Taller de escritura 4: deja volar tu imaginación

Ah, la imaginación, ese ente polimorfo y elevado que nos sumerge en otros mundos, en otros sueños, en otras vidas, a través de la lectura de esas obras que otr@s imaginaron o de la escritura que un@ mism@ tiene entre manos. Pero, ¿por qué no siempre está cuando se la necesita?

License Attribution License Photographer Daquella manera

License: Attribution License / Photographer: Daquella manera

Si tu problema al escribir es la conocida fobia al papel en blanco, ¡estás de suerte! O bien lo pintas de negro, como en este curioso corto, o tomas nota de la serie de ideas que desde Maleducadas queremos ofrecerte para que estimulen tu imaginación y potencien tu creatividad para ayudarte a superar ese obstáculo:

  1. Sácale punta a tus propios sueños: aprovecha tu potencial dormido. Las historias más increíbles tal vez las concatene tu mente en su catarsis onírica y tú olvidándolo cada mañana… Así, podemos leer los sueños de un discípulo de Jodorowsky, o las reflexiones sobre estas invenciones de nuestra mente (habitualmente nocturnas) en el blog Hacer pensar.
  2. Dale la vuelta a los tópicos: experimenta con los contrastes, juega con lo inesperado, sorprende. Sorprende, como tal vez sólo un grande puede hacerlo (no hay más que leer el breve poema Érase una vez de José Agustín Goytisolo). ¿Que no sabes qué tópicos abordar? Bueno, los grandes tópicos clásicos vienen acuñados por locuciones latinas, así que es fácil distinguirlos. Para facilitarte la tarea, en Materiales de la lengua ofrecen una recopilación.
  3. Haz preguntas a la realidad (ya lo dice un “tal” Juan Gelman): no tengas miedo a exagerar las respuestas, las mejores historias están en los detalles. Y si no lo crees, recuerda que un tal Marcel escribió cientos de páginas sólo por morder una magdalena. ¡Hasta las páginas de protocolo están al tanto de la importancia de elegir las preguntas!
  4. Alerta tus cinco sentidos: mira, escucha, huele, saborea, acaricia. Un paisaje puede ser el lugar donde se ubique tu relato; un olor, la peste del personaje más odiado de tu relato; un sabor, el que envenene y nuble la razón de la persona protagonista; una caricia, el motor de la historia. Los niños de primaria son los que más saben sobre los sentidos. ¿No te apetece refrescar tu memoria con los recursos de ALBOAN o cazar el tesoro con los cinco sentidos?
  5. Tormenta de ideas: las más valiosas son las imposibles. ¿Un burro volando en el horizonte de tu aburrimiento? ¡Ponle nombre y mándalo de excursión por tu imaginación! En Paperblog ya lo han hecho, y Pensamiento Imaginactivo nos ofrece un somero análisis, si bien, más empresarial que literario.
  6. Viaja de la mano de otros y déjate ir más allá: activa tu imaginación con todos los tesoros que tengas al alcance: relatos, poesías, películas, obras de teatro, canciones, fotografías… Como los bostezos provocan bostezos, la creatividad auspicia creatividad. También hay a quien le inspiran países (como la misma España) o personas (como la escritora Jane Austen).
  7. Ten siempre abierta la puerta a las musas (a las literarias, se entiende): ten siempre tu libreta a mano aunque sea para dormir la siesta, y oblígate a sentarte delante del escritorio en algún momento del día: tu mente acabará asociando ese espacio con pensar, y el pensar lleva a las ocurrencias más lejanas de nuestra imaginación, o a la paradoja de acabar pensando sobre el pensar.
  8. Reflexiona: un poco de silencio pone orden en tus ideas y hace florecer la imaginación desde el enredo de pensamientos. Al despertar proponte variar tu rutina en algún detalle, y antes de dormir prueba a repasar tu día pensando en qué podría haber sido diferente. ¡Esfuérzate por ser original! En un blog con el nombre tan “original” Paz interior tratan  el tema  y ofrecen una serie de consejos al respecto, mientras que Reflexiones diarias nos habla del silencio.
  9. Ejercítate: existen fórmulas pensadas para que tengas que sacar a flote tu potencial creativo (dinámicas de grupo o actividades individuales). Pásate por el blog  Desarrollo de la Creatividad, por Villalengua o por el portal Educar, donde encontrarás unas cuantas ideas que puedes adaptar a tu gusto o personalidad.
  10. Apúntate a un taller: si con estos consejos no has tenido suficiente, existen talleres de escritura que te ayudarán a desarrollar el proceso creativo, por ejemplo los cursos de Escuela de Escritores o los de Fuentetaja. Pero existen muchas más opciones.

Para saber más:

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: