Taller de escritura 7: el arte de la correspondencia

Correspondencia, qué bella palabra moribunda: alguien a quien corresponder o que te corresponda. Bajo las letras que la componen subyace el prefijo “co”, que encontramos también en “compartir”, en “compañero”, en “concierto”… términos ellos que reflejan intercambio, solidaridad, y acercamiento entre las gentes. “Correspondencia”: respuestas que se intercambian.

Qué placer más intenso, y francamente en extinción, siente una persona cuando recibe una carta, una con un sello manchado con el tampón de correos, remite y dirección escritos con tinta ilegible, y dentro las palabras de alguien estimado (otra cosa sería recibir las facturas, prácticamente las únicas cartas que encontramos hoy día en el buzón). Recibir noticias de las amistades a través de correo electrónico, cada vez más difundido, no produce ni de lejos el mismo efecto, dado que se trata de algo intangible, artificial y caótico, ajeno a reglas formales que convertían el redactar cartas en una técnica que podía llegar al grado de arte cuando quien escribía lo hacía bajo la inspiración de musas literarias.

Ah, que género más fascinante y dispar aquel en que encuadramos alegremente, bajo el adjetivo “epistolar”, variadas lecturas, y cómo ha evolucionado desde aquellas primeras incursiones conocidas (en español, hay que remontarse al siglo XVI para encontrar un libro redactado íntegramente como un conjunto de cartas, amorosas, como no podía ser de otro modo, según cuenta la Wikipedia) hasta la actualidad, con la innovación que supone la correspondencia electrónica, pasando por su época de auge y esplendor que se sitúa en el siglo XVIII.

Como recuerda la Biblioteca Nacional de España en vídeo adjunto, podemos citar muchos libros englobados en el denominado género “epistolar” (epístola, ya os habréis dado cuenta si no lo sabíais, es uno de los sinónimos de carta). Muchos están escritos por hombres, pero lógicamente otros tantos están firmados por mujeres: Frankenstein, Paradero desconocido, El color púrpura, Querido Nadie, Lady Susan… Los primeros libros epistolares que leí (y que, por cierto, me fascinaron), los escribió una mujer, austríaca, para más señas: Christine Nöstlinguer. Por el nombre, muchos habréis deducido que me refiero a los entrañables Querida Susi, querido Paul y Querida abuela, tu Susi.

Un pequeño listado de literatura epistolar

para l@s más curios@s (escritoras y escritores)

***

84, Charing Cross Road, de Helen Hanff

Cárcel de amor, de Diego de San Pedro

Cartas a Lelo, de Xosé Neira Vilas

Cartas marruecas, de José Cadalso

Cartas para Julia, de María Inés Falconi

Cartas persas, de Charles de Montesquieu

Como si no hubiera que cruzar el mar, Cecilia Pisos

Cornelia Bororquia, de Luis Gutiérrez

Drácula, de Bram Stoker

(las cartas se alternan con notas en diarios y recortes jornalísticos)

El color púrpura, de Alice Walker

El corazón de Voltaire, de Luis López Nieves

Frankenstein, de Mary Shelley

Julia o La nueva Eloísa, de Jean-Jacques Rousseau

La caja negra, de Amos Oz

La estafeta romántica, de Benito Pérez Galdós

La incógnita, de Benito Pérez Galdós

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey, de Mary Ann Shaffer y Annie Barrows

Lady Susan, de Jane Austen.

Las amistades peligrosas, de Choderlos de Laclos

Lazarillo de Tormes, anónima

Los sufrimientos del joven Werther, de Johann Wolfgang von Goethe

Mrs Caldwell habla con su hijo, de Camilo José Cela.

Pamela, de Samuel Richardson

Paradero desconocido, de Kressmann Taylor

Pepita Jiménez, de Juan Valera

Pobres Gentes, Fiodor M. Dostoyevski

Proceso de cartas de amores, de Juan de Segura

Querida abuela, tu Susi, de Christine Nöstlinger

Querida Susi, querido Paul, de Christine Nöstlinger

Querido Nadie, de Berlie Doherty

Ahora que ya entramos en materia, ¿te apetece escribir una novela epistolar? (tarea harto complicada, dado que el género es uno de los más libres que existen). Sin embargo, puedes comenzar concretando la respuesta a los interrogantes básicos antes de desarrollar el texto:

  • qué quieres contar: una historia familiar, una queja vecinal, un sueño increíble, un pecado hasta ahora inconfesable, tu aburrida vida cotidiana…
  • quién lo contará: eres tú, o un personaje creado por tu imaginación, has vivido lo que cuentas en primera persona, lo viste, te lo contaron… y, también, piensa si sólo escribirás las cartas de una persona, las cartas que dos se escriben entre sí, cartas de varias personas, o incluso si el firmante de la carta es un colectivo en lugar de un individuo.
  • desde dónde y adónde llegan las cartas: imagínate que las cartas se escriben en un manicomio, o que son cartas que se redactan con intención de enviarlas al Taller del Polo Norte del señor Kringel. La respuesta ya nos está indicando puntos importantes de la historia.
  • cuántas cartas y de qué extensión: esto debe tenerse en cuenta fundamentalmente por el público al que se dirigiría el relato. Si es un público infantil, lógicamente, limita el número y extensión de la correspondencia.
  • cómo lo contarás: ¿qué estilo le acae mejor a lo que quieres contar? ¿Un tono satírico, familiar, romántico, o frío y formal? Debes ser tú quien lo elija: ¡es tu historia! Para saber más acerca de los tipos de cartas y su redacción te presentamos un puñado de enlaces al pie de esta entrada.

Para ello, y antes de nada, debes decidir, si no lo has hecho ya, a quién te diriges. Comprenderás que no es lo mismo dirigirse a una compañera de trabajo que al presidente de Estados Unidos, por ejemplo. O a Sara Allen. ¿No sabes quién es Sara Allen? Echa la vista atrás en nuestros posts: es la pequeña Caperucita que recorre Manhattan en el libro de Carmen Martín Gaite, y por si no lo recordáis, yo misma decidí dirigirle una lacrimosa y sentimental misiva, lamentablemente muy poco maleducada… (esto de juzgarse a una misma resulta adictivo).

Pues bien, tras todo este parrafeo acerca de las cartas y el género que las encumbra, la pregunta obligada es, ¿con qué personaje de la literatura te gustaría mantener correspondencia?

Para saber más sobre…

  • Novela epistolar
  1. Cortázar, el género epistolar y lo fantástico (Estudios Interdisciplinarios de América Latina y El Caribe)
  2. El género epistolar (Escrito creativo)
  3. Epistolografía (Wikipedia)
  4. La novela epistolar (Cierzo)
  5. La novela epistolar, un intento de definición genérica (Universidad de Navarra)
  6. Las estéticas de los géneros epistolares (Cervantes Virtual)
  7. Novela epistolar (Wikipedia)
  • Cómo escribir una carta
  1. Cómo escribir una carta formal (Cómo hacer para…)
  2. Cómo hacer una carta (Modelo-Carta)
  3. Qué escribir en cada momento. Tipos de carta. Una carta para cada ocasión (Protocolo.org)
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: