Maleducadas por el mundo

Nuestro actual libro del club de lectura, La canción de los maoríes, escrito por Sarah Lark, nos ha traído hasta la isleña Nueva Zelanda, en medio del Océano Pacífico (bueno, concretamente en el suroeste). Hoy nos encontramos tomando un sol interestacional en Thames (sí, como el río de Londres), en la Isla Norte, una de las dos principales del archipiélago de islas que conforman el país junto con la Isla Sur (nombres originales donde los haya). El vecino de referencia es la enorme Australia y, como ella, la población de Nueva Zelanda se compone principalmente de indígenas (maoríes en el caso neozelandés, como bien reza el título de nuestro libro) y colonos, llegados más tardíamente al país que nos ocupa (siglo XIX) que a su vecino australiano. Tal vez os interese saber que, pese a su distancia con Europa, su cabeza de Estado (y, además, reina) es su Chistosa… ehem… su Graciosa Majestad Isabel II de Inglaterra, ya que Nueva Zelanda no es una república sino una monarquía constitucional que forma parte de la Commonwealth o Mancomunidad de Naciones. Pero lo que más nos ha gustado de este país es descubrir la cantidad y variedad de maleducadas que han dado estas islas donde rodó Peter Jackson su versión en celuloide de El Señor de los Anillos: Susan Napier, Cilla McQueen, Ngaio Marsh, Janet Frame, Gloria Bevan, Barbara Anderson… y nuestra favorita del día, Katherine Mansfield.

Queremos a Katherine Mansfield por nacer en Wellington, uno de los confines del mundo para la burguesía británica de la época (a la que pertenecía su familia), donde criticó la represión que padecían los maoríes. Queremos a Katherine Mansfield porque su madre esperaba un niño y el alumbrar una niña le supuso una decepción. Queremos a Katherine Mansfield porque se enamoró de su profesor de violonchelo con 14 años (aproximadamente) y fue rechazada. Queremos a Katherine Mansfield porque se sobrepuso a las frustraciones y consiguió que la enviasen a estudiar a Inglaterra y porque una vez en Inglaterra trabó amistad con otras maleducadas, como Virginia Woolf. La queremos porque quiso ser violoncelista profesional y no le dejaron. Porque se quedó embarazada fuera del matrimonio y fue obligada a casarse con un profesor de canto 11 años mayor que ella, pero abandonó al agraviado marido la noche de bodas. Porque mantuvo contracorriente variadas relaciones amorosas con hombres y mujeres, aunque intermitentemente siempre vuelve su corazón hacia el editor John Middleton Murry y hacia Ida Baker (una compañera de sus años de estudiante en Inglaterra). Porque luchó sus últimos años contra la tuberculosis, aunque perdió esa batalla con sólo 34 años, en 1923, cuando llevaba más de una década sin ver a su madre (desde 1909, cuando ésta la llevó a Alemania para ocultar el embarazo de la propia Katherine , que no prosperó, y de paso “curarla” de sus tendencias lésbicas, y acabó desheredándola al dejarla por imposible) y 7 años sin su hermano Leslie, muy querido por ella, que había muerto en el frente en 1915, durante la Gran Guerra. Porque si perdió esa fatal batalla contra la enfermedad fue, según se dice, por intentar demostrarle a Murry lo sana que se sentía ya subiendo una escalera a lo Meseret Defar. Pero sobre todo queremos a Katherine Mansfield porque fue tan maleducada que además de vivir esa vida de carrusel decidió plasmar sobre el papel sus inquietudes, convirtiéndose en un pilar del modernismo literario y en una maestra del relato breve. Como su obra es prolífica, apuntamos las señaladas en el sitio El poder de la palabra: Pensión de familia alemana (1911); Felicidad (1920), o Fiesta en el jardín (1922). Póstumamente, su marido (finalmente se había casado con Murry) editó El nido de una paloma (1923) y Algo infantil (1924), al igual que sus poemas, sus diarios y sus cartas.

Datos biográficos de Katherine Mansfield tomados de:

Anuncios
Etiquetado , , ,

2 pensamientos en “Maleducadas por el mundo

  1. Su carácter, según su propio autorretrato, pasa por una escasa sociabilidad ligada a su condición de “niña bien” y de mujer en el mundo de hombres que era en aquella época los centros de estudios superiores donde se prepara en Filosofía y Letras, hacia donde se enfoca movida por su interés hacia el teatro y la literatura, y acabará brillando en sus estudios.

  2. […] su hermana, Vanessa Bell, que fue pintora. Ese grupo, al que pertenecieron otras escritoras como Katherine Mansfield, fue conocido como el Círculo de Bloomsbury -el barrio de Londres donde se reunían-, y saltó a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: