Un solo día para la poesía

Hermoso y soleado amanece este marzo.

No podéis entender que llueve la sequía

y caminos sin vida pisan los pies descalzos:

la tierra se nos muere un poco cada día.

.

Mas hoy claman los libros, los cielos, la voz mía,

Que liberemos versos de tormenta y riada,

Que alce el puño la pluma y el grito la poesía

cuestionando sin miedos nuestra arrogancia humana.

.

¿Sólo un día para la poesía? ¿Sólo un día para hablar de tantas mujeres que la cultivaron ignorando los vientos varoniles que intentaban arruinarles la cosecha, y recogieron versos tempestuosos cargados de dinamita y fuego? Pues bien: queremos conmemorarlo con nuestra mascletá particular: os traemos un decálogo de fragmentos poéticos escritos por mujeres ¡de la Edad Media! ¡Que exploten los cañones, que Maleducadas los ha colmado de pólvora!

.

Decálogo de fragmentos de poetas medievales

.

Tras la separación, ¿habrá medio de unirnos?

¡Ay! Los amantes, todos de sus penas se quejan.

Paso las horas de la cita en el invierno

sobre las ascuas ardientes del deseo,

y cómo no, si estamos separados.

¡Qué pronto me ha traído mi destino lo que temía!

Más las noches pasan, y la separación no se termina,

ni la paciencia me libera, de los grilletes de la añoranza.

¡Que Dios riegue la tierra que sea tu morada,

con lluvias abundantes y copiosas!

Wâllada

.

Veo un vergel adonde ya ha llegado

el tiempo de la cosecha,

más no veo jardinero

que extienda hacia sus frutos una mano.

Pasa la juventud, perdiéndose,

y sólo queda algo que no quiero nombrar.

Qasmuna bat Ismail

.

Por vestirme de luto me amenazan

por un amado que me han muerto con la espada.

¡Que Dios tenga clemencia con quien sea liberal con sus lágrimas,

o con quien llore por aquél que mataron sus rivales,

y que las nubes de la tarde,

con generosidad como la suya,

rieguen las tierras donde quiera que vaya.

Hafsa bint al-Hayy al-Rakuniyya

.

¡Desgraciado que al verme

cree que se cumple su deseo

de encender a mi costa el fuego del combate!,

vete a comer por ahí y buen provecho,

que yo he sido creada

para vestir sedas y lino.

Nazhun bint al-Qalaai al-Garnatiyya

.

Aleja de la aguada de sus labios

a cuantos la desean,

igual que la frontera se defiende de cuantos la asedian,

a una la defienden los sables y las lanzas,

y a aquéllos los protege la magia de sus ojos.

Muhya bint al-Tayyani

.

Tú que cabalgas en pos de tu deseo,

detente y te dirá lo que padezco.

Los hombres no disputan sobre el amor que sienten,

mas mi pasión por ellos sobrepasa la suya.

Me basta ver alegre a mi amado

y por su amor y su alegría

me afanaré hasta el fin de los tiempos.

Zaynab al-Mariyya

.

Cuando los intrigantes quisieron separarnos

y no podíamos pedir venganza de ellos,

cuando al asalto se lanzaron de nuestra buena fama

y al verlo escasearon mis defensores y aliados,

contestaste a su ataque con tus ojos

y con mis lágrimas y aliento

que eran espada, torrentes y fuego.

Muhya bint Ibn Abd ar-Razzaq

(o tal vez Hamda bint Ziyād)

.

Iglesia, inconmensurable,

ceñida de armadura divina

y con jacinto ornada,

eres la fragancia

de las heridas de naciones

y la ciudad de las ciencias.

Oh, estás también ungida

en el sonido en lo alto,

y eres gema coruscante.

Hidelgarda de Bingen

.

Cómo querría una tarde tener

a mi caballero, desnudo, entre los brazos,

y que él se considerase feliz

con que sólo lo hiciese de almohada;

lo que me deja más encantada

que Floris de Blancaflor:

yo le dono mi corazón y mi amor,

mi razón, mis ojos y mi vida.

.

Bello amigo, amable y bueno,

¿cuándo os tendré en mi poder?

¡podría yacer a vuestro lado un atardecer

y podría daros un beso apasionado!

Sabed que tendría gran deseo

de teneros en el lugar del marido,

con la condición de que me concedierais

hacer lo que quisiera.

Beatriz de Día (Condesa de Día)

.

A ellos dos les fue a ocurrir

como a la madreselva que se une al avellano:

una vez que se ha prendido y adherido,

y que alrededor del tronco se ha enredado,

pueden vivir mucho tiempo unidos,

pero si se les quiere separar, el avellano

y la madreselva mueren rápidamente:

“Bella amiga, así nos sucede:

ni tu sin mí, ni yo sin ti”

María de Francia

(adaptación libre)

.

Para saber más sobre las poetas y las escritoras medievales:

Safe Creative #1203211343860

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: