque la música está presente incluso en el título de tu novela)

R. La música si va más conmigo. Escribo una página de música en un semanario de Ibiza y yo siempre necesito una banda sonora. Siempre escucho música mientras escribo (sea un reportaje o un libro) y al final, inevitablemente, la música se mete en mis libros de la misma manera que lo hacen los temas con los que trabajo como periodista o criminóloga. Es decir, a veces, de manera casi natural, suena una canción y encaja en el momento en el que transcurre la trama, así que la uso. Aunque en ‘La canción del siciliano’ no hay tanta música como en la obra anterior (‘A todos los gatos les gusta el rhythm’n’blues’), en la muerte más relevante del libro está sonando un tema de Johnny Cash y creo que eso destaca. Al releer los párrafos vuelvo a poner la canción, más alta, y es como si estuviera componiendo. Además, la música que uso no es cualquier música, claro.

P. Ya estamos llegando al final de la entrevista. A vueltas con los finales, en la literatura, ¿qué prefieres? ¿Un final feliz o uno realista?

R. Siempre prefiero un final feliz, si con ello entendemos un final que ponga un poco de equilibrio en el mundo. Mis novelas acaban bien en el sentido de que el crimen siempre, de una u otra forma, se paga. En la vida real, y yo lo veo como periodista o como criminóloga, no siempre es así pero a mí me gusta que los buenos ganen y nunca he creído que las novelas policíacas tengan que ser necesariamente sórdidas y pesimistas, aunque muestren las peores facetas del ser humano. Los finales felices no son menos realistas; afortunadamente, también existen.

Aquí acaban nuestras preguntas, aunque antes de continuar con nuestras reflexiones nos gustaría darle las gracias a CAT por su conversación meditada y profunda, [aviso maleducado para personas diabéticas: saltaos lo que queda de este párrafo y continuad leyendo en el siguiente para no sufrir un colapso hiperglucémico] que no hace sino aumentar nuestro anhelo por acercarnos a las notas musicales (y literarias) que componen La canción del siciliano.

Pero, como siempre, una entrevista maleducada no acaba con la última respuesta… A partir de aquí, podréis consultar la sinopsis exhaustiva del libro que su autora amablemente nos cedió, nube de hipervínculos, anexo de referencias, y un enlace a un fragmento de la obra. Ya lo decía Don Vito: ciertas ofertas es imposible rechazarlas…

LA CANCIÓN DEL SICILIANO (Editorial FUNAMBULISTA)

La Mafia puede esperar el momento adecuado, pero nunca olvida una afrenta y nunca perdona un crimen. La novela ‘La canción del siciliano’ comienza con una venganza y el asesinato en la isla de Ibiza del guardaespaldas de Francesco La Plaggia, experto en obras de arte, pero también nieto y sobrino de jefes de la Mafia. El crimen es, por supuesto, un ajuste de cuentas, una venganza, lo difícil será llegar hasta aquel asunto del pasado que ha conducido a la muerte del guardaespaldas.

Una trama de ficción que se entrelaza con personajes y hechos reales de la historia de la Mafia siciliana, una historia cuyos protagonistas, el equipo contra el Crimen Organizado de Ibiza, comandado por el policía sevillano Ariel, y Rebelene, una periodista local amiga de los policías, tendrán que averiguar hasta qué punto Francesco, Sacha, La Plaggia conoce los negocios de su familia. Ésta será una investigación que acabará en Sicilia y que obligará a todos los protagonistas a enfrentarse a sus convicciones, educación y sentimientos, sin que ninguno pueda evitar escapar a su naturaleza.

La escritora y criminóloga Cristina Amanda Tur (CAT) consigue en esta novela un matizado retrato psicológico de la Mafia y de su intrahistoria equiparable al de los grandes autores del género, como Mario Puzo o Leonardo Sciascia.

En esta novela se suceden pasajes reales de la historia de la Mafia siciliana, tanto reciente como pasada, de forma que las familias que aparecen en la historia podrían no sólo haber existido sino que tienen ciertos vínculos con clanes reales y se ven inmersas en una guerra entre familias tan real como lo fue Salvatore Lucania (‘Lucky’ Luciano). Luciano, Totò Riina, Salvatore Giuliano, Frank Coppola, Giovanni Brusca (asesino del juez Falcone) y hasta Capone pasean por las páginas del libro aportando sus vivencias mafiosas y sustentando los perfiles de aquellos personajes mafiosos que no existieron nunca.

Junto a un sorprendente final en la isla de Sicilia, esta mezcla de realidad y ficción es una de las características más destacables de esta novela policíaca ambientada en dos islas mediterráneas, descritas con detalle a lo largo de la novela.

En el libro se rinde homenaje a los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, asesinados hace ahora 20 años. También se cumple aniversario (40 años) de la película El Padrino, basada en un libro de Mario Puzo, y en ‘La canción del siciliano’ encontramos una referencia a una de las escenas más famosas de la trilogía.

NUBE DE HIPERVÍNCULOS

ANEXO DE REFERENCIAS

–> Nuestra guía alrededor de La canción del siciliano y su autora

FRAGMENTO DE “LA CANCIÓN DEL SICILIANO”

–> Primer capítulo por cortesía de la editorial Funambulista

Etiquetado , , , , , , , , ,

4 pensamientos en “Preguntas, crímenes y Johnny Cash

  1. mati dice:

    me ha alucinado este libro igual que la entrevista vuestra!! gracias mil

    • Dúas Lúas dice:

      Gracias a ti, Mati. ¡Leer estos comentarios anima! Supongo que el hecho de tener una interlocutora genial también influye en que la entrevista discurra por los cauces más maleducados posibles…😉

  2. […] a las autoras de Sin noticias de Acuario y La canción del siciliano, Reyes García-Doncel y Cristina Amanda Tur (CAT), respectivamente, junto a la creadora de Dragal (en gallego), Elena Gallego […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: