Pseudónimos: el arte del disfraz

Estamos en Carnaval, época de ambigüedades, juego de identidades y cambio de roles.

Sirviéndome de este contexto, me gustaría reflexionar sobre un tema que siempre me ha llamado la atención, y ese tema es el que reputadas escritoras se hayan servido desde siglos atrás de pseudónimos para ocultar su sexo a l@s lector@s y evitar así la prejuiciosa discriminación reinante de la época hacia la mujer. Ese fue el caso de Mary Ann Evans (George Eliot), Armandine Dupin (George Sand), Karen Blixen (Isak Denissen) o las tres hermanas Brönte, Emily, Charlotte y Ann, convertidas por fidelidad hacia la literatura en Currer, Ellis y Acton Bell.

En España también se dieron casos, siendo el más conocido el de Cecilia Böhl (Fernán Caballero), pero no el único (otro ejemplo sería el de la catalana Caterina Albert, Víctor Catalá).

Algunas escritoras actualmente se ocultan bajo pseudónimos masculinos no por el hecho de temer discriminación al ser femeninos (casos que siguen dándose, para nuestra indignación) sino simplemente por recato, comodidad o amor al anonimato, u otras razones, como Anne Desclos (Dominique Aury), Alice Bradley (James Tiptree Jr) o Nora Roberts, camuflada bajo las iniciales y el apellido ficticio JD Robb.

El tema de las iniciales es otro aspecto que me trae de cabeza. Las iniciales son algo ambiguo que (puede pensarse) se prestan a alejar prejuicios. Sin embargo, cuando las escritoras caen en la trampa de usarlas, ¿no invisibilizan en cierto grado la presencia de escritoras en la literatura? De hecho, bajo las iniciales J.K. la inglesa Joanne Rowling firmó la exitosa saga del niño mago Harry Potter (J.K. Rowling). Y no por cualquier razón, sino porque en palabras de la Wikipedia (palabrita del Niño Jesús) “antes de publicar el libro, su firma editorial, Bloomsbury, temió que la audiencia de muchachos jóvenes se vería reticente a comprar libros escritos por una mujer. Por lo tanto, requirieron que Rowling utilizase dos iniciales en lugar de revelar su nombre de pila. Como no tiene segundo nombre, eligió la letra K por Kathleen como la segunda inicial de su seudónimo, obtenida del nombre de su abuela paterna. El nombre Kathleen nunca ha sido parte de su verdadero nombre.” ¿Tiene algo que ver con esa idea que, por ejemplo, Phillys Dorothy James firme como P.D. James sus novelas policíacas? No lo sé, porque no he encontrado referencias a ello.

Lo que sí quisiera mencionar antes de cerrar esta reflexión es que, en alguna ocasión, también se ha dado el caso contrario: así, tenemos al canadiense escritor de literatura gótica Dan Ross, que ha escrito bajo varios pseudónimos femeninos (como Marilyn Ross, Clarissa Ross, o Ann Gilmer) o al argelino escritor de literatura policíaca Mohammed Moulessehoul, que escribe bajo el pseudónimo de Yasmina Khadra.

Respirando el espíritu festivo, hemos querido vestir con máscaras a las autoras citados, y puedes ver la galería de escritoras con antifaz aquí mismo. Nos ha parecido que era una forma mucho más visual de entender el cómo los pseudónimos, en ocasiones, por no decir siempre, invisibilizan a quién los emplea como a quien se oculta bajo una máscara.

Y así podríamos seguir, citando autoras y sus pseudónimos, por un largo espacio de tiempo, pero entonces esta reflexión carnavalesca correría el riesgo de volverse cansina, y como no es ese nuestro deseo adjuntamos a continuación una serie de referencias para quienes tengáis la curiosidad de saber más sobre este arte del disfraz que son los pseudónimos literarios.

Referencias:

¡Nos seguimos, maleducad@s!

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: